Lo que devuelven los espejos

Me encantan los espejos, no los que reflejan espejismos del ego, sino los directos, los que te muestran el alma, los que te dejan sin velos.

Espejos son los ojos, que en el otro, te recuerdan lo que eres, te devuelven lo que quieres.

Espejo es el Agua, la que desnuda y, a veces, con su sinceridad… hiere. La que trae sabiduría y las cosas que pasaron que te recorren todavía.

Espejos son las fotos, que nunca plasman la realidad sino la verdad que cada uno tiene. Ellas son espejos distorsionados que te invitan a jugar al otro lado.

Espejos son los niños, que se ponen delante y te obligan a enfrentarte. A ti, a aquello que crees que ya no está, a aquello que algún día te hizo llorar. Y crees ver en ellos lo que es solo tuyo, lo que hay y lo que hubo.

Espejo es tu corazón, que llama con sus latidos su reflejo en el Universo, donde se crea lo imposible, donde todo y nada esperan a que los animes.

 

Texto y fotografía: Silvia Maza

Deja un comentario