Está viva

Está viva. La piel, el alma están vivas

y yo que pensaba que habían muerto

y que nada ni nadie la haría ya vibrar,

convertida en mortaja de mi yo desesperado.

Y ahora, el milagro me llega solapado

en un momento…un soplo de esperanza

se me alientan enteras estas carnes

 al contemplar mi temblor

y tu bonanza.

Está viva, la sangre que me corre por las venas

y camina como rio bravo,  despeñada,

en pos del último rescoldo de una llama

que la incendia y la despierta en cada madrugada.

Se me tiemblan las carnes al pensarte

al sentir tu aliento, como sube por mi nuca

hacia mi pelo.

Y me enerva toda entera, con la gota de sudor

que me estremece, al correrme rauda por la espalda.

Mientras tus manos me recorren con calma

los caminos de mi torso y tus labios horadan,

apenas sin notarlo mi garganta,

con el grito que sale a borbotones

por mi cuello.

Como una adolescente calcinada,

te espero, cada noche en mi almohada

mientras lágrimas de viva emoción

se me hacen agua.

Porque estar viva y amar van paralelas.

…no sabía. Te lo juro. No sabía

que mi piel con la tuya se uniría

y al unísono, tocaran la dulce sinfonía

de una melodía sincopada

que apenas comenzada

 ya me abraza

arrancando de la muerte

mi cabeza.

María Toca

Santander-02-07-2018. 17,55

Sobre Maria Toca 458 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario