Teresa Cabarrús

Controvertida mujer que nació en Carabanchel Alto un 31 de Julio de 1773. Hija de un comerciante de éxito, originario de Navarra, Francisco Cabarrús, con el tiempo fundó el Banco San Carlos, (ancestro del Banco Central Español)  fue nombrado como conde de Cavarrús, así como de María Antonia Galabert, hija a su vez de industriales franceses. Hasta los tres años, Teresa fue criada por una nodriza en Carabanchel, siendo trasladada poco después  a un colegio religioso donde recibió educación esmerada. No tenía más de 12 años cuando un tío suyo (hermano de la madre) la solicitó en matrimonio atraído por la belleza de la niña. El padre de Teresa, enfurecido, le expulsa de su casa y obliga a Teresa a trasladarse con su madre  para recibir la formación que desea para ella. Una primera aventura amorosa fallida con Alexandre de Laborde, contraría su pasión por ser considerada poco adecuada para la familia de su amante. Su padre, quizá cansado de los quebraderos de cabeza que la belleza que Teresa le produce,  concierta en 1788 matrimonio con el marqués Jean Jacques Devin de Fonternay. Este aristócrata era hijo de un presidente de la cámara de cuentas y conforma con Teresa un matrimonio de conveniencia, donde ambos conservan su libertad y él mantiene un comportamiento libertino. Durante los años prerrevolucionarios Teresa triunfa socialmente en París, compartiendo  sus salones con altos políticos de la época. En esos momentos, a Teresa se le conocen intereses revolucionarios, está deslumbrada por las nuevas ideas sin abjurar del lujo de sus iguales, quizá impulsada por un carácter generoso que desea la justicia social. A la vez que le presentan a Luis VII, a La Fallette, a los hermanos Lameth, a Félix Lepeletier de Saint-FargeauAntoine de RivarolDominique de La Rochefoucauld, y Honoré Gabriel Riqueti, conde de Mirabeau. Formó parte del grupo llamado de las merveilleuses («maravillosas», en francés) junto con otras mujeres importantes de la época de la Revolución Francesa como Josefina o Juliette Récamier

Tiene un hijo de su marido, llamado Theodore Devin de Fontenay. Poco después triunfa la revolución y su esposo huye con las joyas regaladas por Teresa y su dote, dejándola abandonada en el París revolucionario con el pequeño hijo sin preocuparse de su manutención. Mientras, su padre es  detenido en España por problemas financieros, ella intenta volver a su país de origen pero se queda en Burdeos. En esta ciudad están refugiados los últimos girondinos que se esconden del terror de los jacobinos. Es en ese momento cuando  Teresa al intentar mediar en  favor de amigos girondinos, conoce a  Jean Lambert Tallien que al momento queda prendado de su  belleza. Poco después es detenida en el castillo de Hâ en Burdeos . Escribe una carta desesperada a Tallien clamando por su libertad, el poderoso Tallien  consigue su libertad. Poco después comparten  una relación apasionada consiguiendo que Tallien acalle por un tiempo el sonido del guillotina que hace correr ríos de sangre por Burdeos, moderando su política. Teresa,  reside en un hotel en el centro de la ciudad convirtiendo la parte baja de la vivienda en oficina donde atiende a los desesperados que sufren el terror jacobino, salvando a muchos de la guillotina. Hay discusiones entre los historiadores sobre su generosidad o si vendía los favores.  Prácticamente todos se decantan por la generosa magnificencia de Teresa salvando vidas, de forma que pasa a ser  denominada Nuestra Señora del Socorro. La pasividad de Tallien con los condenados llega a oídos de Robespierre que enfurece. La definen bien las palabras del primer  ministro británico William Pitt (el joven) (Esta mujer sería capaz de cerrar las puertas del infierno).

Teresa Cabarrús y Tallien hacen proclama constante de fidelidad al ideario republicano, con discursos incendiarios a favor de la Revolución,  pero no convencen a Robespierre, que la  reclama en Paris, donde vuelve a ser  encarcelada. De nuevo pide socorro a Tallien con una misiva desgarradora donde le acusa de cobardía ante su muerte que se producirá, si él no interviene, pocos días después. La pasión que siente Tallien por Teresa le hace  girar la historia de Francia, convocando un pleno en la Convención Nacional,  con tal vehemencia demuestra la crueldad represora de Robespierre (quizá también que los propios congresistas están más que hartos de la amenaza sangrienta que supone Robespierre) La Asamblea  condena al tirano sin escucharle siendo ajusticiado a la vez que sus partidarios. Cabarrús sale de prisión y se mantiene con Tallien el poder. Es en ese momento que recibe por parte de los franceses el nombre de Notre-Dame Thermidor. Contrae matrimonio con Tallien y tiene una hija fruto de su unión, pero hastiada del terror que también impone su esposo al país le abandona poco antes de que caiga en desgracia. Tallien fue en parte responsable de las masacres de septiembre, Teresa las condenó y nunca le perdonó su actitud hacia los prisioneros, que fueron fusilados. «Demasiada sangre a manos de este hombre, jamás había sentido tanto asco por él«, le confió a una amiga poco antes de abandonarlo.

 

En 1798 mantiene una relación con el banquero Gabriel-Julien Ouvrard, que la instala en un hotel particular y tiene cuatro hijos con él. Desde el tiempo de sus encarcelamientos mantiene una intima amistad con Josefina Beaumarchais, la que poco después se convierte en emperatriz por matrimonio con Napoleón, Tallien y Barrás son testigos de la boda. Napoléon olvida la importancia de Cabarrús en su ascensión al poder y prohíbe a Josefina seguir manteniendo amistad con Teresa, debido a su disoluta vida (según Napoleón) pretendiendo abjurar de la vida de excesos que  Josefina ha mantenido con anterioridad a él, que era similar a la de Teresa, a tono con  libertad de costumbres de la época.

Teresa Cabarrús mantiene amistad con Madame Stäel en cuyo salón conoce al príncipe de Chimay. Este, enamorado de forma total de  la española decide casarse por lo civil con ella, a pesar del rechazo que produce en la sociedad del príncipe tal unión. Se trasladan a vivir al castillo de Chimay,  y durante 25 años que dura su convivencia  se dedican a amparar a músicos –ambos aman la música con delirio- y a propiciar obras musicales. Teresa conforma una pequeña corte de amigos y protegidos en Chimay, que componen y viven bajo su protección, incluso construyen un pequeño teatro en la propiedad, donde aún ahora siguen representándose obras. Muere  rodeada de sus seis hijos y de su esposo, a la edad de 61 años un 15 de Enero de 1835, la mujer de Carabanchel que cambió la historia de Francia.

 

María Toca

Sobre Maria Toca 733 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

1 Comentario

Deja un comentario