Constitución Borboniense de plastilina

 

Hoy celebramos con boato y sulfuradas conjuras el día de la Constitución española. Como cada seis de Diciembre, nos engalanan con proclamas de  fidelidad a una Carta Magna que ha demostrado que se le caen las hojas de pura caducidad.

¿Saben ustedes que la Constitución de 1812, tenía un artículo que obligaba a revisarla cada ocho años? Que sabios los padres constitucionalistas de hace ¡dos siglos! sabían que las leyes entran en obsolescencia como las neveras y las lavadoras. Esta nuestra, no. Es intocable. Casi diría que intratable. No podemos hacer más que respetarla con aquiescencia y silencio, porque de no ser así, las hordas  leguleyas nos atacan tal que el séptimo de caballería y nos auguran los más procelosos desmanes anarcoides.

¿Saben ustedes que vivimos en un  país donde ahora mismo se están escrutando los papeles de Villarejo? -a menos que entre doña Cospedal o similar con lanzallamas a falta de  martillo pilón y destroce todo-  contienen informes sobre la vida secreta del  Émerio, nuestro querido JuanCar.  También, se dice, que hay  datos de los negocios de un tal Mario Conde y de otros grandes de España. La Agencia Tributaria, con su departamento de  Asuntos Internos al frente, están abriendo la caja de Pandora de más de treinta años de cloacas tejidas por ese comisario tan “legal” como es  Villarejo. Lo que salga de ahí serán sapos y culebras enmarañadas de mucha rata hispana. Pero no temamos, nunca pasa nada en nuestra Borbonia feliz. Miren lo ocurrido en Genova 13 durante años. Nada. Silencio legal.

http://www.publico.es/politica/cloacas-villarejo-iberdrola-rey-conde.html

 

 

¿Saben ustedes que vivimos en un país donde un chico de buena familia, alta burguesía, médico, para más señas,  en 2009, durante  unos Sanfermines se encontró con una enfermera conocida, Nagore Laffage, la cual le aceptó una copa en su casa; una vez allí la chica se resistió (no como otras, que se dejan y las culpan de estar vivas y mantener la cordura) y el muchacho, tan majo, tan correcto él, le asestó unas cuantas puñaladas, luego troceó el cuerpo y si te he visto no me acuerdo? Le cogieron, y en juicio vergonzoso, la madre de la muchacha tuvo que escuchar que su hija era una “ligona” y un tanto coquetuela…No se consideró violencia de géneropor tanto le condenaron a homicidio, no a asesinato. Su familia es Navarra, saben, muy religiosa, con potentes influencias. No sé si me entienden…

Todo muy legal. Al chico, por nombre  Diego Yllanes, le cayeron doce años, que por buena conducta  y tal le han aplicado el tercer grado (la gente de buena familia, ya saben, puede apuñalar y trocear mujeres, pero es educada y legal) solo duerme en la cárcel . Es barata la vida femenina. Sale a cuenta matar mujeres, la verdad.

http://www.eldiario.es/sociedad/consulta-Nagore-Laffage-trabajador-pacientes_0_714979379.html

Hace poco, el muchacho, ha encontrado trabajo en la consulta del doctor  Carlos Chiclana. Es psiquiatra. ¿Saben que hace en la clínica?:  no nos asustemos, que no trata a pacientes, solo investiga, nos dice el doctor Chiclana, a los efectos, su jefe. Imagino que le apartaran los abrecartas o las pipetas por si apuñala a alguna rebelde. Así es nuestra España. Tan legal y tan cuqui.

En este país donde el color amarillo está vedado en fuentes catalanas, en bufandas, y ropajes, se puede matar y luego ser buen chico. Verán ustedes a los de la Manada, cuando salgan (si es que les condenan) les veo haciendo controles de alcoholemia o dando clases de buenas formas sociales en colegios del Opus. Buenos chicos. Constitucionales y muy legales. Ya lo dice su abogado: “serán imbéciles pero son buenos hijos”. No como los catalanes  que merecen cárcel por si las moscas. Osados que se saltaron  leyes constitucionales. Ay.

 

Toda esta perorata viene a que a una le han bombardeado tanto con las leyes, con los legalismos constitucionales, con la cantinela de que hay que cumplir con lo escriturado en una Constitución que la  mayoría no votamos por falta de edad y/o desconfianza, construida con flecos franquistas, cuando  los sables de un ejército golpista nos soplaban en el oído. Hay que cumplirla y no tocarla.  No sé si recuerdan ustedes que toda esta milonga del independentismo, elecciones anticipadas, golpes de pecho, trifulcas varias, viene de ahí. De no querer tocarla. Como los papeles de Villarejo. Como a los jueces que los tumbaron por querer ejercer eso tan soslayado como es la separación de poderes y que osaron entrar a juzgar crímenes del franquismo (horror) o la Gurtell (pavor) que ahora esgrimen los legalistas versus constitucionalistas como bandera al viento.

Leyes de plastilina, las llamo yo. Leyes adaptables y  moldeables a gusto de los poderes fácticos de este país que son los que son.  Los de siempre, de la Borbonia eterna. Hoy podríamos celebrar una nueva Constitución, o si quieren, haber remozado la anterior, porque las leyes como las casas hay que pintarlas y restaurarlas cada cierto tiempo, de no hacerse,  se desconchan, se humedecen y se llenan de un moho maloliente. Pero no. En España vestir de amarillo es ilegal, querer cambiar las leyes obsoletas es anarquismo  bolivariano de la peor clase. Lo demás todo muy guay. Que se lo digan a Villarejo. Y a Yllanes, que esos sí han cumplido las leyes. Las suyas,claro.

María Toca

Sobre Maria Toca 303 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario