Cristina se hace la rubia

Fíjate que resulta que nos llevan dando la barrila con lo de ser “suaves” con lo de “mano de hierro con guante de terciopelo”, con “dulzura, chica, se consigue más con gota de miel que con vaso de hiel”, tiempo y tiempo. Y una intentando eliminar los resabios de servilismo clavados en la educación monjil que nos dieron a las que calzamos canas. Y en eso llega la Cifu…

Llega la Cifu y nos dice que hay que hacerse la rubia, que en su jerga populosa(ista) quiere decir, hacerse la tonta, para que nos dejen ganar. Yo me temo que a ella le sale muy bien, lo de hacerse la tonta, digo, porque lo tiene aprendido y lo trae ensayado de casa. A otras no nos sale ni queriendo, aunque seamos rubias, porque llevamos tiempo queriendo ser lo que somos, sin petulancias pero sin falsas modestias, y estamos seguras de que al final lograremos que de igual, que seremos juzgadas por lo que somos y demostramos, o luchamos, sin tener que hacer caída de ojitos o poner morrito picón.

Que somos lo que somos, porque estudiamos, trabajamos y gobernamos, sin pedir permiso, por derecho propio. Mucho me temo que esos resabios de las chicas pepeas, vienen por ahí. Que están pero sin estar, que son pero que no se note. Que no ofendan, vamos, al patriarcado dominante, porque es cosa bien sabida que el ego masculino se menoscaba al menor raspón y si demostramos validez y conocimientos lo mismo provocamos impotentia generandi que luego ni mil Viagras  levantan lo caído. Y no es plan, ni para las amigas de Cifu ni para sus chicos. Que hay que respetar el escalafón. Aquí o te haces la tonta o no medras. Y que hay feministas que se pintan y se arreglan, oye. Como el torero, que dice que los antitaurinos no se duchan…

Como te explicaría yo, Cifu, para que me entendieras. Mira, reina, que nos la bufa que a los chicos con los que te codeas se les caiga el ego. Que hay feministas que no se pintan, y que sí, que hay feministas que peinan canas, y otras ¡fíjate, te lo juro por Snoopy! que nos teñimos el pelo. Deja de hacer conjeturas, cari, no te metas en jardines, que pisas mierda. Porque desde hace mucho, las mujeres con las que trato dejaron de pedir permiso, dejaron de hacer caída de ojos. No tenemos tiempo, estamos construyendo el futuro, sabes, reina, mientras tú te haces la tonta.

De nada, Cifu, cariño…

#MariaToca

Sobre Maria Toca 240 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario