Crónica de una dimisión anunciada

No por menos sabida, nos ha dejado de sorprender la dimisión de Cristina Cifuentes. Como en la novela de García Márquez, el pueblo se ha llenado de pasquines y la única duda era saber ¿cuándo? El problema es que suponíamos un porqué equivocado. Doña Cifuentes no dimite por mentir en su currículo, por enfangar la Universidad Juan Carlos I y por ende a todas las demás con las triquiñuelas de amiguetes que reparten masteres como si fueran dádivas gozosas a cambio de  favores y prebendas desconocidas. No ha sido por tapar escandaleras de una Comunidad con la que nos queda bregar, tal como hicimos con autopistas,  banca y tantos dispendios que el gobierno del PP ha potenciado. La Comunidad de Madrid ha sido un avispero de insufrible corrupción desde el principio de los sucesivos gobiernos peperos,  con aquel Tamayazo histórico que quedará en los  anales como el origen de una suciedad que ha conseguido desacreditar al sistema. Nada que en sus inicios es corrupto, sucio, mentira, traición, puede continuar y terminar bien. Aviso a navegantes, apunten el dato. Que quien a hierro mata a hierro muere.

 

No, Cristina Cifuentes no ha dimitido por las suciedades e incongruencias de su gobierno y hubiera sido motivo. Dimite por sucumbir a un problema que tratan los psicólogos: la cleptomanía. Lejos de nuestra condición aportar imágenes y hurgar en una noticia rocambolesca,  más cercana a la vesania y/o a la vendetta que a lo que debiera ser la prensa o la política. Al leer hoy lo publicado,  un soplo de aire frío acarició la nuca de las que seguimos la marcha de la política española ¿Qué nivel de vileza hace guardar un vídeo de 2011, que debiera haberse eliminado a los quince días de grabarse? ¿Quiénes tenían en su poder la grabación? ¿Por qué ahora? No dudamos que la omertá hará que estas preguntas sean barridas por el silencio siciliano que inunda Génova. Algunos apuntan a que la denuncia propiciada por Cifuentes hace pocos días sobre la Ciudad de la Justicia, tiene algo que ver. Duelo de tacones, lo llamaríamos, entre las dos presidentas que se detestan amablemente. Morir matando. No creo que sepamos nunca el fondo del turbio vídeo que me parece gore más que otra cosa.

Deberíamos alegrarnos  de sacar al PP de la Comunidad de Madrid, porque como hicieron en la Comunidad Valenciana, han tenido tiempo y poder para convertirla en una fosa séptica de considerables condiciones, aunque nos queda tiempo aún, ya que el segundo de abordo de doña Cifuentes, Ángel Garrido, se apresta a mancomunar el tinglado . Atentas a los datos que irán saliendo; quien llegue al gobierno destape y revise cajones que se han macerado al calor de un poder absoluto y absolutamente corrupto, se encontrará unas cuentas de vértigo y alguna serpiente enroscada en ellas.

Deberíamos estar alegres, pero algo o mucho nos amarga la alegría. Nos deja tristes que la dimisión no sea por decencia política sino por una sucia maniobra indigna de la política, que han practicado “fratellos” de la dimitida. Que no sea por la vergüenza de mentir, de engañar, de vituperar, sino por el fuego amigo de baja estofa. Reconozcamos, lo del vídeo es tan  ruin, que nos deja la boca con sabor amargo, al constatar la baja, bajísima, calidad moral de nuestra clase política. No toda, vale. Y en este caso, todo huele muy mal.

Reconocemos, porque es de justicia, la labor que ha realizado la oposición, en las tareas de desescombro de esa presidenta, tanto en el empeño de Gabilondo de subir el tono y la trascendencia, como en esa “garganta profunda” de todos conocido, que ha soplado a el diario.es la información de la JCI. Reconocemos la labor de esa prensa, precaria, digital, que se ha convertido en voz y escoba del sistema. Nos sentimos orgullosas de nuestros compañeros/as que luchan con sus fuerzas diezmadas por la crisis y la falta de medios, por hacer su trabajo.  A estos últimos, los que han llegado al punto cloaca sin retorno, los del vídeo…poco que agradecer y mucho que temer.

Pediremos a un dios que nos escuche que no haya mucho que sanear en esa Comunidad de Madrid,  que el vuelco de votos, en próximas elecciones haga posible un gobierno digno que sepa limpiar y sanear el sindios que nos dejan, pero nos tememos que nuestras súplicas no serán escuchadas. Terrible y heroica tarea espera a los que lleguen.

Para terminar, no podemos menos que dar un consejo a los nuevos gobernantes…cuiden de sus caballos.  Cierren bien puertas y ventanas, porque alguna cabeza puede amanecer en la cama. Sicilia 1928…

María Toca.

Sobre Maria Toca 476 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 Comentarios

  1. Hola Maria. Creo que ya comenté que el Ibex 35, ha decidido que el PP no puede aguantar más en el poder, que ahora les toca a otros, que ya sabemos quienes son, y los españoles seguiremos como borregos lo que nos dicten.
    Efectivamente, Doña Cifuentes no podía estar más y han sido los suyos, capitaneados por Inda los que la han puesto de patitas en la calle.
    Habemus nuevo presidente del gobierno, el equipo naranja, y si no al tiempo.
    Me gustaría tanto equivocarme !!!!!, pero creo que la jugada está clarísima.

    • Sí, el recambio viene seguro. Imagino que lo que no desean por nada del mundo era una moción de censura y como consecuencia un gobierno de la Comunidad de centro izquierda, con Gabilondo de presidente, que es lo que ocurriría. Esas cloacas de la Comunidad, en manos extrañas…hay mucho que ocultar y que perder. Tienes razón, Margarita, la jugada del vídeo al más puro estilo siciliano. Por eso digo: guarden sus caballo. No tienen escrúpulos, ni temen nada. Pura mafia, con Inda entrando y saliendo de las cloacas de Interior como Pedro por su casa. Un abrazo y seguimos.

Deja un comentario