Se crecen. Los orates se crecen.

Se crecen, lo constato cada día. Tan pronto sale un esperpento con sotana y alharacas a decir boutades que nos dejan perplejas, como se naranjea un autobús para recorrer la Villa y Corte con insultos a colectivos y a la ciencia. Y tan tranquilos oye. Crecidos. Van muy crecidos.

Luego nos hablan del lobby gay, feminista, nos cuentan conspiranoicas tramas de la destrucción de Occidente por culpa del vicio, de la liberación de la mujer y de la mezcla de razas. Crecidos, ya digo. Dan vuelta el argumento de la visibilidad, del igualitarismo, con una facilidad pasmosa, usurpan la razón y la palabra al sentido común, al progreso, a la justicia y convencen a muchos, que les votan y les siguen como fieles corderillos.

Reconozco que esas patrañas me hicieron reír en su momento. Escuchar (a veces en vivo y en directo) sus cuentos conspiranoicos sobre la mezcla de razas, el “pecado” de la sodomía y la mezcla de razas,  como resquebraja el mundo conocido, cual Sodoma y Gomorra augurando futuros estatuados de sal, me daba risa. Incluso me he permitido chascarrillos sobre el tema, muy celebrados, por cierto.

Claro que escuchar en el Parlamento Europeo a un orate (Jannis Korwin) decir que las mujeres somos menos inteligentes, y por tanto debemos ganar menos. Oír al naranjito/cuñao que habita la Casa Blanca, despotricar sobre inmigrantes, mujeres, negros, gays y todo el que no sea hijo de su padre y que esos tipos estén ahí gracias al voto de millones de personas, me corta la risa.

Están crecidos. Les crecen y se creen sus patrañas o las cuentan para que sean creídas y ellos poder rebañar. Quédense con lo que prefieran, pero hagamos caso de los cantos de sirena de esos fantoches del nuevo fascio que crecen como mala yerba en las calles de los países ¿avanzados?

Están crecidos porque no nos defendemos, porque los hemos dejado medrar debajo de nuestras faldas. Ayer escuchaba a una catedrática jubilada, activista y luchadora histórica, decir que el cambio operado en los jóvenes universitarios es grande desde sus tiempos, para mal, naturalmente. Se automatiza la sociedad, quizá debido al inseguro futuro que padecemos. Y no se lucha,  no se rebate, y no se combate con las armas de la razón a la sinrazón que llega. Países como Holanda, Austria, Hungría, Polonia, Ucrania, Rusia, Grecia, Francia, EE UU, España…con fascistas a cara descubierta en el poder o a punto de tomarlo, mientras que en los otros que no nombro, existen fuertes partidos xenófobos, racistas, supremacistas, imbecilistas (esto resume lo anterior) da un bastante miedo. Lo reconozco.

Reconozco que la risa que me producían estos esperpentos bufos, inanes, acientíficos, orates de patria y fuego, se me está coagulando en el rostro. Imagino que como a muchas/os de ustedes.

 

#MariaToca

Sobre Maria Toca 241 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario