Elena Arnedo

 

 

 

 

Me emociona especialmente traer a las páginas de La Pajarera Magazine la biografía de Elena Arnedo porque las mujeres de mi generación somos eternamente deudoras con esta mujer que fue pionera del feminismo, de la humanización de la ginecología, de los derechos reproductivos, sexualidad femenina y del aborto. Elena Arnedo y su grupo de colaboradoras nos abrieron a un mundo de libertad y de conocimiento de nuestra salud sexual.

Nació en Madrid el 25 de Noviembre de 1941, hija de la notable escritora de raíces cántabras, Elena Soriano y de  Juan José  Arnedo Sánchez, humanista y mecenas de proyectos sociales. Su vida se desarrolló en un ambiente liberal y abierto, siendo Elena Soriano una precursora del feminismo que le fue trasmitido a su hija Elena Arnedo.

Cuando contaba apenas 19 años conoció al que sería su marido años después, Miguel Boyer, con el que compartía además de estudios, militancia en el Psoe. Se casaron y a los 21 años ya era madre de una niña, Laura. Cuatro años después nace su segundo hijo, Miguel. Aún no había acabado su carrera de Medicina, ni Boyer la de Economía que estudió después de hacer Físicas cuando tenía ambos hijos. Al acabar la carrera, Elena marcha a Estrasburgo  para realizar la especialidad de Patología mamaria que no se estudiaba en España.

Comienza su militancia feminista, pasando a integrarse en los años setenta en el Frente de Liberación de la Mujer (FLM) cuna de grandes feministas como Carlota Bustelo, Celia Amorós y algunas más que han labrado los derechos y hecho posible lo que hoy disfrutamos.

La ginecología en los sesenta y setenta del pasado siglo estaba en manos de hombres que nos trataban con un paternalismo decimonónico, anticuado y sin posibilidad de información sobre sexualidad y mucho menos sobre métodos anticonceptivos que estaban totalmente prohibidos y castigado su uso. Las medicas como Elena Arnedo, llegaron y revolucionaron el sistema, propiciando un cambio total en el trato medica-paciente. Humanizando, informando y formando a sus pacientes hablando de sexo, del derecho a las mujeres a una sexualidad satisfactoria y a la contracepción.

No era fácil para ellas esta labor. Se enfrentaban a las estructuras patriarcales más importantes: el sexo en la mujer y la maternidad. Era lógica la oposición del organigrama de antiguos ginecólogos. La tenacidad y la fuerza de esta pequeña mujer, y de más gente, hizo posible el enorme avance que supuso para nosotras encontrarnos con centros de planificación en donde se nos formaba y se nos ayudaba a decidir métodos anticonceptivos.

Elena Arnedo impulsó los Centros de Planificación desde el primero que creó, en la calle Federico Rubio 36 de Madrid, a toda España a donde llegaron como aire fresco que tanto agradecimos.

Sus conocimientos en Patología mamaria y sus investigaciones la llevaron a impulsar los tratamientos de detección precoz  en los temibles cánceres de mama que diezmaban a la población femenina.

Fue la primera mujer en dirigir el Instituto de la Mujer desde donde propulsó cambios significativos en las condiciones de las mujeres de la época.

Fue colaboradora de varias revistas como Mujer y Socialismo y Cambio16 donde realizaba una columna semanal,  que tuve la suerte de seguir de forma continua aprendiendo tanto de feminismo como de la salud ginecológica y sexual.

En 2003 escribió un libro sobre menopausia y los mitos que se derivan de esta época femenina, “La picadura del tábano” se llamó el libro. Escribió bastantes más porque a su profesión le unía  el talento literario heredado de su madre.

Tuvo la terrible experiencia de perder a un hermano, por causa de la terrible plaga de la drogadicción. Su madre, Elena Soriano, escribió un libro sobre el drama vivido, cuyo título es: “Testimonio materno” Marcó a ambas mujeres, tanto que Elena Arnedo fue  nombrada vicepresidenta de Cruz Roja para temas de drogadicción, dedicando empeño y trabajo al tema.

Es muy triste, a nivel personal me enfadó mucho, que a su muerte fuera nombrada como la “primera esposa de Miguel Boyer” y se la conociera, más ese matrimonio,  que por la superior tarea realizada profesionalmente. Elena Arnedo es mucho más que una esposa que sufrió, un divorcio provocado por el idilio del ministro con Isabel Presley. Las necrológicas que hicieron a Elena Arnedo forman parte de un espejo claro de la sociedad patriarcal que padecemos.

Desconozco la valía profesional del que fuera superministro socialista…pero no dudo  que la talla de Elena Arnedo supera con mucho, tanto a nivel personal como profesional, al del tipo que la abandonó por la socialité dando pábulo, en los años ochenta, a innumerables páginas de papel couché, cosa que la familia Arnedo, incluidos los hijos del matrimonio soportaron con lógica incomodidad.

Elena Arnedo, contumaz fumadora, enfermó de cáncer de pulmón, viviendo durante ocho años la enfermedad  sin dejar de escribir y de luchar por el feminismo y una ginecología humana. Murió, acompañada de sus dos hijos de su segundo esposo, Fernando Terán, el  siete de Septiembre de 2015.

Casi todas las necrológicas recogieron la información de la ruptura matrimonial y de ser la esposa de Miguel Boyer por encima de su enorme valía y la lucha que enfrentó desde muy joven por mejorar la  vida de las mujeres españolas, entre las que me cuento.

Por este motivo, agradecimiento eterno, hoy le rendimos homenaje desde estas páginas.

María Toca Cañedo©

https://josefinagomezmendoza.com/amiga-elena-arnedo-1941-2015/

Sobre Maria Toca 1307 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

1 comentario

Responder a M isabel Cancelar respuesta