Juana Rivas ¿sentencia o venganza?

“La desobediencia civil está justificada frente a una ley injusta y cada uno tiene la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas“.

Martin Luther King (1929-1968)

 

Hoy la justicia española nos ha demostrado su cara. Y la muestra cuarteada, putrefacta, maloliente y vengativa. Se ha consumado la enésima felonía en la persona de Juana Rivas. Una condena de cinco años, 30.000€ de indemnización al maltratador y seis años de pérdida de patria potestad. Acuri ha hecho pleno. El maltratador ha ganado. Perdió una mujer, una madre y de rebote las mujeres en general que otra vez (y van demasiadas en estos meses) se nos dice desde la justicia que no valen ni denuncias, ni rebeldías ni luchas encarnizadas. Ahí están las togas para volvernos al redil. El redil es el aguantar, el mandil y el mocho. Así sea por siempre jamás y que Reig Pla nos bendiga.

Les expongo una pequeña muestra comparativa de sentencias. Vean.

José Manuel Quintana Santana  por abusos reiterados a una menor desde que tenía cinco años hasta los diez, fue  condenado a dos años de cárcel. https://www.elespanol.com/reportajes/20180724/profesor-universitario-palmas-reincidente-abuso-anos-nina/324968333_0.html

Otro condenado, que reconoció su delito: abusar de una niña de nueve años amiga de su hija, se le condena a dos años de cárcel

https://ultimahora.es/sucesos/ultimas/2018/02/27/982975/condenado-dos-anos-carcel-por-abusos-sexuales-nina-palma.html

Tengo presente el caso, ocurrido en Cantabria,  de una sentencia de absolución de abusos continuado a menor porque ésta (de cinco años) no prestó resistencia.

Recuerden que el asesino de Nagore, después de asestarla 39 puñaladas e intentar descuartizar su cuerpo, recibió una condena de diez años. Hoy está libre, tranquilo y ejerciendo la psiquiatría.

Podría pasarme muchas horas exponiendo otros casos pero estoy segura que ustedes, queridas lectoras/es los tienen en mente, cada cual más obsceno en la comparación.

Muchos han dicho que Juana fue mal aconsejada. Les diría a estos sabios/as que cuando se está acorralada, cuando vemos afectados a nuestros hijos la objetividad y la ecuanimidad al tomar decisiones es muy difícil. Curiosa justicia la que considera eximente el alcohol y las drogas en el delito de violación y no considera que la desesperación de una maltratada al entregar a sus hijos al verdugo sea causa de huida y por tanto eximente total de culpa.

Acuri es maltratador. Hay una sentencia firme que lo condena y una denuncia perdida en esos vericuetos de la justicia (minúscula, hoy, muy minúscula) que cuando se encuentre y se curse ya será muy tarde para resarcir el dolor de Juana y de esos pequeños que se han convertido en moneda de cambio, que se ven privados de su madre y educados por un maltratador –reitero, maltratador porque hay sentencia firme-

 

¿A qué obedece la saña en  la sentencia de Juana? Obsérvese que se admiten TODAS las alegaciones del abogado de Acuri, pasando de largo la petición de pena del fiscal que ni se le ocurre pedir la pérdida de patria potestad. No puedo menos que pensar que ese tribunal ha tenido muy en cuenta los gritos y las tamborradas que les dedicamos  no hace mucho después de escuchar la sentencia de la Manada. No puedo evitar pensar que pesa  mucho el concepto patriarcal del matrimonio y de la función femenina como algo subsidiario al varón, en esos jueces que castigan con rigor inaudito a una mujer que solo corría a proteger a sus hijos.

Miren, vamos a ponernos en lo peor. Vamos a creer, tal como afirman los cachorros de Forocoches, que Juana es una manipuladora que solo quería marcharse de Italia con sus pequeños. Vamos a imaginar que no existieron los malos tratos que confirman la sentencia. Vamos a pensar  que Juana es una frívola que deja al padre de sus hijos por capricho. Imaginemos lo peor. Y cuando la hayamos imaginado volvamos al comienzo de este artículo. Leamos la condena. Y si alguno de ustedes afirma que siendo Juana un mal bicho, una mala esposa, se merece la condena impuesta, yo les diré, entonces,  que ustedes no tienen ni corazón ni hijos.

No tengo ni la más mínima duda de que Acuri es un maltratador, por la sentencia que lo afirma y por el comportamiento de psicópata vengativo contra la madre de sus hijos. Nadie que tenga un mínimo de  sentimiento expone al dolor que sentirán esos pequeños ante una madre encarcelada durante cinco años por tenerlos escondidos. Nadie con sentimientos castiga a la madre de sus hijos de esa manera. Nadie normal. Lo hace un maltratador/psicópata de manual, que con tal de herir, de matar el espíritu de la mujer que lo abandona es capaz de todo.  Casos conocemos de sobra.  Y luego volvamos a Juana.

Ayer la justicia se ha cubierto de mierda una vez más. Con una sentencia vejatoria para la mujer en general y cruel para una que no ha encontrado amparo cuando denunció ni consuelo en su periplo de dolor.

No ha habido eximentes para Juana. No se aplica piedad a una mujer que su único delito fue llevarse a sus niños unos días en la desesperada búsqueda de evitar entregarlos a un mal padre. La alevosía de quitarle la patria potestad es la burla sangrienta que le hacen y de rebote a las feministas que llevamos demasiado tiempo exigiendo que  a los maltratadores se les imponga ese mismo castigo y no se concede. Incluso a los abusadores se les deja ver a los hijos, a los que han maltratado reiteradamente se les concede el derecho de visita. A Juana no. Con Juana había que ensañarse. Como aviso a navegantas…

Una cosa si debieran tener claro los jueces patriarcales y necios. Pueden ustedes estar bien seguros que no nos vamos a cansar. Miren, llevamos siglos de lucha, caminando hacia adelante, con paradas  y retrocesos, pero sin desaliento. Con Juana bregaremos, como con la Manada. Vamos a cansarnos de gritarles que está ustedes caducos. Vamos a seguir dando por el saco a una justicia nauseabunda hasta que la cambiemos, porque no tiene cabida que hoy una madre rebelde, una mujer cuyo delito fue esconder a sus hijos unos días, vaya a la cárcel. No se imaginan, señores jueces lo cansinas y persistentes que somos las mujeres cabreadas.

María Toca

 

Agradezco la cita y la foto de Martin Luther King a mi querido Rodrigo López.

Sobre Maria Toca 542 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

4 Comentarios

1 Trackback / Pingback

  1. No prohíben el aborto. Prohíben ser mujeres libres – La pajarera Magazine

Deja un comentario