CORTEZA DE ALAMO ( poemas inéditos) de Dori Campos

 

I

Que hacer contigo

para que el resplandor del fuego se suavice.

Unir la sombra lisa a las tres dimensiones de la llama

elogiarla en silencio para que suene el árbol y la tierra

y se distancie la temperatura del hambre

en las pausas que toma el rostro para querer ser frío.

Lo incierto de la penumbra nunca decepciona,

tapa con sobria luz de candelabro, luminaria antigua

lo que no será dicho.

Sé de su flor de enredadera en el miedo del viaje.

Quiero hacerla venir antes, a las ocho de la tarde

una tarde de setiembre en las llanuras

ver con algo de luz aún tu desnudo acercarse.

Tenerte antes de que me deje llevar con todo por delante

sin merecer la pena, ni tener sentido.

II

Basta el cuerpo para dar a la vida su utopía

que esté ahí para el temblor ahora.

Un cuerpo de animal que baje de su escondite

a recoger cerezas.

Un cuerpo de cormorán que aún en noche cerrada anuncie

crujientes mareas y vientos quebrados sin doma.

Un cuerpo de río que suba a los árboles y destile

el sonido del agua sin llevarla.

Un cuerpo, única certeza del mundo, bella sombra,

donde el sol en la íntima hora de la tarde en el mar

nos deje su llamarada como testigo para correr hacia la noche

solos.

Pero ahora estás aquí conmigo y sumamos dos cuerpos,

nos reímos al borde de este mar que oscurece

y seguimos después del sol,como campanillas

acompasadas en la torre de los Clérigos.

Ahora los labios en los lugares del cobijo.

Miramos al cielo y alzamos el pico de ave

que descansa de beber y vuelve al cuenco.

La última campanada es de torre con palomas

suena por los dos y en poca luz regresa a la quietud del centro.

Dejamos ahora una oración escrita por los cuerpos fuera de las murallas

fuera de los pueblos.

Les concedemos la explicación de la piel, los miradores, las puertas antiguas

el pozo de los deseos.

III

A cualquier hora, sin altar ni velas

una cueva abierta al merodeo

cuerpo de mujer para machos

que han de probar el lecho de cualquier manera

antes de cubrir de yerba el suelo

sin recogerse antes y después con un temblor

agradecido.

Una cueva en territorio fortuito

como un laberinto cercano

que llama a la oración del cuerpo celebrado

donde esos hombres acuden una y otra vez

sin comprender nada.

Dori Campos.

Sobre Dori Campos 1 Artículo
Santander, Socióloga, T. Social. Ha publicado Caja de Musgo y Dragones, en la colección A la sombra de los días, Consejería de Educación y Cultura de Cantabria ( 2016). La lengua se abre paso, Kattigara ( 2012) finalista del Premio Nacional Cálamo; Ondas y Partículas, Sol y Sombra ( 2013), colaboración en revistas: Anémona, Absenta, Maisontine, blog Territorio Kirguise, Leñalamono. Poemarios colectivos: La Europa de las escritoras 28/28, Dirección General de Economía y Asuntos Europeos ( 2015). Cinco Sentidos para Cuatro Estaciones, Consejería de Cultura ( 2007); Trait D'unión, Nombres de Mujer, Observatorio de Arte Arnuero ( 2012,2013); Eros y Thanatos, Ayto de Colindres ( 2012); Cristales, Dirección Gral de la Mujer ( 2012); Espacios Sensibles, Colegio de Arquitectos de Santander /Santander Creativa ( 2013); Plaquetas: Fundación Bruno Alonso ( 2103); Poesía Inédita, Flic ( 2013). ha participado en Jam Sessión Diablos Azules, El Rubicón y el Diván del Poeta.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario