AHORA QUE VAMOS DESPACIO

¡No me digáis que este país no es de traca…! Ahora resulta que, incluso superando aún los 3 millones de parados, nos hacen falta camioneros, camareros y profesionales que dominen todos y cada uno de los numerosos oficios del sector de la construcción, mientras que 15.000 compatriotas acaban de marchar a Francia para trabajar en la vendimia. “¿Quién me compra este misterio?”, como cantaba doña Concha en referencia a la Parrala. O “Esto es para miccionar y no echar gota”, como sentenciaba con retranca aquel chulángano de la calle “elAmparo. Y no crean ustedes que para ahí la cosa, sino que ahora resulta que las dos vicepresidentas del gobierno de coalición con cierta responsabilidad en el tema (bien es cierto que una más que otra), discrepan sobre la oportunidad de recomponer con urgencia y en profundidad la normativa del ius laboris que llevaron a cabo sendos gobiernos conservador y progresista – en septiembre del 2010 y febrero del 2012 –, y que justificaron con indicaciones de la burocracia europea. ¡Le digo a usted, señor guardia…!
Y ha tenido que ser ni más ni menos que el presidente del todopoderoso Estados Unidos de América quien ya en el pasado mes de junio se posicionó del lado de una de nuestras vicepresidentas, contradiciendo a nuestros empresarios e incluso a nuestro propio Banco de España, con sus declaraciones en la mismísima Casa Blanca, diciendo bajito: Páguenles más”. Lo que ha dado pie a una de las dos mandatarias hispanas para completar el consejo: “Ofrezcan mayor salario y mejores condiciones de trabajo, y ya verán como trabajan en sus empresas”.
¿Es que es necesario recordar a nuestros gerifaltes que cuando el trabajador dispone de un mínimo exceso en sus percepciones, tras haber cubierto sus necesidades vitales, es cuando puede renovar el frigorífico o su coche con mayor frecuencia, o mejorar la calidad y cantidad de los alimentos que consume, o disfrutar de unas mínimas vacaciones? ¿Y es también necesario recordar a nuestros “emprendedores” que tales incrementos en los consumos irán en beneficio de los fabricantes de neveras y automóviles, productores naranjeros y jamoneros, o empresarios de servicios vacacionales y de las industrias del ocio en general? ¡Pero, bueno…! ¿Así estamos…?
EUSEBIO LUCÍA OLMOS
Sobre Eusebio Lucía Olmos 13 artículos
EUSEBIO LUCÍA OLMOS es graduado social y diplomado en Relaciones Laborales, profesión a la que ha dedicado toda su vida, tanto en entidades públicas como en empresas privadas. Su aproximación académica a las ciencias sociales y humanidades le acercó al estudio del movimiento obrero en nuestro país, así como a la importante contribución de éste a la historia nacional. Esta dedicación ha tenido también su correspondiente proyección literaria, con intención de acercar al gran público hasta una serie de importantes e interesantes hechos históricos. Hasta el momento ha publicado múltiples relatos y artículos en diversos medios, el capítulo sexto de la Historia del Socialismo Español (1989-2000), que inició el profesor Tuñón de Lara, y una novela larga (“Cosas veredes”, Endymión, 2009), sobre la huelga general revolucionaria de 1917.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario