Minificción: tensión

El eco de los tacones de las azafatas rompe un tenue murmullo en la cola frente al mostrador de embarque. Es un vuelo lowcost de primerísima hora. Aunque de pie, la mayoría estamos semidormidos. Hay uno que se despierta mucho más que el resto. No encuentra su maleta. Ríe cuando se da cuenta de lo ocurrido, lo comenta con su pareja, sin perder los nervios. Ella tampoco se altera. Oigo sin embargo juicios más hirientes. «Hay que estar gilipollas».
La cola se reduce a medida que los pasajeros se embuten en el “finger”. El despistado viajero y su novia se alejan de nosotros, desandan lo andado. Su calma es casi intrigante.
—Me he dejado el equipaje en el control de equipajes —le dice al policía, el mismo que seguramente antes supervisó su pasaporte. El agente lo mira incrédulo. La sonrisa del individuo continúa ahí. En el aeropuerto se dispara un código 10 por bulto no identificado.
—Madre mía —El uniformado les hace un gesto condescendiente para que pasen al otro lado, rumbo al odioso barullo del control.
Pantalones caídos, pies descalzos, líquidos y sustancias untuosas requisados (he visto extirparle a alguien dos tortas del Casar del macuto). En este lugar se inmolan los equipajes sospechosos de no tener dueño. Pero la pareja en ningún momento echa a correr. Sonríen, van de la mano. Son dos tontos felices. Un admirable talante.
¿De dónde saca esa pachorra alguien a punto de perder la maleta antes incluso de perder el vuelo? ¿Es un ser desprendido de lo material? ¿Ha abusado del Trankimazin? ¿De la lobotomía? Sea como sea, es envidiable, me digo, mientras tomo asiento en el avión. Con unos cuantos más individuos así, bajaría la tensión de este país varios “mercurios”.

“Los Web. ¿Inconformistas o solo locos?”
https://www.amazon.es/dp/1983028819

Jesús R. Delgado.

Sobre Jesús R. Delgado 4 Artículos
Director de Cine y Cortometraje. Escritor. Profesor de Cinematografía. Periodista (EFE, País, Norte de Castilla, El Semanal)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario