Soneto

MUJER, ¿SERÁ SONETO?

(Tras leer la poesía lírica de Sor Juana Inés de la Cruz… Siglo de Oro; movimiento Barroco y defensora de la igualdad de la mujer.)

 

Mi meta: conseguir este soneto.

Me hará falta expresarlo con teatro;

ciento cincuenta han de ser más cuatro

las sílabas medidas por completo.

 

Tan sólo queda ver si pones veto.

Las estrofas, mujer, sumarán cuatro.

“Turbada porque al soneto idolatro

y por temor, solo haría este cuarteto…”

 

La estrofa de un terceto va llegando

senda que sigo con garbo al remate,

sinalefas, gramática y… ripiando.

 

Queda dejar atrás algún dislate

firmar con cierto estilo al ir cerrando

mas, temo algún error que me delate.

 

©Ángeles Sánchez Gandarillas

  1. INDEFENSA.
    He sido enamorado por tus ojos
    y que son dos noches sin luz oscuras
    he sido la mejor de tus capturas
    y testigo de todos tus antojos.

    Besado tus cabellos pelirrojos
    cómplice y participe en tus locuras
    ahora en tu silencio me clausuras
    llenando mi cuerpo y mi alma de enojos.

    Ahogando mi sueño en agua fría
    matando mi libertad amorosa
    dándole sepultura a mi alegría.

    En la tierra de la pena famosa
    soy presa fácil en la cacería
    pues hoy soy una indefensa mariposa.
    Puchelar

  2. Yo encuentro, Gandarillas, tus dislates
    ya que al contar me suenan disparates
    los versos que a seguido cito rápido
    pues encuentro su medir mal calculado.
    “ciento cincuenta han de ser más cuatro”
    me suena como falso endecasílabo.
    El faltar una sílaba es defecto
    lo mismo y al revés de lo siguiente
    “y por temor, solo haría este cuarteto…”
    en que si no le sobra, sobra gente

    .. que critique tus versos, ¡oh gran Sánchez!
    y de leves dislates te los tache.
    Como prueba de respeto mando un beso
    y lo aceptes como amigo, ¡oh gran Ángeles!
    .

  3. LIRAS.
    Donde se fue mi crédito
    acaso es un pájaro emigratorio
    para mí esto es inédito
    parece obligatorio
    no pasare del triste dormitorio.

    Soy como una estación
    de tren, los amores que por mi pasan
    poco en mi corazón
    el tiempo lo rebasan
    todos mis intentos de amar fracasan.

    Tormenta de verano
    sobre mi cuerpo sentencia de muerte
    y no lo digo en vano
    se me acaba mi suerte
    y solo pregunto a quien le divierte.

    Mirada de lagarto
    quieta penetrante, las tentaciones
    contigo las comparto
    tus manos dos bastiones
    donde nacen las mejores canciones.
    Puchelar.

Deja un comentario