Feminismo triunfal

Hemos plegado las banderas, recogido las pancartas y desprendido con pena las pegatinas de la camiseta. Hemos llegado a casa, una mujer madura (disculpen si no preciso) y una de ocho años, nos hemos contemplado, ella con perplejidad, yo con la enorme satisfacción del triunfo. Hoy me van a permitir ustedes la licencia de ser triunfalista y sentirme optimista. Llegarán los días en que la sensación se nos disipe y nuevas realidades crudas y desagradables nos tornen al ánimo acostumbrado. Hoy no. Hoy disfrutemos de la fiesta feminista porque nos la hemos ganado.

Van llegando las cifras cuando escribo esto, al borde de la medianoche del 8 de Marzo de 2019. Resalto la fecha porque es  importante. En Madrid más de 350.000 personas según la policía municipal, Barcelona 200.000, Bilbao 50.000…las ciudades más pequeñas no se conocen aún datos. La mía, Santander, en la que he participado desde la mañana en un programa de radio en directo, conectando con diferentes puntos de las actividades, por la tarde en la marcha, que ha colapsado la ciudad como nada ni nadie ha conseguido jamás, se han roto todas las previsiones.

Tambores, pitos, consignas coreadas con la alegría festiva de las jóvenes que se han incorporado al movimiento con el empeño y la frescura de la savia nueva, color morado en todas las esquinas, en los cuellos, en el pelo, en la muñeca, en banderas, collares de perro…El morado tiñendo las ciudades de libertad, con el grito unánime de igualdad, de lucha y de alegría. Porque si algo tiene el feminismo es hermandad y alegría, tal como nos enseñó Enma Goldman no interesa la revolución si no se puede bailar.

Tan ufanos los chicos de Colón que hicieron caer hasta un gobierno, con sus 50.000 asistentes llegados de toda España con autobús pagado y bocadillo gratis, a más de lavado de cerebro, ahí nos tienen ustedes, queridos casposos,  sin más reseña que nuestra rabia y el ansia de seguir el camino de la libertad y la igualdad. Sin más convocatoria que el derecho que nos asiste a luchar por los derechos de todas. Incluso por los de ustedes que tienen hijas, hermanas, novias o esposas que se han beneficiado de la lucha y lo harán en el futuro, porque sus mujeres abortan, quizá no lo cuenten, pero abortan. Ustedes se divorcian (Abascal va por el segundo matrimonio) tienen hijos/as lgtbi, incluso algunas sufrirán violación y maltrato, por tanto, se van a beneficiar de lo que estas locas feminazis clamaron en el pasado y seguimos clamando en el dulce presente.

 

Desconozco las cifras totales de este 8 de Marzo, pero es más que posible que volcáramos en las calles españolas más de un millón de personas clamando por los derechos y las libertades. Porque el feminismo es universal, de izquierdas, claro que sí –tráguense sus peroratas, queriditos: feminismo es izquierda…o izquierda radical, ustedes mismos lo han dicho-  Tráguense sus liberalismos de salón y sus presentaciones de machunos con atrezzo de mujer domada. Tráguense las diatribas que nos han lanzado durante semanas porque esto es imparable. Claro que somos izquierdas, porque la derecha con el lastre pequeño burgués que anda, es incapaz de ver lo que tiene delante. Hasta las monjitas declaran su feminismo y sus ganas de liberarse del yugo de la sacristía tocapelotas. Queridos Trifachos, han de comer sus palabras como si  fueran  piedras viendo las calles de España reventadas de personas alegres, clamando eslóganes y rompiendo el silencio de los sepulcros blanqueados con nuestros tambores.

En plena marcha  mi pequeña de ocho años me decía: todas las mujeres somos feministas…y somos muchas. Somos millones, mientras contemplaba perpleja la marea humana por la que navegábamos . Y a mí se me henchía el pecho de orgullo viendo el lazo de su pelo morado como el día. Lazo que me regaló una vieja y legendaria feminista como Marta Peredo y que hoy lucía mi pequeña de ocho años perpetuando la lucha por la libertad.

Soy triunfalista porque el olor a progreso no me lo quita nadie. Somos el empuje de esta sociedad. Nada ni nadie consigue movilizaciones como las feministas, rodamos la dinámica social de forma que no hay Trifachos bastantes en el mundo para parar la ola feminista que arrastrará al fascismo hasta enterrarlo (en el mar, no, por favor que lo contamina) sino en una sima profunda para que no salga jamás. Y justo encima pondremos la losa que descorreremos del Valle de los Caídos, cuando saquemos la carroña.

Hoy, ustedes perdonen que esté eufórica, más de un millón de personas nos hemos vuelto a casa con la misma sensación: somos imparables.

 

María Toca

Sobre Maria Toca 713 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

8 Comentarios

  1. Me uno a tu pensamiento y bello escrito .Me identifico contigo como abuela y madre muy orgullosa de haber disfrutado con mi hija y nieta de siete años de un éxito más de la lucha feminista que conocí por primera vez de la palabra de mi querida amiga Marta Peredo que me la inyectó en vena cuando tenía 36 años ahora voy a hacer 69 y ahí sigo. Carmen Mora

    • Gracias Carmen…que bonito lo que estamos viviendo. Y que grandes las mujeres que como Marta nos han luchado y allanado el camino. Tenemos la antorcha y seguirlas es fácil, nos han dejado buen trecho. Un abrazo y gracias por tu lectura y palabras.

  2. Sois la solucion del presente y el único futuro para este mundo cada vez más injusto e insolidario. Sin las mujeres nada es posible. Gran artículo, María.

  3. La verdad, querida Maria, es que da mucha alegría ver a alguien tan feliz, pero me sorprende que dentro de la felicidad sigas dividiendo, una pregunta, ¿por qué no sumamos?.

    Me considero una persona con ideología de derecha, pero te doy mi palabra de honor, que me siento tan feminista por lo menos como tu, o ¿quizás ser hombre y de derechas me inhabilita a luchar por la igualdad de mi Madre y de mi Esposa?

    Felicito de todo corazón a la sociedad española, a toda María, ya que, gracias al sentido común estamos mejorando a pasos agigantados.

    ¡Viva la mujer! y ¡Gracias a la Mujer!

    Miguel Tausia

    • Fíjate, querido Miguel, que te felicito por tu feminismo…pero una duda me corroe ¿no te parece un poco prepotente decir que eres más feminista que yo? Que puede ser, oye, pero no me veo explicando a un negro como ser negro o a un gitano como ser flamenco…No se, cosas mías. Ser de derechas no te imposibilita para reflexionar, para preguntarte los por ques de las desigualdades ( de género, económicas, de raza…) y los desajustes del consumismo y la desigualdad que propugna y potencia el capitalismo. Por supuesto, pero me temo que cuando te respondas con honestidad te hagas de izquierdas. Dicho con todo el respeto y el cariño. Para caminar por el feminismo como por cualquier sitio, hay que aprender, escuchar, leer y ser humilde para reconocer los rastros que la sociedad patriarcal ha dejado durante siglos. Conozco muchos hombres feministas…eduque a dos y si te fijas en @LaPajareraMgzn hay varios (fíjate como divido…) pero todos tienen en común que reconocen cuanto camino les queda. Te ánimo a mirarnos de frente no desde arriba, verás que bien. Un abrazo fraterno y gracias por tu colaboración.

      • Muchísimas gracias por tu respuesta María, te comento. No me parece prepotente no, porque yo no te he dicho que soy más feminista que tu, si te he dicho que me considero igual que tú, fíjate si soy feminista.

        Y de lo que me quejo, y compruebo una vez más con tu respuesta es que identificas feminismo con izquierda, e insisto que no es una identidad, se puede ser feminista y no ser de izquierdas y se puede ser de izquierdas y no ser feminista. Por lo que, si no es idéntico es diferente.

        Por último, y mira que lo intento, quiero luchar contigo para mejorar también en este tema, por favor no me excluyas por no pensar como tú. Yo a ti nunca te excluiré aunque en alguna cosa estemos en las antípodas del pensamiento, solo con opiniones diferentes aumenta la reflexión y las buenas ideas .

        Un fuerte abrazo e insisto muchas gracias por dedicarme tu tiempo.

  4. Gracias por tu entusiasmo, Maria, como mujer y como abuela. A mi también me hubiera encantado llevar a mi nieta de la mano, pero ella se fue con sus amigas, lo que me encanta más aun. Claro, son 15 años …
    Yo, pese a vivir en Bizkaia, he pasado el 8M en Almeria (a intentar mejorar la salud escapando del invierno del norte,)
    , y me fui con mi chico a la manifa, que no era para menos. Unas 15000 personas de toda edad y un entusiasmo contagioso, ¡¡que maravilla!! Y nosotros , que nos temiamos que los nuevos poderes politicos hubieran socavado el animo del personal, nos llevamos la gran sorpresa al ver aquella marea de alegria, color morado….

Deja un comentario