Esperrana Aguirre y la realidad virtual (berlanguiana) Diario de La Pajara Pinta IV

Los que saben de guiones de cine o teatro, dicen que hay que tener cuidado con el miedo, o con el drama porque  tiene un punto que si lo pasas, ese miedo o ese drama, se convierte en risa y se rompe la tensión.

Confieso que me está pasado. Es de tal calibre el sindios de estos tipos/as que de drama pasa a vodevil. Recapitulemos. Venezuela: caca, no se puede ir a trabajar allí, ni a pasear siquiera, a menos que montes lagrimeo con familia de Leopoldo, porque hasta Capriles les parece progresista. Caca, pero muy caca…a menos que seas del PP y hagas negocios con ellos. Entonces sí, deja de ser caca para ser eso: negocio y estar bien. Con una mano piden democracia y con otra sacan los cuartos.

Los políticos que se enfadan con la prensa: caca. A menos que seas amiguito del poder entonces  puedes presionar, mentir, manipular, insultar (zorra, llamaba Maruhenda a la colaboradora de Cifuentes )  entonces a APM no chista, que hay prensa y prensa. ¡Copón, que no entendéis nada!

Si eres Manuela Carmena tienes que ir llorada al Ayuntamiento, porque mostrar o dejar que otros muestren sentimientos y emociones es caca. Si eres Esperrana Aguirre, llora, jura en arameo, manipula, miente, tira policías, aparca donde te salga del shishi. ¿No te has enterado ciudadano de segunda?: hay bula, porque doña Esperrana es marquesa de las Altas Cimas Sociales y puede hacer lo que le de la gana. Llorar, insultar, mentir, manipular…

Y luego están los compis-yoguis, que esos tienen bula también. Pueden mercadear, enriquecerse, abusar de médicas, mentir. Como hacen yoga con doña Leti, la plebe (ella nos llamó mierda, yo soy más correcta) no tiene nada que decir. Porque los compis-yoguis se apoyan. Que no nos damos cuenta de con quién hablamos. ¡Copón!

Que los crápulas celebran el nombramiento del fiscal anticorrupción, Manuel Moix, como el fin de su penuria, porque ya se sabe, perro no muerde perro, no es nada. Otra cosa es lo que pasa en Venezuela, que allí sí que se saltan la ley, nombran a amiguetes para que todo siga en orden.  Se crean postverdades, se  levantan infundios, ya se hizo desde el Ministerio del Interior, ¿recuerdan? Y luego un fiscal amigo, o un juez sin demasiados escrúpulos  hace vista gorda y listo. Y si no, se les expulsa como a Garzón (aviso a navegantes) o a Elpidio…

Total, que  al acercarme al periódico o al telediario no sé si estoy viendo una nueva película de un Berlanga resucitado, una obra de teatro creada por Miguel Gila o ando perdida en una realidad virtual, porque real, real, no parece.

La pena es que pagamos. El dolor agudo es que esta sangría, esta desvergüenza pasa en casa, delante de nuestros ojos, la vemos. La vemos y seguimos bailando al son que nos tocan. Más Berlanga, imposible.

#MariaToca

Sobre Maria Toca 240 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario