Una noche Cairota

Una noche como esta. Cuarto creciente en un cielo cuajado de estrellas. Recuerdo el frío y las manos cruzadas bajo la manta que alguien compasivo nos entregó. Gizeh se recortaba en el horizonte y la pirámide nos contemplaba muda e indiferente. Ella que vio a faraones y a Napoleón postrarse embelesado ante su grandioso silencia. Que contempló a millones de seres escrutarla sumisos ¿se iba a impacientar por nuestros ojos ávidos y esperanzados? Escuchamos con el arrebato de oración la historia vieja de aquel pueblo. Egipto y su gloria. Egipto y su decadencia. El viento soplaba y  segaba la cara, mientras los labios se secaban por la sed y el abuso de besos proscritos.

Dentro de la manta nuestro calor se unió, las manos hablaban mientras el silencio de la piedra y del cielo nos arropó con la dulce somnolencia de la historia.  Había luna, cuarto creciente. Hacía frío, Cairo quedaba atrás y yo te amaba.

María Toca

Sobre Maria Toca 304 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario