La polisemia y el diputado

Él, la miró con ojos golosos. Él, contempló sus piernas que asomaban por debajo de la mesa. Vio tobillos finos, pies escasos que calzaban tacón y media delicada. La falda peleaba por ausentarse de los muslos. Él, supuró un poco de saliva por su boca torcida. Por eso llevaba barba, para no ver esa cara que le resultaba enemiga. Por eso evitaba los espejos. Menos mal que era inteligente. Diputado, nada menos. Menos mal que legislaba. Menos mal que él conocía el significado exacto de la palabra polisemia. Él era un hombre. Ella solo  estaba casada con un académico.

Texto: #MariaToca

Sobre Maria Toca 277 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario