Amadas, olvidadas, con la vista alzada

Remotamente alzada, la vista

levantada hasta poniente

esperando la salida del sol

mientras una suave caricia

mece, con calma, la frente sulfurada.

Embravecida, como siempre

que arriban al puerto de la vida

las cosas importantes,

recordadas.

Concebidas, como inusuales

permutas de la mente

y allanadas por el camino

que discurre la memoria.

Tal que si fuéramos meras

motas de polvo enrabietado

que se contrae y luego…

salta, cabalgando el rayo

difuso de un sol que ya se muere.

Así, tal como discurrieron los recuerdos

y se mecen entre suspiros las nostalgias.

Así, fuimos amadas.  Sin respiro.

#MariaToca

Sobre Maria Toca 306 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario