Caterina Albert/Víctor Catalá

Nació en La Escala, Girona, en 1869, hija de familia de propietarios rurales pudientes, su padre la estimula hacia el arte y la literatura. A los catorce años, comienza a pintar y a escribir. Colaboró con publicaciones, como el Almanach de l, Esquella de la Torratxa. En 1898 le premian un poema en los juegos florales de Olot. Al abrir la plica y comprobar el jurado que el autor, era autora, se formó un gran escándalo, de tal forma que Caterina, se negó a recoger el premio, disgustada por la reacción del jurado. A partir de ese momento firma toda su obra con el seudónimo masculino Víctor Catalá, que era un personaje de su novela Cálzer d,amargor.

Su mayor éxito fue la novela Solitud. Su personaje femenino, Mila,  de gran riqueza en matices,  busca la individualidad y la lucha dentro del entorno social en el que vive. Se podría considerar una novela feminista, subsidiaria de Guy de Maupassant y de Enrik Ibsen. Con una riqueza de matices muy importante. Con esta novela, consigue el Premio Fastenrath en 1909.

Toda su obra trasmite las variables sociales del mundo rural, alejado del bucolismo romántico de otros autores. Al contrario, Caterina, hace un retrato naturalista y desgarrador del medio, a la vez que cuida con esmero un lenguaje poético, hermoso, pero no por ello menos desgarrador.

Es triste el desconocimiento de la literatura catalana que tenemos en el resto del estado, siendo Caterina Albert/Víctor Catalá, una de sus grandes exponentes sin apenas trascendencia para nosotras  ya que su obra permanece oculta fuera  Catalunya. Constatamos con pena que no existe ni una sola cátedra de Lengua y Literatura Catalana  en el estado español. En cambio, sí que las hay en diversos partes del mundo, potenciadas,  por impulso de los diversos gobiernos catalanes, y la curiosidad de otros países por una cultura de riqueza inmensa.

El mismo Juan Ramón Jiménez se consideraba admirador  e influido por Verdaguer, así como Unamuno, que fue su amigo, por no citar a García Lorca, que se consideraba furibundo catalanista. Es necesario cultivar la inquietud por conocer la cultura catalana que cuenta con nombres admirables en la literatura.

A Caterina Albert/Víctor Catalá, se le considera representante del modernismo catalán, desarrollando una obra novelística en la Catalunya rural,  con un lenguaje naturalista pero con connotaciones poéticas muy bellas.

Permaneció soltera toda su vida, siendo sujeto de malévolas conjeturas sobre su condición sexual. En 1989, Josep Miracle, realiza una vergonzosa biografía de la autora dando pábulo a las mezquinas habladurías sobre su vida personal. El escritor y gran misógino Josep Pla, tampoco se quedó corto, en descripciones soeces en la misma línea.

Fue ese ambiente duro e inhóspito lo que hicieron de Caterina Albert/ Víctor Catalá, una mujer reservada e intimista, poco dada a convencionalismos sociales, dedicada toda su vida en cuerpo y alma a la literatura y a la pintura.

Años después, Francesca Bartrina, realiza una nueva biografía más generosa y rigurosa con el personaje. Data esta última de 1999, donde reivindica su  obra, libre de machismo o de las malévolas conjeturas que adolecieron las anteriores.

Caterina Albert/ Víctor Catalá, se consideraba una mera aprendiz de escritora, con esa humildad tan conocida en mujeres, que les hace parecer que piden, en todo momento, ser perdonadas por tener talento. Fue maltratada por mujer, en un tiempo en que escandalizaba que una hembra escribiera. Tal como le dijo el editor Keratry a Aurora Dupin, cuando ésta le llevó su primera novela: haga hijos y deje de escribir… cosa que no le pudieron decir a Caterina debido a su soltería. También la supuesta condición sexual de  la autora fue un motivo de chanza y critica en todo momento, considerando, los críticos  que tenía “pulsiones reprobables” y por ello quizá su obra no gozó del respeto merecido.

Caterina Albert/ Víctor Catalá, murió en 1966 en el mismo pueblo que la vio nacer, La Escala, creemos que merece una revisión de su obra así como de su personalidad ejemplar.

 

Sus obras fueron:

Modernismo[

  • El cant dels mesos(1901), poemario.
  • Llibre Blanc-Policromi-Tríptic(1905), poemario.
  • Quatre monòlegs(1901), colección de monólogos dramáticos.
  • Drames rurals(1902), colección de cuentos.
  • Ombrívoles(1904), colección de cuentos.
  • Caires Vius(1907), colección de cuentos.
  • Solitud(1905), novela.

De 1907 hasta la Guerra Civil[

  • La mare Balena(1920), colección de cuentos.
  • Un film (3.000 metres)(1926), novela.
  • Marines(1928), antología.
  • Contrallums(1930), colección de cuentos.

Postguerra

  • Retablo(1944), colección de cuentos en castellano.
  • Mosaic(1946), prosas literarias.
  • Vida mòlta(1950), colección de cuentos.
  • Jubileu(1951), colección de cuentos.
  • Obres completes(1951).
  • Obres completes(?).

Obras póstumas

  • Mil adagis per aprendre vocabulari(2005). Selección y prólogo de Luis Albert, revisados y glosados por Joaquín Armengol (Barcelona: Edicions 62).

María Toca

Sobre Maria Toca 378 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario