Censuras detestables

Es difícil el tema que voy a tratar, me consta que sembrará polémica como se ha hecho a nivel de redes y de prensa durante los últimos días. Hablamos de la  cancelación del concierto del  rapero C. Tangana en el Aste Nagusia de Bilbao,  debido al contenido machista y violento de las letras de sus canciones. Hasta aquí la noticia, sírvanse la controversia de los/as que se alegran de dicha cancelación y de las que nos parece un dislate. Confesión anticipada que me augura, a buen seguro, que alguna compañera/o abandone la lectura de lo que sigue.

Antes de nada, les confieso, que jamás había oído hablar del susodicho, que el efecto publicitario que ha producido la cancelación del Ayuntamiento de Bilbao debe estar haciendo  aplaudir con las orejas al rapero, al representante del rapero y hasta la madre que parió al rapero ¿Publicidad negativa? pregunten a cualquier publicista: no existe la publicidad negativa, existe la publicidad o el anonimato. Por tanto, apunten tanto al chico de las letras imbéciles y borren a los/as cuidadoras de la moral.

Tengo amigas/os colaboradores  que están contentos con la medida y me lo hacen saber. Piensan ellos/as  -criaturitas- que la obscenidad y la crueldad de las letras del tipo ese es detonante de violencia patriarcal, anima a los chicos al maltrato y a la vejación de las mujeres. Por tanto, si no existen las letras dichosas, se dará la premisa contraria. Es decir, que todas las que leímos Lolita, o Crimen y Castigo, o Hermanos Karamazov…somos carne de presidio en breve. Imagino que las que escuchamos la copla de Concha Piquer y similares, llevamos el nombre tatuado del marinero que se fue y vemos en la mancebía como marcha el caballo…no sé yo como hemos salido tan feministas si nuestra banda sonora fue Marifé de Triana, los boleros de los Panchos,  incluso escuchamos sin escándalo al Dúo Dinámico cantar que su  amor tenía quince años… Quizá sobrevivimos  porque no somos tan pueriles, sabemos que es ficción lo leído y escuchado. También  porque no es tan sencillo programar una mente violenta y patriarcal. Y al revés,  si fuera así de fácil, creo que el problema de la violencia contra las mujeres hace tiempo que estaría resuelto.

Es evidente que las letras de esas canciones son detestables. Es evidente que a alguna mente débil algo le puedan influir. Con todo y con eso, ¿no creen ustedes que si nos consideramos en el derecho de censurar por machismo, otros se consideren en el derecho de censurar por religión, moral, costumbres, patriotismo? hasta que tengamos que cantar solo tralararalarara, porque a fuerza de correcciones y censuras nada se pueda decir ni nombrar.

Fíjense ustedes que está quedando el texto un tanto peculiar, como si defendiera a los bellacos que hacen ese tipo de letras infames. Que no. Lo que defiendo es que hasta los más tontos del pueblo puedan cantar, escribir o reguetonear. Hasta los abyectos puedan contar sus abyecciones si son fantasía. Porque se les olvida a los amigos de la prohibición que lo que condenan es pura ficción, si fuera realidad, posiblemente estuviéramos hablando de delitos. Ya saben…del dicho al hecho hay trecho. Y esa es la gran diferencia. Puedo contar una historia de putas (de hecho tengo una novela donde hay putas más o menos felices, más o menos desgraciadas, como cualquiera) Puedo hacer un poema donde hable de amor, guerra, sadomasoquismo, violencia…y ser un alma bendita. Porque la ficción es eso: ficción y cualquiera lo sabe. Pura fantasía o divertimento. Que puedo describir en primera persona un crimen, apuñalar viejecitas con saña y divertimento y será solo eso: ficción.

Tengo letras en mi cabeza de los años ochenta que harían palidecer a los nuevos cuidadores de la moral. Hay novelas sublimes que de ser reales serían carne carcelaria. Lolita, sin ir más lejos. Y tantas. Hay genios cuya obra ha engrandecido la cultura universal que fueron verdaderos hijos de puta.  He leído a veces con sorpresa como alguien negaba valor a la obra de Vargas Llosa por sus dislates ideológicos de los últimos tiempos. El que Sartre mostrara amor por Stalin,  Cortazar mostrara respeto incondicional por Castro y Borjes por Pinochet…parece que se obvia por ser demasiado evidente.

 

La corrección política está muy bien en el día a día, no van a escuchar de mí palabras que alaben la incorrección, en absoluto, pero miren ustedes a la hora de crear si no dejamos vagar la mente en total libertad, si no dejamos que navegue la imaginación por los rincones más ocultos del alma (esos que guardan fantasmas y mitos incorrectos) nos sale una obra panfletaria. Y un panfleto está bien para un mitin y para la basura pero no para la cultura. Nada más revolucionario que el arte sincero.

No me entiendan , por favor, que al hablar de arte creo que lo que hace CTangana lo sea.  Es más, pienso  que hacer unas letras tan burdamente insultantes solo demuestra pobreza de imaginación, de mente, complejos masculinos de talla XL, y muy mal gusto. Aún con ello, si existe, si alguien quiere oírlo no podemos negar el derecho a hacerlo, porque provoca justo lo contrario de lo esperado (efecto Streisand) y jamás nunca nadie solucionó un problema prohibiéndolo. Se pongan como se pongan se escuchará esa música mierdera, solo la indiferencia y la culturización del pueblo puede vencer a la estulticia. Otra cosa bien distinta es que pidamos a los estamentos públicos que controlen un poco en que invierten nuestros dineros. Contratar a grupos que alientan la violencia contra la mujer, el racismo, la homofobia, xenofobia, como que no debiera hacerse con facilidad, en eso el Ayuntamiento de Bilbao no ha estado fino desde luego…

Lo que no podemos es convertirnos en lo que detestamos porque ese es el truco del que se vale el adversario para ganar. Al convertirnos en censoras de la moral en nombre del sacrosanto feminismo ¿no estamos haciendo lo mismo que las monjitas de nuestra infancia cuando cercenaban películas, música y libros en aras de nuestra limpieza moral? Ellas por un santo motivo y nosotras por un santo principio: la igualdad, la justicia, pero el mismo camino. Y las mismas consecuencias ¿Quién de ustedes hizo caso del confesor cuando le decía que la masturbación no solo era pecado sino que nos dejaba ciegas? Pues apliquen el cuento a los Malumas,  C.Tanganas y demás basura  musiquera y verán que les queda.

Jamás podemos evitar que mentes malévolas hagan cosas que gusten. Jamás podemos evitar que canallas sean genios y creen obras de arte. Jamás podremos evitar que un abusador, violador, pederasta…haga cine (bueno o malo) pinte cuadros (buenos o malos) escriba novelas, poesía…Tomemos la obra y detestemos al autor pero por favor, no nos arrebaten lo poco bueno que queda porque el riesgo de quedarnos solo con panfletos es irremediable. Y la cultura hace crecer. El arte, aunque le haya realizado un pervertido nos enriquece a todas. Por último tengamos en cuenta que si miramos la vida de los grandes con ojo crítico nos quedamos solo con el arte de Altamira y poco más.

María Toca

Sobre Maria Toca 691 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario