Prisión Permanente Revisable. Como hacer buena demagogia

Si yo os dijera: “prisión permanente revisable para asesinos de niños”.

¿Quién puede posicionarse en contra?

Simplemente no hay debate, porque cualquier explicación contraria será tomada como una traición a la memoria del niño, a su sufrimiento y al horror generado.

Incluso se hará entender que es un intento de suavizar la pena de prisión de un asesino desalmado que puede quitar la vida de un niño en base a ¿qué? ¿a la concepción de la justicia? ¿al principio de no sé qué?

No podemos pedirle a la gente que separe lo normativo de lo emocional y se posicione de forma racional y asertiva sobre algo que atraviesa como una lanza el corazón a cualquier persona normal, pero sí al estado.

Siempre he pensado que es una cuestión de roles.

Habrá hipocresías y mentiras, no lo niego, pero es una cuestión de roles.

El estado jamás debería haber aprobado esa ley, jamás. Del mismo modo que jamás deberíamos pedirle a una madre que no desee la muerte de un asesino de niños o a cualquier persona, pueda ponerse en ese lugar o no.

La prisión permanente revisable es una barbaridad y no sirve de nada y no sirve de nada porque no repara la situación.

Y os voy a contar un secreto, ninguna ley puede reparar algo así, ninguna. La ley está limitada y nunca será suficiente.

La aprobación de la prisión permanente revisable es el paso previo a la perpetua y de la perpetua a la pena de muerte hay un twit de Santiago Abascal.

Se aprueba la prisión permanente revisable no por motivos jurídicos, sino por motivos pasionales, mediáticos y disculpad, porque pensaba que jamás diría esto, pero también por populismo barato. Luego se aprobará la perpetua, porque resulta que no se pueden reinsertar y luego, se aprobará la pena de muerte, porque salen muy caros al estado y cambiamos la constitución en cinco minutos.

Y todo el mundo estará de acuerdo.

En vez de destinar recursos a matar o a encarcelar eternamente, podríamos destinar recursos a las víctimas, que falta les hace.

El estado no puede quitar la libertad eternamente y no puede matar. Si eso ocurre, si eso llegase a pasar, tendría graves consecuencias, entre otras, debilitar la democracia hasta niveles que ni os imagináis, porque los estados en abstracto no existen y se rigen por pilares éticos, por principios y valores.

Ponemos demasiado el foco en el odio y muy poco en la reparación y la ayuda a las víctimas.

Quizás por ese motivo la política está hablando de cuánto tiempo encarcelar a un asesino y no de atender con recursos las necesidades tan sobrevenidas como evidentes de sus familiares, amigos/as y allegados/as por parte de los servicios públicos.

Que es, sin duda, dónde deberían residir nuestros esfuerzos, nuestro dinero y dónde, segurísimo, resultaría muchísimo más útil y de más ayuda.

Dejad que la gente se cague en el dios que considere, que pida lo que quiera y que expresen lo que consideren. Cada cual gestiona como cree.

La diferencia entre un ciudadano cualquiera y Pablo Casado es que el primero no tiene responsabilidades políticas y el segundo sí.

Discursos como esos, incendiarios, violentos, crueles y despiadados que instrumentalizan el dolor ajeno solo para poner un tick a una medida de su programa, no llevan a nada más que a rascar votos.

Es absolutamente asqueroso lo que ha hecho Pablo Casado, porque si su intención era ganar la carrera por la derecha a Santiago Abascal... enhorabuena, porque vas ganando.

Y si su intención era ser el más justo de todos, habérselo pensando antes de recortar presupuesto a servicios públicos destinados a ese fin.

Yo solo espero que si algún día soy el padre de una Laura Luelmo, me paréis y no utilicéis mi tristeza, mi furia y el dolor de mi pérdida, para convertirme en un hooligan, que es lo que esta gente está intentando, utilizar a las víctimas para hacerles el juego político.

Si pensábamos que no podía ser más surrealista todo, abre la boca Pablo Casado y nos sorprende otra vez.

Toni Miralles Alemany

2 Comentarios

  1. Estando de acuerdo en lo repugnante de la actuación de Casado, también me gustaría saber qué solución podemos aportar para los casos de delincuentes reincidentes sin posibilidad de reinserción… Es decir, el violador o el asesino que nada mas cumplir condena vuelve a violar o a asesinar, ¿es una persona que puede vivir en sociedad? ¿Realmente alguien se cree que todo el mundo es reinsertable? En mi opinión, hay personas que, ya sea por enfermedad mental o por otros factores, no pueden vivir en sociedad de ningún modo… ¿qué hacemos con ellos? ¿O el buenismo nos lleva a poner sus derechos por delante de los de sus víctimas? Una solución quizás podría ser recluirlos en “granjas” donde pudieran llevar una vida digna pero sin contacto con la sociedad… Desde luego, para mí está claro que un pederasta o un violador reincidente volverá a delinquir en cuanto tenga ocasión, destrozando la vida de una o varias personas inocentes… ¿Realmente alguien piensa que es una buena idea dejar a estas personas libres sabiendo que reincidirán? De hecho, tampoco entiendo cómo estando en la cárcel, las personas tienen mas derechos que las que están libres: derecho a un techo, a calefacción, a la televisión, a un gimnasio, a estudiar… y todo ello sin aportar nada a la sociedad y sin pagar ni trabajar… ¿No está mas preso el que es pobre cobrando el sueldo mínimo y sin derecho a nada que no pueda pagar?
    No sé, me parece un tema complejo, pero también me parece que la situación actual beneficia mas al delincuente que a las víctimas, y eso me parece intolerable en una democracia.
    ¡Saludos y felices fiestas!

    • Es un tema complejo. Muy complejo Jaime, cierto. Lo que ocurre es que las medidas restrictivas de libertad jamás han solucionado nada, solo son estallidos de cólera vacíos de contenido. Además la PPR existe…lo que se pretende es derogar la ley y lo cierto es que no evitó ninguna muerte como se demuestra con las que llevamos. ¿Qué hacer con los psicópatas asesinos que no se reinsertan? Creo que se pueden arbitrar medidas, para eso están los técnicos,lo que no es de recibo es que la justicia se vuelva venganza porque de eso a la pena de muerte y después a la exhibición de reo en plaza pública restan pasos. La violencia de género, la violencia machista o patriarcal tiene dificil solución porque no se trabaja de verdad en ello. Quizá revisar la formación de esos “amables” jueces que dictan sentencias como las de la Manada y tantas otras, quizá reciclar la enseñanza donde se imparta cultura inclusiva…La pornografía, la prostitución y tantas acciones que se podrían llevar a cabo. Lo que ha demostrado que no sirve es la PPR, porque está en vigor ahora mismo. Un abrazo Jaime, agradecemos como siempre tu colaboración y tu lectura y te deseamos todo el equipo de @LaPajareraMgzn un feliz año nuevo

1 Trackback / Pingback

  1. Sobre el polémico twit del PP sobre la muerte de Sánchez – La pajarera Magazine

Responder a Maria Toca Cancelar respuesta