Amparo Poch y Gascón

“un ser humano libre, consciente, con todas las libertades, atributos y derechos del hombre, y su voz (…) es la de la Justicia”

 

Yo no tengo Casa. Quiero amar en el anchuroso «más allá» que no cierra ningún muro ni limita ningún egoísmo.

Mi corazón es una rosa de carne. En cada hoja tiene una ternura y una ansiedad. ¡No lo mutiles!
Tengo alas para ascender por las regiones de la investigación y el trabajo. ¡No las cortes!
Tengo las manos como palmas abiertas para recoger monedas incontables de caricias. ¡No las encadenes!
Crea el nuevo tipo; pon la sal en la Vida; el color y la llama en los besos desiguales. Ama, habla, trabaja. Comprende, ayuda, consuela.
Aprende a desaparecer y descargar de tu presencia; y a conocer el valor del ‘yo’ libre. Sin nada; ni por dinero, ni por paz, ni por sosiego…
¡Amor libre!
(…) Yo no tengo Casa, que tira de ti como una incomprensiva e implacable garra; ni el Derecho, que te limita y te niega.
Pero tengo, Amado, un carro de flores y horizonte, donde el Sol se pone por rueda cuando tú me miras. Cuando tú me besas.

 

 

 

 

 

Amparo Poch y Gascón nació en Zaragoza el 15 de Octubre de 1902, hija de José Poch Segura y Simona Gascón Cuartero. Quiso estudiar Medicina pero su padre se lo impidió con el argumento de que no era profesión de mujeres. Se matriculó en Magisterio terminando sus estudios con un premio extraordinario. Libre de la presión paterna  se matricula en Medicina, en 1922,  carrera que termina en siente años. Durante los estudios denuncia el machismo de las aulas ya que de 1400 estudiantes solo 32 son mujeres. Finaliza siendo la segunda licenciada en Medicina de Zaragoza, consigue  matrícula de honor en todas las 28 asignaturas de la carrera. También consigue el Premio Extraordinario de Licenciatura y en las oposiciones presenta y defiende “Valor del diagnostico del líquido cefalorraquídeo”

Además de su brillante carrera publica una novela “Amor”. Es ferviente defensora del amor libre, del divorcio, del aborto y en general del feminismo en el que milita y por el que lucha de forma total.

Todo el armatoste opresivo del capitalismo defiende la monogamia en sus códigos sexuales porque sabe muy bien que solo el derrumbamiento de este puntal poderoso hará la verdadera Revolución. Pareja humana, propiedad privada, capitalismo. He aquí tres piedras que se sostienen mutuamente. (…) Es indispensable ir al reconocmiento pleno, por parte de la sociedad, de todas las formas de unión amorosa; tal es la salida auténticamente revolucionaria y liberadora del problema. (…) Hemos fijado unas normas convencionales y nos pareces leyes inmutables de la Naturaleza”.
Prólogo a El matrimonio libre. Pedro Ribelles Pla. Valencia 1937.

 

Si la mujer trabaja, casada o soltera, es porque quiere ganarse la vida para que, una vez ganada, pueda ejercitar su lícito derecho a conocerla y disfrutar las múltiples satisfacciones que a todos ofrece. No le basta el mezquino programa de coser, cocinar, bordar, etc… con el cual se quedaba antes en casa la compañera del hombre, y aún se queda en algunos sitios, mientras su compañero y esposo la deja guardando su honor y apellido”.

 

En 1929 abre consulta en su casa de la calle Madre Rafols de Zaragoza, más tarde se traslada a la Avenida de César Augusto de la misma ciudad. Atendió preferentemente a obreras, con conciencia de clase, ya que la mujer cobraba un 50% o un 60% menos que los hombres por igual trabajo, además de hacer frente a las labores del hogar. Incluso no cobraba a pacientes que no podían pagar, proporcionándoles medicamentos. En ese tiempo creó Cartillas para madres con información preventiva sobre embarazo, lactancia. Intentó reducir con sus consejos la enorme mortalidad infantil y las enfermedades de la mujer derivadas del parto. Las obreras solo tenían seis semanas de descanso después de parir, incorporándose muchas antes, con problemas de anemias, debilidad o infecciones que ella intentaba paliar.

Divulgó los métodos anticonceptivos, haciendo una enorme labor docente entre mujeres trabajadoras. Publica un informe “Ogino” sobre el método de control. Estudió el cuerpo femenino, la sexualidad , posicionándose a favor del aborto, mostrándose partidaria de amor libre y en contra del matrimonio como lazo de opresión femenina.

La Vida está harta ya de la Mujer-esposa, pesada, demasiado eterna, que ha perdido las alas y el gusto por lo deliciosamente pequeño y por lo noblemente grande; está harta de la Mujer-prostituta, a la que ya no queda sino la raíz escuetamente animal; está harta de la Mujer-virtud, seria, blanca, insípida, muda… Crea el nuevo tipo; pon la sal en la Vida; el color y la llama en los besos desiguales. Ama, habla, trabaja. Comprende, ayuda, consuela”.
Elogio del amor libre. Mujeres libres. Número 3. Julio de 1936.

En 1934 marcha a Madrid donde abre consulta destinada a mujeres obreras y sus hijos, en Vallecas. Comienza su militancia en CNT donde forma parte de la Mutua de Médicos del Sindicato. Crea la revista Mujeres Libres, junto a Lucía Sánchez Saornil y Mercedes Comaposada. En 1936-1937 colabora con Federica Montseny http://www.lapajareramagazine.com/federica-montseny en el Ministerio de Sanidad como Directora de Asistencia Social. Pacifista irredenta y libertaria antinacionalista, proclamaba:

No prestéis oídos a los himnos nacionales ni a las palabras retumbantes que os hablen de falsos deberes patrióticos, sino a esa otra voz dulce y profunda que sale del propio corazón y enseña el precepto intangible de amar a todos los seres y todas las cosas… Llevar la luz, y hundir todo lo que pueda despertar el odio”.

En 1937 se traslada a Barcelona donde actúa como orientadora del Casal de la Dona Treballadora dando instrucciones a las mujeres trabajadoras. Imparte clases gratuitas a cualquiera que fuese con intención de aprender. Durante toda su vida profesional lucha en pos de una divulgación sanitaria desde una óptica feminista publicando en 1932 “La vida sexual de la mujer” para Cuadernos de Cultura en Valencia. Analiza la educación, higiene, órganos reproductores, regulación de embarazos, prevención de enfermedades venéreas, etc.

La maternidad no puede ser pretexto para cercenar derechos y aspiraciones a la mujer, pues pasada le época más dura de la gestación queda en completa capacidad para unos y otras; decir que la mujer, por ser madre, no puede ser más, es tan absurdo como si al hombre, por ser padre, se le estableciesen límites y restricciones en su intelectualidad y en sus privilegios. (…) La mujer quiere ser atendida, no tolerada; quiere ser igual, no inferior”
La Voz de Aragón. 28/11/1928

 

 

Al final de la guerra huye a Francia llegando a Nimes, le prohíben trabajar  viéndose obligada a subsistir en trabajos precarios, como bordadora, haciendo sombreros en talleres clandestinos. Poco después se traslada a Toulouse donde vuelve a ejercer la medicina con pacientes españoles. Colabora con Cruz Roja e inicia cursos que organiza CNT por correspondencia.

En 1965 le diagnostican un cáncer cerebral. Intenta un acercamiento con sus hermanas pero es rechazada, como si fuera una vergüenza ser hermana de Amparo Poch. Al finalizar la guerra el padre había destruido los ficheros académicos de Poch, no quedando prueba alguna de sus estudios y del extraordinario expediente  académico de Poch..

La enfermedad la sume en graves dolores y va mermando sus facultades, Amparo intenta varias veces el suicidio hasta que muere un 15 de Abril de 1968. En su cuenta corriente tan solo hay 16, 29 francos, como todo capital de esta enorme mujer.

 

María Toca

 

Sobre Maria Toca 520 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario