Hacerse a un lado

Dan ganas, de virar,

hacerse a un lado,

dejar pasar la vida

sin tumulto, sin avío,

como si no fuera conmigo

el camino, tan largo, recorrido.

Dan ganas de esconderse

detrás de una esquina,

amordazarse, taparse los oídos,

por no escuchar el clamor

ni los gritos,  que lanzan en desafío

allende los mares,

los más débiles.

Hacerse a un lado, dejarse,

desaparecerse, diluirse

en el estanque del olvido,

como si no fuera conmigo,

el desastre.

Marchitarse en el olvido

dejar que los harpíos adelanten,

quedarme quieta, sin el grito

que de la garganta brota

a cada instante.

Dan ganas, de desaparecerse,

de tanto ver almas impías

de tanto insultarse,

de ver ojos cerrados, almas hueras

ante la incertidumbre de la vida.

Ansío ahogar este vacío

y nunca jamás quejarme ni dejarse

que me troquelen el instante

por cerrar los ojos, al estío.

Siento deseo de  hacerme

a un lado de la vida; en cambio,

sigo en medio, cansada, triturada,

incluso a veces, con el desaliento,

colgado de la entraña,

pero en medio: gritando,

haciendo ruido.

#MariaToca

Santander-26-1-16. 17,59

Sobre Maria Toca 277 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario