Amarga victoria

Hay cosas que solo pueden afrontarse desde el sarcasmo o desde la distancia. Los resultados electorales de esta noche son así,  me perdonarán pero no tengo fuerza para hacerlo de ninguna de las dos formas.

Distancia, es imposible, porque a partir de la constitución de ese Parlamento español vamos a sufrir las que creemos que el mundo avanza y que el progreso es preciso e imparable. Da igual quien haya ganado, de verdad,  da igual. Habrá  52 o más (a esta hora aun bailan las cifras) diputados que abogarán por el desprecio al extranjero, al pobre, al lgtbi, a las mujeres, a los negros, a gitanos, a musulmanes  y a cualquiera que salga de la norma de su estrechez de mira hispánica carpetovetónica medieval. 52 diputados que bombardearán el Tribunal Constitucional llevando todas las leyes que a su criterio ofenden a la Patria, la religión y las buenas costumbres. No aventuro nada, desde la sede de Vox se ha anunciado con grandilocuencia. Colapsarán el Constitucional y  harán del Parlamento una corrala de mala leche y malas formas.  Por tanto la distancia me resulta imposible. Ustedes perdonen.

 

El sarcasmo en menos difícil, pero cuesta. Miren, me encantaría entrar por un agujerito en la sede de Ferraz y poder mirar sin ser vista a las caras de Sánchez, Redondo y adláteres ¿De verdad vais a seguir opinando que Iván Redondo es un tipo listo y competente en lo suyo? porque si insistís, queridos/as socialistas, tendréis que pensar que ha trabajado para los adversarios. Adversarios de derechas, claro. Su “magnifica” estrategia de nuevas elecciones ha propiciado el descalabro del socio preferente, Cs, la remontada del PP (relativa pero cierta) y la subida cual espuma del catetismo fascistoide de Vox ¡Enhorabuena campeones!

A Sánchez no le digo nada, porque no es nada, que es lo peor que se puede decir de un político. No es nada, o menos que nada.

Más a la izquierda habrá que revisar liderazgos y estrategias, queridos míos. Hora es de que Iglesias se lo mire. Hora es de que se revisen formulas, ya que elección tras elección se  pierden escaños y votos. En política no hay, o no debiera haber, piedad con los perdedores. El patinazo de las negociaciones mal llevadas, mal gestionadas deben tener una factura a pagar. Hora es de revisar.

 

Lo de Cs, no tiene nombre ni color. Bueno, color sí…un naranja desteñido que es el que un chico errático y furibundo ha sumido a un partido con ciertas pretensiones de éxito en uno casi testimonial. Imagino que mañana su dimisión esté encima de la mesa…O no, porque el muchacho de los naranjitos ahora se saca un perro, un ladrillo o una revisión de liderazgo. Esperemos el esperpento.

 

Del PP no digo nada, porque han realizado la oposición y la campaña más impoluta que se podía hacer. Silencio y calma. Mesura y olvido intencionado de que son el partido con más imputados del mundo, con más cargos pendientes de la cárcel que del Parlamento. Amigos de records en negativo, que ya es mérito. Aún con todo, suben.

Del que tampoco digo nada es de Tezanos y su CIS, otro campeón y una lumbrera a exportar. A Siberia o a Corea del Norte, preferentemente.

 

La respuesta de las Comunidades históricas ha sido contundente. Subida de votos nacionalistas en las tres. Con esos tres diputados de la CUP, dos de Bildu y uno de BNG que van a arañar el sistema. Miren, si algo hemos ganado ¿? es la diversión de ver como se codean los gañanes de Vox con esa pléyade de parlamentarios independentistas. Sangre y sudor van a bañar las paredes lustrosas del Congreso y del Senado. Al tiempo.

No puedo menos que sentir el dolor por la polarización de un estado que se ha dejado caer por la ineptitud  y la banalidad de unos tipos que no valen lo que cobran, ni por asomo.

Una España polarizada, partida, con los mismos problemas agravados, con la necesidad imperiosa de pacto, de dialogo pero con unos actores que no saben pactar y que en vez de hablar ladran y mienten.

Malos tiempos. Y peores que se avecinan.

María Toca

https://www.elperiodico.com/es/politica/20191110/resultados-elecciones-generales-espana-noviembre-2019-municipios-provincias-7718030

Sobre Maria Toca 760 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 Comentarios

  1. Cuánto deprecio y bilis hay en tu artículo. Supongo, por eliminación, que eres de Podemos, el partido cuyo líder entró en escena insultando a todos y haciendo creer a los tontos que él era el juez supremo de la moral humana (ahora ya le creen menos). Recuerdo cuando Pablo y sus “valientes” entraron a una conferencia de Rosa Díez en la Complutense, interrumpiéndola y no permitiéndole continuar hablando. Así actuaban las juventudes hitlerianas. Qué gran adalid de la libertad, imitando a los fascistas más añejos. Después tuvo la desfachatez de negarse a sí mismo, diciendo “donde dije digo digo diego”, y entró al Parlamento, en el que según él y sus niñitos imberbes sólo se sentaba la escoria nacional, convirtiéndose también ellos en escoria. Más tarde se compró un palacio de nuevo rico…y hasta ahora. Los culpables de que VOX esté donde está son Pedro y Pablo, por su lenguaje que a los que no somos de su cuerda nos resulta no sólo endogámico e irresponsable, sino además, tonto, tonto, tonto y retonto, y si vives tan alejada de la realidad del pueblo como para no entender eso, pobres análisis vas a hacer. Nada más. Gracias por tu atención.

    • Tienes razón en lo desprecio y bilis. Mucho de ambas cosas. Desprecio a los autoritarios fascistas, mucho. Bilis, mucha, por ver que la ineptitud de unos cretinos nos han traído a esto. Lo de que soy de Podemos…¿de dónde lo sacas? No te cabe en la cabeza Isidoro que haya quien es independiente de partidos y escribo según mi criterio. Quizá tu comprensión lectora no haya llegado a la critica que hago de Unidas Podemos…o quizá son tus creencias las que hablan. Gracias por tu colaboración en esta casa pequeña e independiente que es @LaPajareraMgzn. Salud y República amigo.

Deja un comentario