¿Qué esta ocurriendo en México con el gasolinazo?

Poco vemos, poco conocemos del país hermano, tan solo cuando los brotes de violencia son extremos, incapaz el gobierno de acallarlos, saltan a la prensa internacional, más entretenida con gobiernos poco afines. Imaginen el escándalo mediático de producirse los sucesos de México, digamos en Venezuela o Cuba. Desde #LaPajarera hemos dado voz a informantes independientes del pueblo mexicano, como Lelio Julian Argota Montes,  que colabora con gusto para  aclararnos lo que está ocurriendo de verdad en México.

 

 

En sucesivas promesas electorales el presidente Peña Nieto, hizo creer a la población que el precio del combustible, bajaría. Recordemos que el gobierno actual, liberalizó la explotación de la comercialización de  hidrocarburos, hasta entonces en manos de Petróleos Mexicanos (Pemex)  afectada de una endémica corrupción. En línea con el ideario neoliberal del actual gobierno, en vez de corregir excesos, limpiar y sanear la empresa pública, la opción fue privatizarla. Los  líderes de Pemex han amasado fortunas  engrosando las cuentas de políticos con el fin de subvencionar campañas electorales. Quizá el mejor ejemplo se encuentra representado en el señor Romero Deschamps, pero esto merece otro artículo que #LaPajarera dedicará a la corrupción de (Pemex).

 

El error interesado del gobierno fue hacer creer al ciudadano que bajarían los precios del carburante, cuando se sabía de antemano, que eso era imposible. Ahora la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, confiesa, que de no subir el precio de los combustibles se incrementaría de forma innecesaria el gasto público, la deuda, y como consecuencia tendría que haber una subida de impuestos generalizada. Los subsidios que el gobierno gasta para mantener el precio de la gasolina le costó al Estado 1,1 billones de pesos (unos US$ 53.000 millones) entre 2006 y 2014. Por otra parte, el 36% del costo de un litro de combustible corresponde a impuestos que van al fisco por lo cual es una fuente importante de ingresos para las arcas públicas. Todo esto, era conocido de sobra por el gobierno antes de acceder al poder, por tanto, el engaño al hacer promesas de bajada es manifiesto. Es probable, que esta falacia fuera  la mecha que encendió la desesperación de los habitantes de México.

 

Pasamos a explicar con las palabras de nuestro colaborador en México, Lelio Julián Argota, lo que supone para el ciudadano medio mexicano la subida del llamado gasolinazo:

El estallido del gasolinazo se produce debido al incremento del 20%, en el costo de la gasolina. Esto significa que de cada diez pesos que gasta un mexicano en gasolina, cuatro pesos con veinte centavos se van a  lo que llamamos  Impuesto Sobre Servicios. A éste gravamen, le añadimos un 16%  de IVA, dando un resultado de un 36% en tasas. Esto genera una escalada en la inflación, desorbitada ya desde antes de la subida. Haremos hincapié que  la vida mejicana se mueve a través de carretera, amén de que los precios de la gasolina estarán sujetos a las variaciones de los  del petróleo. Se espera que en el mes de febrero  haya otro aumento en precio del combustible de un 8%.  Sumado al 36% actual, el incremento se elevará un total de un 44%.

 

Comprenderán que esto  será insostenible para los mexicanos ya que el salario mínimo  está  debajo  del umbral de pobreza; ronda en torno a  98 euros al mes, cantidad que no alcanza para cubrir las necesidades básicas: alimento, vestido, escuela. Si le sumamos el incremento en combustibles pueden imaginar la desesperación del ciudadano medio, y la imposibilidad total de mantener niveles de dignidad. Esto es en esencia la causa del descontento social, que rompe con la explosión de violencia y vandalismo que contemplamos .

Unido a la rabia contenida de la población, hay suficientes sospechas de que existen grupos de choque pagados, al servicio del gobierno, provocando caos para  justificar el uso del ejército y la policía,  de esta forma  reprimir las protestas de la ciudadanía coartando libertades.  Se comprobó  que hay numerosos miembros del ejército y la policía saqueando comercios o facilitando la entrada de violentos en pequeños comercios. Es la vieja fórmula conocida: sembrar caos, provocar terror y miedo en la clase media, para que la represión social sea vista como salvadora de la seguridad. El miedo como garante del poder establecido.

 

En estos momentos la situación está descontrolada. El Grupo Gasolinero G500, que agrupa a 1.800 estaciones de servicio, anunció que cerrará 400 de ellas debido a que han sufrido actos de vandalismo o amenazas. La empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) solicitó ayuda para desbloquear los accesos a terminales de almacenamiento y distribución de combustible

Los saqueos, el caos, están inflamando una sociedad maltrecha y violenta, que necesita paz y un poco de cordura para salir del marasmo en que se encuentra.

 

#MariaToca,  en colaboración con Lelio Julian Argote Montes para #LaPajarera.

Agradecemos la colaboración en el reportaje de Constanza Díaz (mi maravillosa Giraluna) y Luis Gonzalez.

Sobre Maria Toca 240 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario