Amelia Earhart

El personaje de Amelia Earhart, sigue fascinando porque tiene todos los ingredientes de una vida romántica al filo del peligro durante toda ella.

Nació Amelia en 1897, el 24 de Julio, en Kansas. Hija de  Samuel «Edwin» Stanton Earhart, y de Amelie “Amy” Otis. La infancia transcurrió en la casa de los abuelos, en Atchinson, Kansas, rodeada de comodidades y lujo, ya que el abuelo Otis, había sido juez federal; consideraba al padre de Amelia poco apto para mantener a su familia con el decoro que preciso. Amelia desde niña mostró un carácter aventurero e inquieto, incluso recortaba fotografías de mujeres que hubieran realizado hazañas famosas para coleccionarlas. A los ocho años se trasladada a Des Moines (Iova). A los diez años vio un aeroplano pero no sintió, en ese momento, mayor atracción por la aviación.

Su padre va de fracaso en fracaso laboral, cae en el alcoholismo, con lo que la cohesión familiar se resiente. La abuela fallece en 1911, lo  que supone a Amelia un gran dolor ya que tenía lazos afectivos muy especiales con ella. Los sucesivos traslados del padre debido a cambios de trabajo hacen que la madre le abandone y marche con los hijos a Chicago.

 

Durante la I Guerra Mundial, Amelia colabora como enfermera voluntaria en Toronto, atendiendo a pilotos heridos en la contienda. Realiza los estudios superiores en la Universidad de Columbia, completando su formación en la Universidad de Verano de Havard.

En 1920 se reúne toda la familia Earhart en California, Amelia asiste en Long Beach a un espectáculo aéreo; sobrevuela en aeroplano durante 10 minutos  Los Ángeles  quedándose en el momento completamente prendada de la aviación.

Recibe clases de vuelo con la instructora Neta Snook que no confiaba mucho en ella. En 1922 consigue su primer récord de altitud al volar a 14.000 pies de altura (4267 metros). En 1923 obtiene la licencia de piloto de la Federación Aérolinea Internacional, fue la dieciseisava mujer  en el mundo en conseguirlo.

Amaba el riesgo, la aventura, de cualquier forma. En esa época adquiere un coche con el que atraviesa parte del país, llevando a su madre con ella. Al ser tan escasos los vehículos de motor, es recibida y contemplada con estupor por los habitantes de las ciudades que visitan, Amelia con total entusiasmo llama al coche “The Yellow Peril” (peligro amarillo.

En 1927 se unió a la Asociación Aeronáutica Nacional, invierte dinero en construir una pista de aterrizaje. Vendió aviones Kinner y promovió la aviación sobre manera entre las mujeres.

En 1928 H.H. Railey le propone ser la primera mujer en cruzar el Océano Atlántico. La adinerada Amy Guest había adquirido un Fokker F VII pensando en hacer ella la travesía que no pudo hacerlo por las presiones familiares, eligiendo a Earhart como su sustituta en la aventura. El día 3 de Junio de 1928 despegó hacia Halifax, Nueva Escocia, consiguiendo llegar a Burry Port, en el sur de Gales con poca gasolina.

 

Se convirtió en una celebridad, impartiendo conferencias sobre sus vivencias en el aire. El aventurero George Palmer Putman se interesó por ella, ayudándola en la escritura de su libro: Veinte horas, cuarenta minutos. Se hicieron inseparables y poco después contraen matrimonio .

En 1929 organiza  una carrera aérea entre mujeres, de Los Ángeles a Cleveland. Fundó Las Noventa y Nueve, asociación de la que fue presidenta.

En 1930 ayudó a formar la aerolínea que unía Nueva York, con Filadelfia y Washington. Durante ese tiempo siguió rompiendo récords de aviación.

Espoleada por George realiza el primer viaje en solitario por el Atlántico, como forma de seguir en primer plano de la actualidad. Cinco años después del viaje de Lindberg, monta, Amelia, en un Lockheed Vega modificado  realizando  el mítico viaje de su antecesor. Durante la travesía toma sopa, tomate en lata; para mantenerse despierta aspira sales, ya que no tomaba café. Llegó a Derry, el norte de Irlanda, un poco alejada de la meta propuesta pero cumpliendo las expectativas del viaje.

Bajando del avión le preguntó a un hombre que se acercaba teniendo la siguiente conversación:

—¿Donde estoy? —preguntó Earhart.

—En el pastizal de Gallegher. ¿Vienes de lejos?

—De Estados Unidos —respondió ella.

 

En 1934 anuncia que su próxima aventura sería un vuelo a través del Pacífico desde Hawai a California para llegar después a Whasington. Diez pilotos habían muerto en el intento. Cumplió, una vez más lo propuesto, siendo recibida por multitudes, hasta el presidente Roosvelt la felicitó por su éxito. También realiza ese mismo año el primer viaje en solitario entre Los Ángeles a Ciudad de México y de allí a Nueva Jersey.

En 1935 planea realizar el viaje alrededor del mundo, siguiendo la línea del ecuador, para ello elige un Lookheed Electra 10E. Fred Nooman, navegante experimentado por sus viajes sobre el Océano Pacífico,  le acompaña junto con otros tripulantes. El avión tiene problemas en el despegue perdiendo el control del aeroplano, un tripulante  atribuye el fallo a la falta de pericia de Amelia y abandona la travesía. Emprenden la marcha Nooman y Erhart en solitario.

** ADVANCE FOR SUNDAY, APRIL 1 ** FILE ** Famed aviator Amelia Earhart and her navigator, Fred Noonan, pose in this file photo in front of their twin-engine Lockheed Electra in Los Angeles at the end of May, 1937, prior to their historic flight in which Earhart was attempting to become first female pilot to circle the globe. A clear plastic shard found on Nikumaroro island in 1977 matches thickness and curvature of the Lockheed Electra windows. (AP Photo, File)

Llegó a LaePapúa Nueva Guinea el 29 de junio con 35.405 kilómetros volados y 11.265 por recorrer. En ese lugar se comunicó con el Herald Tribune. Las fotos la mostraban enferma y cansada. Partió a las 0:00 GMT el 2 de julio. Se cree que el avión tenía 2.000 galones de combustible para 20 ó 21 horas de vuelo, pero la situación atmosférica no era la más favorable pues estaba nuboso y con lluvias intermitentes.

A las 19:30 GMT se recibió el siguiente reporte: «KHAQQ llamando al Itasca. Debemos estar encima de ustedes, pero no los vemos… El combustible se está agotando...» A las 20:14 GMT el guardacosta recibió el último mensaje dando su posición; hacia las 21:30 GMT determinaron que el avión pudo haberse estrellado en el mar y entonces comenzó la búsqueda.

Cuando habían recorrido las tres cuartas partes del viaje, desaparecen en medio de una tormenta. Jamás se localizan sus restos ni los del avión. Los EEUU desplegaron medios en su búsqueda que  no obtienen resultado. Cuando cesan , Putnam  se empeña en seguir buscando utilizando fondos personales para seguir buscando, no teniendo resultados.

El misterio de su desaparición, la aventura y logros de su vida aureolan a Amelia Earhart como heroína misteriosa. En 2018, se publica une estudio bastante cuestionado que avala su muerte en la isla Nikumaroro, que está a medio camino entre Hawai y las Islas Salomon. Se habían encontrado unos huesos en 1940 que se descartaron como suyos por ser considerados de varón, posteriores estudios parece que posibilitan que fueran de una mujer. No hay nada confirmado, por tanto el misterio de la aviadora desaparecida persiste. https://elpais.com/cultura/2018/03/11/actualidad/1520769875_136866.html

 

Su desaparición tuvo lugar  el dos de Julio de 1937 todo contribuyó a hacer de Amelia Earhart una figura lengendaria.

 

 

María Toca

Sobre Maria Toca 673 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario