En torno a la palabra. Tres mujeres

Momentos tiene la vida que compensan muchas cosas. Hoy he vivido uno de ellos. Reunidas en torno a la novela que presentaba Paz Martín-Pozuelo: Una vida más tarde, en una mesa que bien podía ser camilla con infiernillo debido al inclemente tiempo que nos adornaba Santander. Dio igual, el calor lo puso la palabra. María Angeles Ruiz Tagle, Paz y yo, comenzamos hablando de la novela, y terminó Ángeles respondiendo y aclarando conceptos sobre el maltrato de género, sobre feminismo, empoderamiento y patriarcado.

Paz, llegó a la ciudad con la novela : Una vida más tarde, que emana emoción con la factura de las grandes obras que caen como milagro en nuestras manos. Háganme caso, no se pierdan esta deliciosa novela, seguro que  se harán vecinas y compañeras de Santa y sus cosas.

Luego se nos desbordó el río de palabras, como suele pasar siempre que nos juntamos mujeres y libros; se nos pasaron las horas, hablando de la dureza de unas vidas quebradas por la sociedad, del empoderamiento, del miedo que ata los cuerpos a la inacción y como desde la Asociación Consuelo Berges se lucha para desatar las mordazas y dejar brotar la palabra como elemento liberador, como forma de conquistar la libertad.

Recalcó Ángeles, que hay un problema pendiente en la violencia de género: los menores  que padecen esta lacra ¿Qué hacemos con las lacerantes heridas de esos pequeños que lastrarán su futuro? ¿Qué hacemos para evitarles el dolor de pasar horas con el maltratador de su madre? ¿Qué hace esta sociedad para protegerlos? En el aire quedaron estas palabras, porque Ángeles insistió en hablar de cosas positivas, del orgullo de ver soltar amarras a las mujeres acogidas que se crecen en la adversidad, liberan sus alas y aprenden a volar lejos del carcelero. Del esfuerzo que supone  la escucha de tanto dolor ahogado entre las paredes de un hogar, tanto que a veces le ahoga la ira por la incomprensión y por el negacionismo que nos encontramos a cada paso.

Todo lo recaudado en la venta de la novela de Paz, se dona para la Asociación que no pasa buenos momentos debido a los consabidos recortes. Ya se sabe, la mujer no es un banco y no necesita ayuda. Y si es maltratada con niños peor.

Acerquense a La Voragine, o a cualquier librería que tengan cercana, llévense a su casa esa joya de novela, por varios motivos: calidad literaria, historia deliciosa, y apoyo a estas mujeres y las que lleguen.

Texto: #MariaToca

Sobre Maria Toca 277 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario