Priya Mishra, mujer india activista de CBD

La biografía que os traemos hoy no la extraemos de ningún libro de Historia, pero es un reflejo de resistencia a la muerte y de empoderamiento femenino a través de una nueva visión de la naturaleza. Es Priya Mishra, de la India, y su mérito no solo es haber sobrevivido a la tuberculosis de los ganglios linfáticos en fase 3, sino tamibén haber rehecho su vida personal y laboral en torno a lo que ella considera su gran salvación: el cannabis con fines terapéuticos.

Priya Mishra es, según su perfil de Linkedin, ambientalista, indologista y la primera mujer activista de cannabis en toda Asia. Un tratamiento terapéutico a base de cannabis le cambió su forma de pensar y, a fin de cuentas, la vida. Y creó Hempvati, una fundación que se dedica en la actualidad a difundir los beneficios de esta planta para usos medicinales.

Desde su posición como activista y fundadora de Hempvati, Priya Mishra trabaja de manera estrecha con las autoridades indias, como explica en una interesante entrevista a esta mujer activista de CBD, publicada en el blog de Nordic Oil, una empresa dedicada a la producción de cosméticos y otros artículos derivados del cáñamo industrial no psicotrópico.

 

Precursora de un movimiento que se abre paso

 

La reivindicación del uso del cannabis para usos terapéuticos es un movimiento cada vez más extendido, aunque en el subcontinente indio haya tardado en calar. Y el mérito de Priya Mishra es doble: haber ayudado a abrir camino en este campo, contribuyendo a la legalización en varios estados del país, y haberlo hecho siendo mujer.

Aunque no tiene una actividad tan frenética en las grandes redes sociales como los líderes de opinión de otros campos, Priya Mishra difunde su mensaje siempre que puede, protagonizando entrevistas y documentales en YouTube. O a través de ponencias en eventos con nuevos talentos de su país, como TEDxBITSGoa.

Esta activista ve el futuro de su movimiento con optimismo y cree que la India puede jugar un papel importante en esta incipiente industria. “Deberíamos ser los líderes en la industria del cannabis”, asegura. Y basa su afirmación en el papel que ha jugado el cáñamo en la cultura de su país, pues lleva empleándose “desde el principio de los tiempos”, muy ligada a las religiones de este subcontinente, como el hinduismo, el sijismo o el budismo.

 

Tras un intenso trabajo en el último lustro, los resultados han llegado en forma de legalizaciones parciales del cannabis en la India. Gracias a la insistencia de fundaciones como Hempvati, media decena de estados revisaron su posición en esta materia, abriendo la posibilidad a promover los cultivos de cáñamo con fines industriales y a impulsar el uso de esta planta en terapias medicinales.

En lo personal, su situación dista mucho de ser idílica, pues aún tiene otros problemas de salud, en particular escoliosis y síndrome de ovario poliquístico (SOP). Pero Priya Mishra asegura que no abandona el uso del cannabis con fines terapéuticos y que eso sigue siendo una importante ayuda para seguir con su actividad.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario