Votar entre nauseas

Aún no hemos empezado y se augura una campaña bronca como pocas donde la casquería va a saltarnos a los ojos aunque nos pongamos gafas de amianto. Tal que si hubiera un premio fin de carrera a quien exprese la boutade más gorda, el desafuero más ofensivo, el insulto como requiebro máximo de la ordinariez patria. Si ustedes revuelven en textos de Larra o de Galdós del siglo XIX verán que poco ha cambiado el lenguaje político y la desvergüenza estulta de politicastros de medio pelo, por no decir que salen directamente de las cloacas más profundas.

En la derecha están dejando a Rajoy y a Santa María (a Cospedal, no, que esa era predecesora de los actuales) a la altura de grandes oradores y mentes preclaras. En un momento nos salta el títere,   que cual Chusky siniestro nos sonríe con mueca entre diabólica y bobalicona, de Casado con que las inmigrantes serán aceptadas por un tiempo a cambio de sus bebés.   Completa la frase  la ínclita alcaldesa santanderina  con que mejor eso que no en un vertedero, como si aparecieran bebés en los cubos de basura a diario…Estos dos están unidos, además de por decir majaderías malsanas, por su falseo de currículo, uno realizando carreras de Derecho veloces en meses y masteres aravaqueños y la otra falseando su carrera de Magisterio que jamás terminó (habría que saber si la empezó…) Se ve que en el Partido Popular además de pocas ganas de estudiar y trabajar tienen la bocha chancla, debe ser requisito de entrada. Cosas de la gaviota, que mezcla bien.

 

Por otro lado, estamos en la subasta de nombres, haciendo  rebatiña en los rincones del país más nauseabundos. Oiga que se rifan militares franquistas: póngame cuarto y mitad que los llevo para  FachaVox. Pongamos para contrarrestar catalanismo a la tonta que no perdona a Carmena sus Reyes Magos  modernos, que mola porque a la vez lleva rimbombante apellido y eso viste mucho en Génova. Basureo del bueno, oiga. Todo vale. Los retales desechados de la sociedad sirven para dar voz y altavoz en medios, como si de la rifa de la Chochona se tratara. En C,s no le van a la zaga, a la pléyade de artísticos fracasados se les une, como fichaje estrella, el depredador de Coca-Cola, que hizo despidos masivos cuando más ganaba la empresa y engendró ese movimiento fantástico de mujeres aguerridas: las Espartanas. Color y sabor para la derecha patria, que construye una manta pachword  de retales diversos y descartes viejunos.

A una, la nausea se le asoma a la boca porque cada día se hacen titulares más dislocados con las frases de nuestros próceres. Y no hemos empezado aún la campaña… Claro que es ahora cuando brillan, cual luceros, los cuchillos afilados creando puestos de salida. Miren como afiló Ferraz el suyo en dirección al susanato andaluz  Merecer la portada de ABC con esa cara de fracaso y la espalda curvada tiene su mérito. Es hora de ajustar venganzas se dicen en Ferraz y a fe que se han puesto a ello.

 

Es dura la carrera para ver quien se posiciona mejor; son necesarias volquetadas de mierda semántica, promesas de retrocesos, de castigos infames e infamantes e insultos a la inteligencia de cualquiera. Está reñido el voto en la derecha. Los tres partidos se afanan con ansias de perro hambrientos en discutirse el discurso más cutre, más retrogrado, más casposo. Lo tienen complicado porque se van rebasando unos a otros, sin que ninguno quiera pisar el dorado centro que aparece en total abandono, ligeramente rojeado por los chicos/as del puño (ay, puñito más  bien) y la rosa.

¿Y en la izquierda? pues ahí me andan, entre errejonazos bajunos,  divisiones varias como si el país estuviera para mirarse al ombligo de purismos y de ajustes de palestina  integra. Ahí andan con sus divisiones,  su falta de ambición para conquistar utopías y desangrándose entre ellos como si no hubiera un mañana.

Nunca el voto ha sido más triste que este año. Nunca el voto huele tan mal y le falta entusiasmo. Lo único claro que tenemos es que hay que votar. Como sea; llevando pinza en la nariz y antifaz, pero votar, porque los retrógrados lo harán en masa y el futuro pinta muy negro con los furibundos hijos de Aznar cabalgando sobre el solar patrio.  Si ganan, no solo recordaremos al siglo XIX en los textos clásicos sino que volveremos a él con mantilla y trabuco.

Votemos aunque sea con nausea.

María Toca

Sobre Maria Toca 709 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 Comentarios

  1. Cada vez que veo lo que está pasando en la izquierda, recuerdo lo que le cantaba Judas a Jesús en Jesucristo Superstar:

    «Cuanto más te miro menos puedo entender
    Por que has dicho no a lo que supiste emprender
    Hubieras podido realizar nuestros sueños»

    Y es que, una vez mas, la izquierda nos ha dejado huérfanos con sus luchas intestinas, sus desmedidos egos y su falta de visión a largo plazo… Como bien dices, votaremos con la nariz tapada, no nos queda otra.
    ¡Un abrazo virtual!

Deja un comentario