En eso llegó Rajoy a la Audiencia.

Nos remontamos al año 2007 cuando comienzan a llegarnos noticias de la trama Gürtel. En principio fue la Fiscalía Anticorrupción, quien traslada a la Audiencia Nacional en 2009 las investigaciones. Poco después, los españoles y parte del mundo exterior, asistimos perplejos a la defenestración del juez Garzón que instruía la causa. Recordaremos las exultantes declaraciones de ínclitos personajes del PP, exonerando al partido y lanzando soflamas de victimarios, haciendo bombo de la honorabilidad de los que luego, nadie conocía (esa persona de la que usted me habla…) Nada existía, todo era concebido por las mentes perversas de una oposición que quería el descrédito de un gobierno que nos encaminaba al futuro y a la gloria. Mientras tanto, se calumnia, se vitupera a Baltasar Garzón hasta expulsarlo de la Audiencia en jornadas que aún sonrojan. Se prosigue con el juez Ruz, al que suponen más dócil. Con el tiempo las mañas para doblegar a jueces y fiscales, con desigual suerte, se harían noticia común. 

Lentamente, como gota malaya, los peores augurios de quienes intuíamos que esta trama no había hecho más que empezar, se hicieron reales. Nos fueron llegando datos del aquelarre de corrupción en que se convirtió (o que era desde tiempo inmemorial) nuestro país.

 

Llega la fecha del 26 de Julio, donde Mariano Rajoy debe declarar ante la Audiencia Nacional como testigo de cargo. Las triquiñuelas que se han intentado para evitar la  vergüenza nacional de ver al presidente de una nación europea declarando, han sido variadas. El 12 de Mayo, Moncloa, solicita por carta a la Audiencia,  que el señor presidente declare por videoconferencia, alegando motivos de seguridad y la prieta agenda que tiene (todos sabemos su ¿enorme? capacidad de trabajo), que no le impide asistir a partidos de fútbol internacionales. Ni agenda, ni seguridad resisten la afición de don Rajoy por el deporte rey. Lo de declarar es harina de otro costal y él, prefiere hacerlo cómodo en su despacho, con asesores soplándole en la oreja las respuestas, como los malos  estudiantes. La Audiencia deniega, con buen sentido, tal petición. Ambos jueces de forma unitaria –Ricardo Prada y Julio de Diego–  confirman que debe asistir en persona, a declarar. Anotemos que  Rajoy, tiene que desplazarse tan solo 18 kilómetros, desde Moncloa a San Fernando de Henares.

Lo que sí parece que se ha conseguido es que el señor Presidente de España, declare a la misma altura que los magistrados, para evitar la foto de un Rajoy en banquillo con Fernando Correa y Luis Barcenas detrás. El Presidente de la Audiencia, Ramón Navarro, recibirá al Presidente de España y le acompañará a la sala del juicio. Los españoles somos iguales ante la ley, dicen Hago notar que Homs, declaró de frente al tribunal y a nivel inferior, pero ya sabemos que los catalufos son poco España.

Habrá 90 periodistas acreditados, doce de ellos, internacionales. Momento histórico donde la marca España se ha ganado a pulso su pertenencia a un club de países corruptos con presidentes declarantes de tramas mafiosas.  Nadie nos quite el honor…

En este juicio se responsabiliza al PP, como participante a título lucrativo en la trama. Recuperemos la memoria. Se ha demostrado, que en el lejano 2003,  la trama financió de forma fraudulenta dos campañas, las de Jesús Sepúlveda  y la de  Guillermo Ortega. Don Mariano, era Secretario General del PP en esa época. Se alega que en 2004,  don Mariano, dio orden de no contratar más con la Gürtel, pero el PP de Valencia siguió adjudicando trabajos a la red – Congreso 2004, donde Rajoy  se hizo con la presidencia del PP– Ha quedado demostrado de sobra, que la trama trabajó para el PP, organizando mítines electorales a Mariano Rajoy y congresos del partido hasta 2008.

 

La pregunta es: ¿sabía Mariano Rajoy que la trama seguía enquistada dentro del PP? y si lo sabía ¿por qué no denunció? En vez de eso, las triquiñuelas, las dilaciones, incluidas destrucción de pruebas a martillazos con el PC del partido, las zancadillas puestas por el PP a la justicia, han sido de tal calibre, que a los ciudadanos de a pie se nos hace difícil concebir la inocencia de quien, hoy, preside la nación española y le vemos declarar en la Audiencia aunque esté al mismo nivel de plano que los jueces. Pensamos que estará a la misma altura de los que  le interrogan, pero  muy por debajo del españolito/a medio que se ha apretado el cinturón de la crisis mientras una panada de golfos se distribuía millones como lacasitos. Haciendo trampa en elecciones que ganaban por la mano. Todo muy genuino y muy democrático, como ven.

Texto: #MariaToca

 

Sobre Maria Toca 306 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario