Carta a la señora de derechas.

Siendo cierto que con los años y la experiencia acumulada me he radicalizado, pasando de una conspicua socialdemócrata que creía en la reformulación del sistema y  la posibilidad de reforma del capitalismo hasta convertirlo en algo aceptable socialmente,  he pasado a ser una peligrosa fusilable , una más entre los 26 millones de hijasdeputa que apuntaba el militroncho. Miren, hay veces que hasta sueño con los tanques del pacto de Varsovia, o con una Comuna libertaria y revolucionaria con guillotina y todo, claro que como tengo amigas ucranianas y siberianas, además de idolatrar a Chaves Nogales, las escucho y le leo y se me pasa. Palabrita de rubia fondona. Se me pasa…

Hago esta entradilla en el artículo para curarme en salud ante lo que llega ahora. Y es que me voy a posicionar -ustedes perdonen-  como si fuera votante de derechas. En serio. Me voy a negar a caer en el maniqueísmo de bueno/mala para entrar en las percepciones de una buena y honesta votante de la derecha.

Una señora entrada en edad que cree en el capitalismo que piensa que el mercado se autorregula automáticamente, que de la pobreza y la marginación se sale con esfuerzo personal y voluntad sin que la sociedad tenga nada que ver en ello. Que el patriarcado es cosa de feminazis y que una mujer tiene, ha tenido y tendrá iguales derechos y obligaciones y, en el hipotético  caso de que sufra malos tratos o discriminación, ella con su voluntad y su esfuerzo puede salir de  todo. Sola y sin ayuda.

Lo que va para el patriarcado sirve para el racismo (en España no somos racistas, of course…mira cómo queremos a los negritos,  con el Domund y tal) Que los que están arriba, están porque se han esforzado más, son más inteligentes y más trabajadores y no tiene nada que ver la situación económica/social  familiar –bueno, quizá un poco sí, pero con voluntad todo se logra- Que el matrimonio es para toda la vida salvo excepciones que contempla la Sagrada Rota, que el catolicismo unificó  a la patria española, que por cierto, es una, indivisible y grande. Digan lo que digan los bilduitarras, cuperos  o los hijos de Puigdemont. Santiago y cierra España. Chimpun.

La señora de derechas camina los domingos y fiestas de guardar a misa, llora en Semana Santa y sus nenes van a la concertada porque quiere conservar los valores cristianos.

La señora de derechas, mira con dulzura a los pobres y les entrega un diezmo, reza por ellos , les aconseja recurrir a Cáritas Diocesanas en vez de dedicarse a la droga, o a manifestarse como los rebeldes. Y por supuesto piensa que en Venezuela no se puede vivir y que Cuba es una dictadura atroz que ahoga las libertades. Que los EEUU son los garantes de la democracia y la paz y que hay países que tienen mala suerte porque les gobiernan tiranos pero con negociaciones y mano firme pueden caminar hasta una democracia evolucionada como la nuestra.

La señora ama la Transición y aunque no está en absoluto de acuerdo con  el aborto hay casos que…como el de MariLoli, la hija pequeña de Pituca de la Serna que se quedó preñada de un macarra de Vallecas y claro, no podía caer semejante deshonor sobre la familia. Solo en esos casos y si el fetito no está bien, se aborta discretamente,  que no es bueno traer cargas al mundo. Más que nada porque se disparan los costos de los servicios sociales. Solo en esos casos y bien mirados. Claro que por médico amigo.

Hablando de servicios. A la señora de derechas le parece que la sanidad privada es la mejor, que debe respetarse la libertad de elegir y no obligar a pagar impuestos ¡cosa tan fea los impuestos, por dios! y que cada palo aguante su vela. Se trabaja mucho, se ahorra y cada cual navega con su barco. Quizá, apruebe  algo de caridad cristiana con monjitas cuidando a viejitos y a enfermos sin dinero (pocos, porque en su estado ideal, ya hemos dicho que el mercado es autorregulable y no hay más pobres que los que merecen serlo) Por tanto, fuera impuestos, libertad absoluta para hacer de su capa un sayo.

A esa señora votante de derechas  le diría que puede tener razón. Lo mismo estamos nosotras equivocadas y el mundo funciona según sus parámetros. Lo mismo el mercado sabe autorregularse y cubrir las necesidades primarias del ser humano, que a su vez es generoso y no explota al de abajo más de lo necesario para que produzca una noble plusvalía que, en la infinita generosidad del empresariado, se reparte equitativamente. El 90% para el de arriba que lo reinvierte en la rueda de producción de riqueza y se embolsa lo mínimo. El 10% de  la restante plusvalía  va al trabajador que lo ahorrará para progresar adecuadamente (jorobate Marx, Engels)

Es posible que nosotras estemos en el error y  siguiendo los parámetros liberales podamos llegar a la Arcadia feliz que añoramos los/as izquierdosas desde hace tiempo.

Nada que ver tiene, desde luego, que en más de tres siglos no se hayan conseguido más mejoras que las logradas a base de torcer el brazo de ese capitalismo, con cierta furia, que de no ser así las jornadas laborales seguirían siendo de 18 horas, seis días a la semana y los niños/as trabajando como esclavitos. Mírense, si hay duda,  a los países del Tercer Mundo que son controlados por los poderes capitalistas sin sindicación ni una izquierda fuerte que los enfrente. Pero…podemos admitir que estamos equivocadas y la señora de derechas está  en lo cierto.

Contando con todo ello y tal como decíamos,  a la misma señora votante de la derecha, convencida de  su razón yo le preguntaría ¿De verdad cree usted que todo ese ideario va a salir a flote llevando el timón una orate como Ayuso? ¿De verdad señora votante de derechas, cree usted que los delincuentes que compran conversos en Murcia son capaces de gestionar el libre mercado? ¿Qué esos tipos/as que se saltan cursos y obtienen másteres o roban en supermercados son capaces de gestionar el capitalismo ultra liberal que propugnan?  ¿Qué los mismos que se repartieron el bizcocho de la Gürtel, que pagaron en diferido y en B y que martillearon el pc del partido son los que van a gestionar un no estado, libre y con los mercados abiertos de par en par?

De verdad, pero de verdad ¿cree la señora de derechas que esos fantoches que invaden un barrio decente en su precariedad azuzando la violencia para luego victimizarse y salir en los telediarios de las cadenas “amigas” hablando de censura, de violencia, los mismos que deportarían al español Seringne Mbyé pueden abrirse a la libertad que dicen buscar?

¿De verdad, creen que la tipa  que busca publicitarse chalaneando con los rusos (fantasía pura) para traer vacunas para ella y “sus” madrileñas/os, puenteando al Estado, puenteando a la UE, que dejó morir a ancianos en residencias impidiendo su ingreso hospitalario porque no es rentable mantener viejos? ¿Siente, señora votante de derechas, que es patriotismo pretender salvar a la Comunidad de Madrid, frente al resto de España como si de un Carod Rovira se tratase? ¿Entienden así el patriotismo, como si fuera un cantonalismo madrileño?

¿De verdad, señora votante de la derecha, no tienen ustedes en sus filas alguien con inteligencia, honestidad y el suficiente sentido común para ordenar la cueva de ladrones y tontos, muy tontos, en que se han convertido las huestes de la derecha?

Mire, creo que sí, que hay gente mejor. Creo que, aún combatiendo sus ideas como adversaria,  estoy convencida de que hay gente en la derecha y en el liberalismo,  con talla, con inteligencia que no destila la maldad abyecta y ruin  que exudan  los tipos/as que lideran sus partidos.

Lo creo. Quiero creerlo y que ustedes tienen derecho a algo mejor. El problema es que como no se den prisa a buscar y a dejar de lado con sus votos a estos mangantes, vamos a salir muy malparadas. Ustedes y nosotras. Todas.

María Toca Cañedo©

 

Sobre Maria Toca 1085 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

1 Trackback / Pingback

  1. Carta a la señora de derechas – Radio Republicana

Deja un comentario