Corrupción en el Ejército español. Entrevista a Luis Gonzalez Segura

Luis Gonzalez Segura,  (Madrid, 1977) teniente que fue del Ejercito español,  va a dar una charla sobre libertad de expresión, con ese motivo me acerco para realizar una entrevista. Formó  parte de las FFAA, durante trece años.  Mantenía una vida cómoda, sencilla dentro del orden establecido pero que en algún momento de su trabajo, ese click que hace de nosotros gente decente o nos pergeña como parte integrante de una sistemática degradación le  encendió el piloto rojo y decide poner en conocimiento de sus jefes, primero, luego denunciando de forma pública, la enorme masa de corrupción que contempla desde su destino. Al no obtener respuesta decide escribir el libro Un paso al frente.   Es detenido durante 139 días y declara una huelga de hambre de 22 días para que reconozcan su derecho a la libertad de expresión.  Finalmente es expulsado del ejército. Posteriormente publica El libro negro del ejército español, ensayo de 900 páginas donde documenta de forma exhaustiva la corrupción que denuncia.

Luis, podría haber optado por callar, por dejar pasar con la mansedumbre de los rebaños gregarios lo que pasaba por delante de sus ojos y seguir. Algo le propulsó a cumplir con ese deber de honor que parece ser premisa del buen soldado. Error. Fue castigado no por decir mentiras, porque nadie ha recurrido a la denuncia en contra de sus argumentos, como nos insiste en la entrevista, al contrario, se le expulsa porque ha faltado a la fidelidad, le dicen, mientras los que roban y corrompen los sistemas, esos sí son fieles, esos cumplen y siguen bien colocados en este ejercito heredero y usufructuario del franquismo. Tienen razón los que le acusan, en nuestro país ser honesto, no robar, no corromperse es ir contra el sistema, faltar a la fiabilidad y romper el mandato de la manada: ser honrado.

 

 

-Por qué decide entrar en el ejército-

-Yo estudié Geografía, fui objetor de conciencia y siempre tuve una ideología de izquierda, pero  cuando acabé los estudios  ya no existía el servicio militar obligatorio, creí que podía integrarme sin problema durante un tiempo pensando que estaba modernizado, que no habría problemas. Tuve calificaciones altas dentro del estamento militar, incluso una vez publicado mi primer libro, seguía teniendo buenas calificaciones. Pronto me di cuenta de la opacidad del sistema, de la absoluta falta de libertad de expresión dentro del ejército y de la enorme bolsa de corrupción que habita en el mismo-

-Sigue teniendo la formación militar, es decir la Academia,  el resabio del franquismo-

-Totalmente. La formación en el ejército español está en manos de franquistas, no ha evolucionado, en cuanto a ideología. Se ha modernizado en medios, tenemos un ejército equiparado a cualquier democracia, en eso sí estamos avanzados, es la mentalidad lo que no evoluciona. Sigue primando la ideología fascista en la formación y el desarrollo de los profesionales que lo integran-

– Fuiste presionado por tus denuncias, antes de ser expulsado-

-Sí, claro, muy presionado, muy coaccionado. Primero me ofrecieron prebendas y medallas. Incluso grabé una conversación con un general, que ha sido condecorado hace poco, en la que me decía que lo que yo denunciaba no era nada al lado de lo que él llevaba visto a lo largo de su vida profesional. Que callara porque el sistema me trituraría y no conseguiría nada. Se trataba de cerrar los ojos y medrar. Esas fueron las palabras del general, está grabado y publicado. No solo no fue expulsado sino que ha sido condecorado. Así son las cosas en este país, el tumor se expande porque nunca fue extraído. Primero me prometieron de todo, luego llegaron los castigos, las vejaciones. Y el descrédito. Denunciar la corrupción en este país es no solo perder tu trabajo, tu dinero por las innumerables denuncias a las que tienes que responder, sino que la degradación y el vituperio al que te expones es terrible. Yo tengo denunciado una publicación tendenciosa en la que se me acusa de machismo, autoritarismo y lo más terrible, acoso sexual. Hace cuatro años que denuncié, el juez ha puesto una fianza de 240.000€, fíjate en la cantidad…Pero el juicio no termina de salir, es postergado una y otra vez. Eso quizá es lo más duro a lo que me enfrento, la calumnia, el total descredito que te hacen en cuanto denuncias-

En qué momento está ahora mismo el ejercito. Ha cambiado algo desde que te echaron

-No, nada. El ejército ha mantenido una línea clara desde el 39 en que Franco ganó la guerra. No ha cambiado nada, es una organización fascista, nada democrática y sin ningún respeto por el sistema parlamentario. Fíjate en la firma de los 200 generales https://blogs.publico.es/dominiopublico/26334/los-generales-firmantes-del-manifiesto-contra-la-exhumacion-de-franco-son-monarquicos/que han rechazado la exhumación de los restos del dictador. Son generales en activo, bien situados. Nunca hubo una verdadera depuración, de haber ocurrido los militares de la UMD habrían sido readmitidos y no ocurrió, ellos fueron los únicos que representaron la democratización del ejército español. Jamás fueron admitidos. Yo estoy fuera, los corruptos siguen dentro y condecorados. Nunca se hizo la reforma o la adaptación de las FFAA a los tiempos democráticos. El problema es estructural, se considera que denunciar degrada al ejército, pero corromperlo no es degradante. Mi antecesor en el cargo robó ordenadores y los vendió en E-bay. Abundan los casos de abuso sexual, de acoso…Ellos siguen en activo, yo estoy expulsado. Con eso está dicho todo. –

-Haces extensiva la denuncia a la Guardia Civil-

-Por supuesto, mira el índice de suicidios que tiene, mira las bajas por depresión.La Guardia Civil, por cierto, también me han denunciado por injurias. Su configuración  es como la del ejercito, opaca, dictatorial, injusta, fascista de principio a fin-

Crees que son reflejo de  la sociedad española los males que aquejan al ejército o por el contrario, crees que solo es un problema de las FFAA

-Creo que las FFAA, son claro ejemplo y síntoma de la sociedad española. Si  son así  es porque la sociedad lo consiente y potencia. No sería posible en otra sociedad, en otros países de la Europa democrática. Hay una clara complicidad de la sociedad civil, complicidad y aprovechamiento. Ni lo dudes. El ejército es un claro ejemplo de la degradación social española. Es un espejo-

Crees que las últimas noticias que nos han sorprendido a todas, como el tema de las cloacas con Villarejo a la cabeza sanearán algo las instituciones

-No lo sé, pero ya es triste que se descubran estas cloacas, que salte a la prensa por venganzas personales. Lo de Villarejo está suscrito a las guerra de poder dentro del PP, entre Santamaría y Cospedal (por cierto, fui demandado por ella y el juez no admitió la demanda) Al igual que el GAL, saltó al conocimiento público por venganza personal de Garzón contra el PSOE. No es la prensa, no son las propias instituciones quienes denuncian, son trajines personales quienes nos descubren los nidos de basura. Y es triste. La prensa está amordazada con las FFAA, no destapan casi nada porque es una institución impermeable y temida. Están protegidos por todo  un sistema de corrupción generalizada. Los corruptos tienen impunidad total. Se sienten completamente seguros para seguir con sus fechorías, por eso se extiende y se extiende hasta hacer irrespirable el propio sistema. Es la impunidad lo que potencia la corrupción-

-Hoy vienes a hablar de la libertad de expresión. Cómo definirías este concepto, ¿qué es la libertad de expresión para ti?-

-La esencia de la libertad de expresión es la que nos llega sobre lo que no estamos de acuerdo. Es fácil  estar de acuerdo con lo que avala nuestras ideas, nuestra ideología, pero muy difícil de tolerar con lo que no estamos de acuerdo. Yo creo que la libertad debe ser amplia, total porque impulsa la democracia. Hasta la falta de corrección es útil. Ahora mismo se están destapando ideologías que permanecían ocultas por un cierto maquillaje democrático. Ondean banderas del pollo, se dicen y se apoyan manifiestos fascistas…Todo eso nos molesta, nos duele, quizá hasta se debiera legislar sobre qué y cómo, donde están las líneas rojas de la libertad de expresión, pero sinceramente, prefiero que den la cara, que puedan manifestar su ideología. Aunque provoque nausea. Reitero, la libertad de expresión es tolerar lo que detestamos-

-Donde pondrías el límite, en donde está la línea roja de la libertad de expresión-

-Es muy sutil, no lo dudes. Y muy difícil precisar. Mira mi caso,  me amenazan, recibo insultos de forma constante. Una cosa es que me digan: mereces dos tiros y me gustaría dártelos y otra diferente, es: te voy a dar dos tiros cuando salgas de tu casa a tal hora…Es diferente y ahí podíamos delimitar la libertad de un tipo que dice que merezco la muerte a otro que dice que me va a matar. También legislaría claramente en caso de calumnias, de mentiras sobre  personas. Podemos insultar, sí. Podemos decir que esa persona acosa sexualmente, no, porque eso es denigrar de forma total. Repito, el insulto es terrible y molesto, pero conforma la libertad de expresión. Si legislamos punitivamente de forma amplia, el poder va a aprovechar para censurar de forma beneficiosa para él y volvemos a la censura amplia. Lo hemos visto con la ley Mordaza, no podemos decir nada contra la corona, contra estamentos del Estado porque se nos cae la ley encima. Lo único que se consigue de esa forma es más control, que el ciudadanos se autolimite de forma total. Es difícil pero conservar por encima de todo la libertad de expresión debe ser norma suprema, porque de no hacerlo, queriendo controlar lo incontrolable, es mucho peor-

Por último Luis. Te has sentido arropado por las instituciones, por la sociedad al denunciar la corrupción y jugarte tu futuro por ser honesto

-Que va. Estamos luchando por  crear una ley que proteja al denunciante de corrupción. No es posible que quedemos en total precariedad. Mira, yo me he gastado más de 50.000 € en los procesos en los que me vi envuelto. Además de perder mi trabajo. Eso es terrible, te dejan fuera de la sociedad, a merced de insultos, de vejaciones, de la pobreza absoluta, de esa forma pocos nos atrevemos a denunciar. Es preciso crear leyes que protejan. En Alemania, los Verdes, están propugnando un premio para dar visibilidad y autonomía económica al que denuncia casos como los que vemos aquí. Los partidos (de izquierda, claro, porque si dejamos al PP dar ese premio se lo otorgan a Esperanza Aguirre, que fue la que destapó la Gurtell…)-

Sonreímos ambos con la esperanza de que algún día no haga falta ser un/a heroína para destapar la corrupción. Que todo sea normalizado y nadie se juegue el futuro por hacer lo debido.

María Toca para @LaPajareraMgzn.

 

Sobre Maria Toca 520 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 Comentarios

    • Una gran persona, Margarita, y sus experiencias son reveladoras, así como el valor de denunciar renunciando a una vida cómoda. Las personas que han denunciado la corrupción merecen mucho más de lo que tienen. Gracias por tus palabras, en su nombre y en el nuestro.

Deja un comentario