Sobre Ursula Álvarez 30 Artículos
Arequipeña de origen cántabro (sobrina de Consuelo Bergés y sobrina nieta de Matilde de la Torre) Profesora de inglés en la Universidad del Pacífico de Lima Publica en Mujeres Mundi y en diversas revistas peruanas. Corazón partido entre el origen cántabro y su Arequita natal

10 Comentarios

    • Gracias Clarisa por su testimonio, que es común a más lectoras. Es un grave problema que coarta la vida por el dolor insufrible que se padece. Quizá se debiera hacer presión para conseguir avances en el tratamiento de la endometriosis. Me atrevo a sugerirles a las afectadas que prueben la Medicina CHina, es decir, Acupuntura y Moxibustión, se dan buenos resultados sobre todo en el aplacamiento del dolor. Reciba un cordial saludo y reitero mi agradecimiento por su lectura y colaboración

  1. Tengo dos hermanas que han sufrido esa enfermedad: una acabó siendo «vaciada» con treintaypocos, la otra parece que la tiene casi dominada con 38 años… pero sabe que puede volver en cualquier momento. Las dos, sobre todo la mayor, han sufrido la incomprensión de médicos y de otras mujeres, incluida mi madre, que las tachaban de quejicas y exageradas por sus dolorosísimas menstruaciones. Las dos han sido operadas varias veces después de incontables visitas a todos los especialistas, y ninguna puede tener hijos. Si eso no es una enfermedad grave, no sé qué puede serlo…
    Muchos ánimos y mucha suerte.

    • Muchas gracias. El susto ha de pasar, creo que es lo que más estorba. En cuanto a los médicos…supongo que con abstenerse de revisar a una mujer cuyo problema no pueden solucionar, harían bastante…aunque quizás sea mucho pedir, dada la naturaleza humana. En fin, me desahogué y ya es bastante. Abrazos para tus hermanas.

      • He recibido bastantes notas de mujeres que comparten contigo el dolor de la endometriosis en los diversos grupos por donde se comparte @LaPajareraMgzn, y agradecen mucho tu confesión. Y creo que hay algo de machismo en el tratamiento que se da a este tipo de enfermedades: son cosas de mujeres, dicen los médicos, la regla duele, somos un poco histéricas…Todo para no entrar en profundidad en algo tan terrible y que coarta la vida. Gracias, en nombre de varias lectoras.

        • Querida, yo pienso que si fuera a los hombres a quienes les introdujeran miles de artefactos helados a través del pipilín (como decimos los peruanos) pues esto ya se habría solucionado. Antes de caer en manos de Dante, me hicieron las pruebas sin anestesia y todos y cada uno de los ginecólogos de ese hospital, que no tenían ni idea de que la endometriosis no lleva ‘h’, para comenzar, me revisaron impunemente dejándome llorando de dolor y de vergüenza. Dante me salvó porque sabía lo que hacía…un médico en treinta, quizás. ¿Algún día los médicos te enviarán directamente al especialista? No lo creo, las ganas de lucrar y hasta la curiosidad pesan más que el dolor ajeno. Ahora aparentemente vuelvo a estar en manos competentes, soy afortunada, tengo un médico que me evita el dolor. Escribí en lugar de gritar, como una forma de hablar con mi papá. Que nos sirva, a todos. Gracias a la gente por los buenos deseos….no es fácil contar lo que a una le pasa adentro del calzón, ¡reconcho! diría Peredita. Abrazos.

    • Gracias Jaime por tu testimonio, que, como decía a Úrsula, ha sido común a muchas lectoras. Los médicos deberían revisar el concepto de grave, porque como bien dices, este problema es muy grave.

  2. Hola Ursula. Desgraciadamente he vivido tu mismo calvario, por eso te entiendo perfectamente. Soy de Málaga y he dado con una estupenda profesional especialista en Endometriosis, si pudiera ayudarte escríbeme.. Con tus palabras ayudas a visibilizar esta enfermedad. Un fuerte abrazo!!

    • Gracias María. Estoy pasmada con tanto comentario tanto a María Toca como a mí, dudé mucho antes de enviar el artículo. Gracias por la oferta, la tendré en cuenta, pero mis espíritus han de ayudarme para que me curen acá, en Arequipa. Todo va a salir bien y cuando vaya a España será sólo a buscar las huellas de los míos, así sea. Un abrazo muy grande también!

  3. Doy fe es verdad, conozco a esa niña prácticamente desde que tuvo su primer encuentro con el dolor y me duele que hasta ahora la persiga

1 Trackback / Pingback

  1. De espéculos, endometriosis y el espíritu tomado – La pajarera Magazine

Deja un comentario