Mercé Rodoreda

Mercé Rodoreda es una artista total. Su obra va desde la poesía, al teatro y al ensayo, aunque destacó especialmente como novelista. Al final de su vida, se descubre que también  tiene una obra pictórica de cierto valor. Fue traducida a más de cuarenta idiomas, aunque siempre escribió en catalán. Puede considerarse una catalana universal y puntera de la literatura en ese idioma.

Nació en un diez de Octubre de 1908, (hoy hace 110 años) en San Gervasi de Cassoles, en Barcelona, dentro de una familia acomodada, tanto su padre Andreu Rodoreda como la madre, Montserrat Gurguí, eran amantes de la literatura y en general de todas las artes, por tanto, Mercé creció en un ambiente culturizado.

Los referentes literarios que la marcaron fueron: Ramon Llull, Jacint Verdaguer, Joan Maragall o Josep Carner. Su abuelo Pere Gurguí, era amigo de  Jacint Verdaguer,  a quien erigió un monumento en el jardín de su casa, cuando murió con parte de su obra inscrito en el mismo, por tanto Mercé se vio rodeada de  literatura desde la infancia .  La influyó directamente su abuelo, con quien estaba muy unida, trasladando éste, a la niña, el sentido catalanista profundo que Gurguí sentía, así como el amor a la lengua catalana y a las flores, cosa que acompañó a Mercé durante toda su vida.

 

Desde muy joven recitó poesía actuando en actos teatrales,  como ejemplo sirva el que a los quince años, El 30 de mayo de 1920 participó en el drama Quince días de reinado en el Colegio Nuestra Señora de Lourdes. En el mismo acto también recitó el poema en catalán: La negra.

Poco después muere su abuelo,  dejándola en una orfandad afectiva importante. Su tío Juan se instala en su casa, Mercé lo admira desde niña, ya que han mantenido correspondencia continua y ha sido su confidente en la distancia. Poco después se casa con él, para lo que tienen que pedir dispensa papal, por los lazos de consanguineidad que tienen. Nace un hijo de la unión, después de ocho años de matrimonio: Jordi Gurguí i Rodoreda.

Durante su matrimonio, siente que no quiere depender de la fortuna del marido, y comienza a escribir como forma de independizarse económicamente. En 1933 comienza su colaboración  con la revista Clarisime, y comienza a formar parte de la asociación de la prensa de Barcelona.

Recibe clases en el Liceo Dalmau, donde mejora su conocimiento de la lengua. Le  imparte los concimientos  el pedagogo y lingüista Delfí Dalmau i Gener, que la influye  de forma definitiva en su escritura y vocación literaria. El lingüista Dalmau, siente gran aprecio y admiración por Rodoreda, y poco después  le pide su colaboración en su obra Polémica.

En 1932 publica su primera novela:  Sóc una dona honrada?. Pasó un tanto desapercibida, hasta que se presentó  a un premio que no ganó, pero sirvió de puente para darse a conocer. En 1934 publica en Clarisime,  Del que hom no pot fugir, poco más tarde ganó el Premio del Casino Independiente de los Juegos Florales de Lérida, con el cuento La sireneta i el dofí, actualmente perdido.

Poco después el editor Joan Puig i Ferreter, se fija en ella, y le publica varias obras, con lo que Mercé Rodoreda, se introduce en el ambiente literario de la época, forma parte del grupo Sabadell, y se adentra en la lectura de Dostoievski.

En 1936 edita Crime, posteriormente Rodoreda descarta esa novela por considerarlas fruto de la inexperiencia como escritora.

 

Durante la Guerra Civil, no tuvo una significación destacada, aunque  colaboró con el Comisariado de Propaganda de la Generalitat de Catalunya​, donde se relacionó con escritores que sí tenían mayor significación. Se le concede el premio Joan Crexells por la novela Aloma. Fue amante de Andreu Nin, que el 16 de Junio es detenido frente a la sede de su partido. Pocos días después fue torturado y asesinado por orden del soviético, general Orlov en la prisión de Alcalá de Henares. En 1937, en plena contienda, se divorcia de su marido, con el que seguía casada.

icult ARMAND OBIOLS Y MERCE RODOREDA EN VILLA ROSSET OCTUBRE DE 1939

Decide exiliarse, más que por sus acciones, que siempre estuvieron apartadas de un posicionamiento político definido,  por los amigos que la rodearon durante la guerra y por la implicación con el catalanismo. Rodoreda cree que será por poco tiempo, decide, por tanto,  dejar a su hijo al cuidado de su madre, emprendiendo un largo exilio que la llevará por diversas ciudades de Francia hasta recalar en el castillo de Roissy-En- Brie, donde residían en comunidad varios escritores y pintores exiliados como ella. Conoce a Bernard Obiols, que estaba casado, emprendiendo una relación con él que divide a los integrantes del castillo, formándose dos bloques enfrentados, los que defienden a la esposa de Obiols y los que se ponen de parte de Rodoreda. Ambos marchan, al iniciarse la II Guerra Mundial del castillo y durante un tiempo vagan por Francia. Permanecen en diversas ciudades de forma muy precaria, huyendo del avance de los nazis. Obiols, es detenido durante una temporada,  utilizando, ella, influencias para conseguir su libertad. Residen durante un tiempo en Burdeos, para al final de la guerra regresar a París, viviendo cerca de Sant Germain des  Prés. Durante esa época, trabajó de costurera para poder sobrevivir. Es una etapa oscura, llena de penalidades en donde dedica el tiempo a conseguir sustento y apenas puede escribir.

Lentamente comienza a colaborar con publicaciones, torna a escribir y recibir premios, lo que la permite volver a su vocación. En 1954, Rodoreda y Obiols se trasladan a Ginebra donde ella realiza gran parte de su obra. En esta ciudad jamás se encontró a gusto, la consideraba aburrida, exenta de vida, pero esa circunstancia la impele a escribir sin parar. Se interesa por la obra de Picasso, Klee y Miró, a partir de esa influencia,  comienza a pintar influida por esos artistas. En Ginebra, también, desarrolla su afición a las plantas creando jardines hermosos que aún perduran.

 

En 1960 crea su obra cumbre La plaça del diamant, que es considerada la novela más importante de Catalunya de postguerra. Sus obras comienzan a traducirse y ser conocidas.

En 1971 muere Armand Obiols, a la vez que se descubre su relación con una amante secreta, lo que hunde a la autora en una melancolía y soledad, de la que tarda en reponerse.  En 1972 regresa a Catalunya poniendo fin a su exilio. Se instala en Romanyá de la Selva, en Girona, residiendo allí hasta su muerte en 1983, de un cáncer de hígado.

Su obra es difícil de clasificar, recibió influencias de muchos grandes autores como Marcel ProustJoan SalesArmand ObiolsVirginia WoolfThomas MannVíctor CatalàJosep Carner y Delfín Dalmau dándose en sus escritos una tendencia al psicologismo y un cuidado literario muy valorado.

Entre sus obras principales, se encuentran:

 

La Plaça del Diamant 

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-plaza-del-diamante/plaza-del-diamante-capitulo-1/469730/
Aloma
Mirall Trencat
El carrer de les Camèlies
Jardí vora el ma
Viatjes i flors
La meva Cristina i altres contes

Mercé Rodoreda, es, quizá la autora más importante de la postguerra, siendo traducida a más de cuarenta idiomas su obra, y gozando de gran popularidad, incluso después de su muerte. 

 

María Toca

Sobre Maria Toca 538 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario