Esperanza para Gran Hermano VIP.

 

Me rindo, de verdad, ustedes  sabrán entender. Me rindo ante ella: la genuina, doña Esperanza Aguirre.  Desde mi guarida, no puedo menos que confesar la envidia atroz que me produce esa mujer.

Como se lo cuento, tan solo espero que sirva como descargo de este pecado,  la confesión que hago. Porque admirarla es poco, lo mío ralla en envidia (no sana) purulenta y verde.

Desgloso  motivos:

Una mujer, condesa para más señas, a la que se le supone una educación floreada en colegios elitistas y muy católicos, que se da a conocer por nombrar a Sara Mago, siendo ministra de Cultura. Una mujer que aboga por el cumplimiento de la ley,  aparca en carril bus, embiste a policías, sale huyendo para luego volver el argumento y contarnos que la tienen manía por mujer y por anciana. Una mujer que representando a la Comunidad de Madrid ladra a subalternos, los insulta y veja, suelta improperios dignos de peón caminero sobre los arquitectos, llama hijoputa al compañero Alcalde, el desaparecido Gallardón , con micrófonos abiertos al mundo. Que se enfrenta día sí, día no a su bestia negra, la alcaldesa de la Villa y Corte, doña Carmena, con las más peregrinas concesiones al vodevil. Liberal militante, que recibe subvenciones, colocando a hijos y parientes en cualquier zona oficial que se preste, a la que le pagan hasta la luz desde tiempo inmemorial y vaya usted a saber cuánto más.  Por supuesto y sin despeinarse sigue predicando el liberalismo, los males del bolchevismo pentecostal y luciendo palmito en la feria de San Isidro del brazo de mi admirado Vargas Llosa (ayyy, dolor) Y que para conmemorar la toma de Granada, lanza el twit de la discordia, ayer sin ir más lejos…

Que le debemos a los muy católicos Reyes de ídem , doña Isabel (la bien lavá, que le decían) y don Fernando (un poco crapulilla que nos salió, pero se confesaba, expulsaba judíos y moros a cascoporro, por tanto la Santa Madre Iglesia, le perdonaba los pecados de la carne…y de la higiene), como les decía, nos explica  la buena de Esperanza, que a esos adalides de las libertades, les debemos las mujeres no vivir , hoy,  bajo la opresión musulmana, ser muy libres y tener Pedroches en la tele. ¡Como es! No me nieguen ustedes que pocas personas como ella,  concitan una incultura, una falta de valores, de educación, de sentido común,   de tal calibre. Y pocas, segregan tanta bilis, mala baba, maldad congénita, incultura y populismo del peor, que la tipa de Malasaña.

 

Da igual, que la demostremos que miente, que engaña,  que no sabe historia, ni literatura, que es más corrupta que el cadáver de la reina Católica y más mala que la tiña. Da igual. Ella sigue adelante con su gamberra batalla contra doña Carmena,  que es jueza, culta, buena gente, pero…no da titulares.

 

Por eso, Esperanza, no puedo menos que admirar en ti, lo que representas: Nunca tan poco cerebro cundió tanto. Que llegaste a ministra  y todo. Y hoy eres toda una superestar, tanto que están tratando de ficharla en Mediaset para Gran Hermano Vip. Al tiempo.

 

#MariaToca

http://www.escrivivo.es

 

 

Sobre Maria Toca 240 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario