Clara Zentkin

 

 

Como persona, como mujer y como esposa no tiene la menor posibilidad de desarrollar su individualidad. Para su tarea de mujer y madre sólo le quedan las migajas que la producción capitalista deja caer al suelo”.

Clara Zentkin

 

 

Esa celebración que hacemos el día ocho de Marzo, se la debemos a una mujer poco conocida que merece constar con honores en  los libros de historia y en el altar laico que mantenemos las feministas con nuestras predecesoras.

Clara Zetkin, de soltera Clara Eibner, nació un cinco de Julio de 1857 en Alemania. Cursó estudios de profesora en Leipzig donde tuvo ocasión de conocer a emigrados rusos que la movilizaron políticamente. Con uno de ellos se casa, Ossip Zetkin. Pronto pasa a interesarse por el movimiento obrero alemán a la vez que también por las condiciones de la mujer. Siempre se movió en ambas direcciones como veremos.

En cuanto al feminismo, mantiene distancia con los movimientos sufragistas, al considerarlos meramente burgueses. Zetkin, piensa que se trata de mujeres bien situadas económicamente que buscan una liberación para poder disponer del dinero que pertenece solamente a sus maridos, y capacidad de decisión sobre una vida un tanto ociosa. Cosa, completamente lícita, pero a criterio de Clara Zetkin, insuficiente. Se trata de ahondar en las mismas raíces del patriarcado que se funde en su origen con el capitalismo que somete a las clases populares. No le basta con liberar a la mujer burguesa, ella desea liberar del yugo capitalista a todo el mundo.

Se une al Partido Socialista de los Trabajadores, que luego se nombró como Partido Socialdemocrata Aleman (SPD). Es la época de Otto von Bismark que prohíbe las actividades socialistas por lo que Clara se exilia en Zurich, corría el año 1882. En esa ciudad conoce a Pleganov y Vera Zazulich, más tarde marcha a París donde sigue aprendiendo con los revolucionarios que confluyen en la capital de Francia. Vive con su marido y sus dos hijos en una humilde habitación de Montmatre. Contacta con anarquistas y marxistas franceses y conoce a Jenny y Laura Marx, hijas de Karl, también coincide con Paul Lafague, Jules Guesde…Absorbe como una esponja los conocimientos que le trasmiten los revolucionarios en el exilio.

Participa activamente en la II Internacional, como representante de los socialistas de Berlín, redacta informes del Congreso, realiza ponencias, intervenciones muy celebradas. Son solo cinco mujeres entre los más de 400 congresistas varones, no obstante su voz se escucha con mucha atención.

Mientras tanto, sigue enfrentándose al sufragismo burgués con sus pasos hacia el avance socialista y feminista más revolucionario. Lógicamente, lucha con ellas por el voto y la emancipación pero no se queda ahí. El 17 de Agosto de 1907 se crea la I Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de Stuttgart, entre las 58 delegadas está Clara Zetkin siendo nombrada Secretaria Internacional de la Mujer. En 1910, en el II Encuentro Internacional de Mujeres Socialistas, en Cophenague cuando Zetkin y Kate Duncker proponen realizar la conmemoración del Día Internacional de la Mujer en el ocho de Marzo, como acto solidario que honra las huelgas  de las trabajadoras textiles de EEUU. Comienza la celebrarse dicho día en 1911.

Con el estallido de la I Guerra Mundial Zetkin, Karl Liebkuecht y Rosa Luxemburgo, entre otras integrantes del SPD, rechazan el pactismo del partido socialdemócrata . Durante el periodo de la guerra el gobierno alemán suspende el derecho de huelga de los trabajadores cosa inadmisible para los que se posicionan por un socialismo más profundo, además de  considerarse pacifistas. Zetkin, es arrestada acusada de traición, por su pacifismo y acciones en contra de la guerra. En 1916 funda la Liga Espartaquista y crean, ella entre otras personas, el Partido Socialista Independiente de Alemania, escisión del SPD por la actitud tomada por estos últimos en la Gran Guerra.

Enviuda y vuelve a casarse con un hombre casi veinte años más joven que ella, el pintor, George Friederich Zudel, mientras  su hijo Kostya, por ese tiempo, se convierte en compañero de su gran amiga y camarada Rosa Luxemburgo.

 

En Enero de 1919 se funda en Alemania el Partido Comunista Alemán, Zetkin se une con entusiasmo y consigue un escaño en el Reichtag, en donde estará desde 1920 hasta 1933 en que Hitler gana con mayoría las elecciones e ilegaliza a los comunistas.

Durante ese tiempo tiene varias entrevistas con Lenin, en donde disienten con vigor sobre el feminismo. Lenin considera una pérdida de energía las luchas por la emancipación de la mujer, piensa que resta fuerza al movimiento revolucionario y poco menos que se trata de burguesas aburridas. Hay unas  palabras que le dirige en uno de estos encuentros que definen la postura de los revolucionarios: “la discusión sobre el sexo y el matrimonio deber  esperar a que todo el mundo sea socialista o hasta que no haya contrarrevolucionarios en ninguna parte.”

En otra ocasión, un enfurecido Lenin le espeta: “Clara, aún no he acabado de enumerar la lista de vuestras fallas. Me han dicho que en las veladas de lecturas y discusión con las obreras se examinan preferentemente los problemas sexuales y del matrimonio. Como si éste fuera el objetivo de la atención principal en la educación política y en el trabajo educativo. No pude dar crédito a esto cuando llegó a mis oídos. El primer estado de la dictadura proletaria lucha contra los revolucionarios de todo el mundo… ­Y mientras tanto comunistas activas examinan los problemas sexuales y la cuestión de las formas de matrimonio en el presente, en el pasado y en el porvenir!”

Clara Zentkin tiene, en cambio, las ideas muy claras. No tiene objeto liberar a los trabajadores si  la revolución no se hace bajo el ideario feminista. Frente a las ideas no feministas de los líderes revolucionarios, Rosa Luxemburgo, Allexandra Kollontai y Clara Zetkin se opondrán con el vigor necesario para que sean escuchadas.

Participa activamente en la Revolución alemana de 1918, con Rosa Luxemburgo,  que pretende emular a la revolución rusa de 1917. 14 días después de ser asesinada su gran camarada Rosa Luxemburgo, Zertkin habla en el Parlamento alemán denunciando al gobierno socialdemócrata por aniquilar y traicionar a la revolución.

En 1922 es elegida presidenta del Socorro Rojo y es miembro de la oficina central del KPD (Partido Comunista Alemán) Dirige también  la revista feminista La Igualdad, consiguiendo unas enormes ventas de cada número. En 1932, se realizan elecciones en Alemania, y el partido nazi obtiene la mayoría. Clara Zentkin es la diputada de más edad del Parlamento alemán (Reichtag) por lo que preside la mesa del congreso. Con  vigor y fuerza inusitada para su edad y su salud,  hace un discurso rabioso contra los nazis presentes, clamando por la unión de las izquierdas para derrotar al fascismo que tiene enfrente. Los diputados nazis la abuchean y la interrumpen en varias ocasiones pero no consiguen callarla.

Poco después, enferma y agotada, se exilia en la URRSS para morir en Moscú el 20 de Junio de 1933. Tenía 75 años y una vida de entrega revolucionaria ejemplar. Está enterrada en la Necrópolis de la Muralla del Kremlin.

No se opuso de forma oficial a la política opresiva de Stalin, posiblemente su agotamiento vital se lo impidió, pero en cartas personales muestra criticas acervas hacia el sátrapa y la persecución que comenzaba hacia cualquier disidencia dentro de la Unión Soviética.

Fue una gran mujer, que además de deberle la conmemoración del 8 de Marzo, luchó por la liberación feminista y capitalista.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1024 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario