Perdidos, en zanjas, tirados.

Allí, perdido, en las esquinas laberínticas de la historia
reza un pecado por todos cometido,

se llama desunión, amalgama de interés reconcentrado,

historia desigual, que hoy trae épicos pasados

o rozagantes desafíos, confinados
en mundos dispares, heroicos, olvidados.
¿Qué fue de aquel dolor tan conocido?
sigue aquí, presente,
tanto que aún lacera el recuerdo,
mientras, ellos, los anónimos, yacen contritos,
olvidados, entre las zarzas
de oscuras cunetas y caminos.


Aquella triste historia, feneció una noche
de cuchillos largos, de encendidos rencores
que la aplacaron traiciones y latidos
de corazones muy atravesados.
Ellos, los olvidados, los caídos, los matados,
asesinados en la orillas de caminos,
en tapias, de silentes cementerios:
ellos, los valientes.


Esperan rezagados una mano
que les levante la osamenta
y les vierta una lágrima,
algún lejano ser querido;
luego, quizá, por agotamiento,
por inercia o lo que sea,
les llegará el sueño, hasta el olvido,
que lleva en el duelo, su destino.

María Toca Cañedo©
Para ellos, los míos y los tuyos. Los de las zanjas, los de cementerios, sin nombre, y sin duelo. Para ellos.

 

Sobre Maria Toca 1268 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

1 Trackback / Pingback

  1. Perdidos, en zanjas, tirados.

Deja un comentario