O muerta o culpable

Esta vez poco que protestar por la sentencia del caso Arandina .Carlos Cuadrado (Lucho) de 24 años, Víctor Rodríguez (Viti) de 22 años y Raúl Calvo, de 19 años han sido condenados a un total de 38 años de cárcel, haciendo constar la sentencia el agravante de intimidación que tanto ha costado que se tenga en cuenta en otros casos. Podemos decir que estamos satisfechas con la sentencia que condena a estos tipos por el delito cometido.  En cambio, nos sigue sorprendiendo la respuesta ciudadana ante los hechos.

Actos de solidaridad, condolencia en el vecindario con los condenados y la manida frase de: “los han destrozado la vida, siendo tan jóvenes” Como si ser joven y violador fuera lo normal. Nos preguntamos si esa niña hubiera sido atraída a la casa de la misma forma y en vez de violarla le roban pertenencias valiosas se hubiera producido la misma solidaridad hacia los ladrones. Estamos seguras de que no, pocos o nadie duda cuando referimos un robo. ¿Por qué sistemáticamente se desconfía en las víctimas de violación y no en otras? ¿Por qué se piensa que los delitos sexuales a menos que impliquen violencia desmedida son tan poco punibles para la sociedad? Tan solo si hay ensañamiento y muerte la víctima merece solidaridad y clamor social de dolor. Si la víctima sobrevive y denuncia es sospechosa hasta el infinito. Siempre. O muerta o culpable.

Así se juzgan socialmente y en muchos casos, judicialmente, los casos de violación. Da igual la información o las voces que las feministas y expertas en el tema lancemos. La solidaridad está del lado del violador  y no de la violada.

GRAF933 PONFERRADA LEON 22 12 2017 – Concentracion para apoyar a los exjugadores del Club de Futbol Arandina en prision preventiva por un delito de agresion sexual a una menor celebrada esta noche en la plaza de La Encina de la localidad leonesa de Ponferrada EFE Ana F Barreda

En el caso de los jugadores de la Arandina, la víctima tenía 15 años en el momento de ser cometido el delito. Para que la sentencia se haya dictado, los jueces  han tenido que tener muy claro el delito de los tres violadores además de ser  concluyentes las declaraciones de la menor ya que pruebas hubo pocas y todas secundarias puesto que se tardó un tiempo en denunciar,  como se sabe.

Y ahí radican las interpretaciones…La chica no fue herida, no denunció la agresión al momento…Si hubiera muerto o huido desgarrada y sangrante posiblemente (aunque mucho nos tememos que alguien aún dudaría de la veracidad) se le hubiera creído con menos fisuras. Reiteramos el ejemplo: si yo cuento que me han robado y lo cuento de forma coherente, nadie dudará de mi criterio, si cuento una violación, en la mente de los escuchantes van a surgir conjeturas de disculpa al delito. Y nos rompemos la cabeza  intentando desentrañar el misterio de esas conjeturas.

 

Entendemos que parte de una cultura arraigada profundamente por el judeocristianismo e incluso puede que vaya más allá en la noche de los tiempos que indica a la mujer como bestia tentadora. En la primera carta a Timoteo ese gran misógino que fue San Pablo dice:  “Que las mujeres, por su parte, se arreglen decentemente, con recato y modestia, sin usar peinados rebuscados, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos. 10 Que se adornen más bien con buenas obras, como conviene a personas que practican la piedad. 11 Que las mujeres escuchen la instrucción en silencio, con todo respeto. 12 No permito que ellas enseñen, ni que pretendan imponer su autoridad sobre el marido: al contrario, que permanezcan calladas. 13 Porque primero fue creado Adán, y después Eva. 14 Y no fue Adán el que se dejó seducir, sino que Eva fue engañada y cayó en el pecado. 15 Pero la mujer se salvará, cumpliendo sus deberes de madre, a condición de que persevere en la fe, en el amor y en la santidad, con la debida discreción

Yo no permito que la mujer enseñe ni que ejerza autoridad sobre el hombre, sino que permanezca callada”. Primera carta a Timoteo.

“Mas quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo hombre, como el hombre es cabeza de la mujer, y Dios lo es de Cristo. Por donde si una mujer no se cubre con un velo la cabeza, que se la rape. Y si es cosa fea a una mujer el cortarse el pelo o raparse, cubra su cabeza. Lo cierto es que no debe el varón cubrir su cabeza, pues el es la imagen y gloria de Dios; mas la mujer es la gloria del varón. Que no fue el hombre formado de la mujer; si no la mujer del hombre; como ni tampoco fue el hombre criado para hembra, sino la hembra para el hombre”.

1 Corintios 11: 3-9, atribuido por los cristianos a San Pablo.

Son innumerables los textos y las enseñanzas que a lo largo de la historia han formado a hombres y mujeres en la creencia de que el cuerpo de la mujer, o se ocultaba bajo velos de pudor y exclusiva santidad, o se exhibía como mercancía que podía usarse al acomodo de las pulsiones sexuales masculinas. El mito de la Virgen María ha labrado las mentes patriarcales. O virgen o puta. No hay término medio. Con las vírgenes se casaban, al resto, es decir a las putas, se las usa y se las abandona.

Da igual si se trata de una niña de 15 años –recordemos las palabras de aquél obispo que expresaba con claridad como las niñas utilizaban su lascivia para tentar a los sacerdotes abusadores- quedándose tan ancho el buen hombre. Está enraizado profundamente en la conciencia sistémica  que en cuanto nos deslizamos lo más mínimo somos sujetas de violación. Un tímido escote, falda corta, caminar sola de noche o por calle solitaria, beber, acompañar o dejarse acompañar de hombres, aunque sean conocidos, incluso amigos…Todo es sujeto de ser considerado invitación al acto sexual, por tanto los tipos contrariados no entienden el por qué se les juzga y condena por algo a lo que creen tener derecho. No se consideran reos de delito porque llevan grabado en su código genético el derecho a abusar de cualquier mujer que, a su criterio, muestre facilidades.

No creo equivocarme si todas, repito, todas las mujeres podemos contar acciones de ese tipo. Ese amigo con el colegueabamos en confianza hasta que un día nos dio un susto. El amigo del hermano que en el pasillo nos acorraló. El novio/marido  de la amiga que intentó besarnos, el que nos asustó en la calle mientras volvíamos a casa de noche… Y tantos hechos que podríamos contar pero que callamos para ocultar en una incierta normalidad lo que es abuso común a todas las mujeres en cualquier situación.

 

Lo han interiorizado. Lo ha interiorizado la sociedad al completo. Si una mujer sube a un piso de un hombre está pidiendo a gritos que la viole, él…y sus amigos. Porque en el caso de la Arandina, la chica fue invitada por uno…y la violaron los tres. Era una niña de tan solo 15 años. Ha quedado sobradamente probado que todos conocían la edad de la chica. https://www.eldiario.es/sociedad/presunta-victima-Arandina-advirtio-jugadores_0_723028430.htmlEl que subiera por su voluntad, el que intercambiara wasaps con el chico, incluso comentarios incitantes, tal como la acusan los violadores y sus abogados, no es objeción al hecho de ser una niña de 15 años que coqueteaba con uno de los chicos…En base a eso se disculpa a esa manada de violadores que abusaron en grupo, y como bien recoge la sentencia, amparados en la intimidación de ser tres, corpulentos, encontrarse en la vivienda de uno de ellos, con los agravantes intimidatorios que ello conlleva.

No hay piedad para la víctima de violación si no muere. No solo no hay piedad sino que se pretende que en base a la posibilidad de alguna frivolidad (quien a los 15 años no ha tenido frivolidades) se le condena al ostracismo y a los delincuentes sexuales se les indulta de todo delito considerándolos unos gamberretes que realizan cosas típicas de su edad. Por eso, queridas chicas, si te violan, procura que te maten de esa forma te convertirás en heroína, incluso pedirán la  cadena perpetua no revisable, los mismos que te lapidan si vives y denuncias.

Nos queda mucha labor por hacer hasta que este cáncer de patriarcado cultural y sistémico desaparezca del todo. De todos modos, felicitémonos por esa sentencia que recoge lo tantas veces reclamado por el feminismo.

María Toca

Sobre Maria Toca 899 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

3 Comentarios

  1. No te entiendo Maria y me decepcionas La represión no es la solución y si ahora aplaudimos esta sentencia que pasara cuando apliquen a otra gente por motivos políticos cadenas perpetuas revisables o burrada de años por x razones. Hoy el estado se la aplica a ellos pero mañana me la pueden aplicar a mi.Estamos perdiendo el norte y el estado tan feliz ? Mañana ? ? Que? .A ellos si pero a nuestra gente no . Conmigo como mujer no contéis . No a las cárceles.Salud y libertad

    • Pues siento decepcionarla Sonia, pero si me lee con frecuencia y me sigue en redes, habrá visto como me he manifestado públicamente contra la cadena perpetua revisable. Eso no es óbice para que, lega en derecho como soy, me felicite de que esas bestias que han violado a una niña (recuerde la ley: es menor para el acto sexual hasta los 16 años y tenía ¡15!) realizando un acto de pederastia con alevosía de ser tres, estar en su casa, y tener mucha fuerza, tal como recoge la sentencia, sean condenadas a la pena que lo han sido. Que por cierto, en estos momentos están en libertad…y que con las reducciones de penas y cositas por el estilo, no tema, querida Sonia, tendrá usted a los bellacos en la calle en 5 o 6 añitos. Sí, me felicito por la sentencia y creo que los jueces han estado finos y han contemplado ¡ya era hora! la violencia de género como es, terrorismo contra la mujer. He consultado con juristas y todos/as sin excepción están de acuerdo en valorar positivamente la sentencia. Le recomiendo que la lea, a lo mejor su crítica se anula al conocerla. En caso contrario, espere, no tardará alguna bestia como los futbolistas de Aranda en cometer un nuevo delito. Y a lo mejor, jueces afines a usted les conmutan la pena. Yo, me alegro mucho por esta. Y su decepción…pues no me quita la alegría, que le voy a hacer. Saludos querida y decepcionada Sonia. Y feliz Navidad.

Responder a Sonia Cancelar respuesta