Vivian Maier

“Tenemos que dejar sitio a los demás. Esto es una rueda, te subes y llegas al final, alguien más tiene tu misma oportunidad y ocupa tu lugar, hasta el final, una vez más, siempre igual”. Nada nuevo bajo el sol” (Vivian Maier).

 

Vivian Maier

ICULT EXPOSICION Vivian Maier In Her Own Handsa a Foto Colectania fotos de Vivian Maier Maier 032 5 3 13 6 25 PM 16C 5732×6036 154 883 100 Custom 1 60 s R43 0 G14 7 B28 4

Nació Vivian en 1926 en Nueva York, hija de dos refugiados judíos, María Jaussand y Charles Maier. Durante toda su vida jugó al despiste con su origen, llegando incluso a cambiar el acento a fin de hacer más creíble la personalidad que inventaba. Vivió los primeros años de su vida entre Francia y Nueva York, en 1930 fue  abandonada por su padre, a partir de entonces, convivió durante un tiempo con su madre y una fotógrafa surrealista Jeanne J. Bertrand; quizá fuera esta convivencia de la que despertò la vocación que la llevó a ser una grande retratando el mundo sencillo que su ojo apresaba con infinito arte, llegando a ser una de las más grandes fotógrafas urbanas que existen.

 

Maier, fue autodidacta, lectora compulsiva, adoraba el cine y viajó por Egipto, Tailandia, Bangkok, Vietnam, Taiwna, España…No se le conocen estudios ni mayores vivencias ya que  mantuvo durante toda su vida un perfil anónimo como forma de mantener su libertad.

Se hizo niñera, pasando toda su vida cuidando niños. Se piensa que era la forma que tenía de vivir sin preocuparse de pagar facturas ni de tener techo, como forma de  dedicar todas sus fuerzas a la fotografía que era su pasión absoluta .

No se casó jamás, no se le conocen amores, ni hijos…Nada, su vida es un pozo oscuro de silencio. Dedicada durante cuarenta años a cuidar niños ajenos y a hacer fotografías de forma impenitente, su ojo vivaz capturaba con enorme arte la vida cotidiana que pasaba delante de ella. Pocas personas se percataban de que eran fotografiadas por ella, pocos supieron que fueron apresados por el arte de Maier.

“New York, New York,” 1954, 12″ x 12″, gelatin silver print

 

La historia de su descubrimiento es tan apasionante como su propia vida. En 2007 Jonh Maalof, necesitaba documentarse para un trabajo, adquirió una caja de negativos de fotos en una subasta. Le costó poco más de 300 dólares aquel lote, que visionó descubriendo una obra interesante a su criterio que llegó a obsesionarle. Rastreó el nombre de Vivian Maier, sin encontrar nada a nivel público sobre ella. En sus pesquisas descubrió que iban a tirar sus pertenencias, guardadas en un trastero.  Se las quedó dedicándose a investigar en las más de 200 cajas que le dieron. Encontró de todo en ellas, Vivian  guardaba recibos, talones, ropa, zapatos, collares, pendientes y más de 150.000 negativos de fotografías, películas en super 8…John Maalof recurrió a museos para clasificar todo aquello, desbordado por la ingente cantidad de cosas acumuladas y no encontró respuesta. Decidió, entonces, hacer una exposición con parte del material recuperado,teniendo un éxito inmenso produciéndose el descubrimiento popular de la talla artística de Vivian Maier.

 

A partir de ese momento la locura se desató. Esas fotos despreciadas, olvidadas en un trastero, realizadas por una oscura nanny, se pagaron a miles de dólares, sus imágenes han sido solicitadas por innumerables museos del mundo. Vivian Maier se convirtió en una fotógrafa de culto al nivel de los grandes como Robert Frank o Diana Arbus.

Recientemente una escritora, Berta Vias Mahou ha estudiado su vida con detenimiento realizando una novela sobre Vivian Maier: “Una vida prestada” Es una obra que aclara parte del misterio que cubre a la mujer artista de talento excepcional.

 

Vivian Maier, vivió una vocación abrasadora a la que sacrificó toda su vida. No tuvo más pasión que cazar vidas con su cámara Rolleiflex con visor. Esta cámara se maneja desde la cintura, permite mirar a los ojos del retratado, a la vida que pasa a su lado, mientras se caza el momento. En la vida de cualquier fotógrafo profesional, puede haber del orden de 20.000 a 50.000 negativos, en la de esta mujer singular, hubo 150.000, lo cual nos demuestra cual fue la entrega que mantuvo en toda su vida. Pasó  su tiempo entregada al objetivo de dejar prueba de todo lo que veía.

Murió en la indigencia en 2009, atendida por dos de los niños que cuidó, ya que jamás quiso dar a conocer su obra, dejándola oculta y escondida como si pretendiera que alguien hallara el tesoro de una obra artística colosal dejando a la posteridad prueba y fe de un talento singular.

 

https://www.documaniatv.com/biografias/finding-vivian-maier-video_91db5aa3d.html

María Toca

 

Sobre Maria Toca 540 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario