Resumen del año que nos deja. Y feliz entrada del 2017

Un año que termina, con los mismos problema o más que al empezar. Clamábamos por los refugiados la Navidad pasada y en esta siguen su peregrinaje por un mundo al que no le asustan migraciones, guetos e infamias, más típicas del siglo pasado que de éste. La vieja Europa no supo aprender de la historia reciente,  deja a la intemperie, a los que huyen de guerras, hambrunas, fanatismo y terror. En los medios, las noticias se trituran a marcha de ciento cuarenta caracteres, que son pocos para contar dramas, por tanto se desfasan de un día para otro cayendo en el olvido donde mueren los débiles.

Siguen matando mujeres en nuestro país, mientras la indiferencia cubre y vela sus muertes. Apenas unas salidas en los telediarios, con los cuerpos rezumando sangre de mil puñaladas, luego olvido y poco más. Algunas clamamos por políticas serias de cambios educativos, culturales de base, pero nos tapan la boca llamándonos sensibles, histéricas y exageradas. Mal país para mujeres, en el que vivimos. O mal mundo.

 

Nos gobiernan los mismo, o peores (ay esa incorporación de don Iñigo, cuya Corporación escuchó las alegaciones de Amparo para evitar el desahucio, con estoica calma y luego lloraban a moco, al marcharse de la Casona, el Bienpeinao…lágrimas de cocodrilo o peor) El gobierno se hizo   a pulso de agotamiento, aburrimiento y estulticia. En el lado opuesto de la pista, unos partidos de izquierda que hacen del apuñalamiento, arte. Del propio, se entiende; tan entretenidos en zurrarse entre ellos que les queda poco tiempo para mirar afuera.

 

Fuera de Genova, Ferraz, y Embajadores (si no estoy mal informada, es donde está la sede morada) hay un mundo que sigue desahuciado, con precariedad cultural, con centros educativos en estado de penuria, paro, autónomos desesperados y una clase media depauperada que languidece sin que nadie ose ponerles voz.  Mientras nuestros  jóvenes siguen emigrando con un goteo  constante. Nos sangra la patria (la de verdad, la de la gente, no la de banderita muñequera) con la élite intelectual enriqueciendo culturas foráneas, mientras pagamos autopistas, subvencionamos fantasmones y cultivamos mamandurrias plenas de inanes titulados.

 

Nada nuevo bajo el sol. Si ustedes revisan los textos de Galdós, o de Larra, verán que pude haberme ahorrado el artículo, copiar y pegar sin menoscabo, a mis admirados antecesores. Claro, que una tiene vergüenza, no dirige ni universidades ni periódicos de alcurnia (por lo de los plagios, digo) y se gana el cocido con su pura fuerza.

 

En esas nos felicita el Borbón, y nos dice que no abramos heridas. Como si alguna vez se hubieran cerrado. Ahí está él, precisamente, heredando una de las más grandes heridas de la historia reciente. Habría que explicarle al Borboncito, que las heridas se cierran a base de perdón ,resarcir el daño, terapia de encuentro y reconocimiento del propio delito, no con el pegatodo que heredó de una Transición falsa y escurridiza.

No nos queda más que desearles feliz año, de parte del equipo de #LaPajarera, les deseamos lo mejor. No nos falten. No dejen de leernos, no por ser nosotros, sino por ser libres, por tener los pies en la calle y gritar. Aunque nadie escuche.

 

Equipo de #LaPajarera.

31-12-2016

 

Sobre Maria Toca 277 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario