Angela Davis

 

 

La mítica mujer que hoy traemos a nuestro magazine, nace en el sur profundo de EEUU, en Birmingham, Alabama, un veintiséis de enero de 1944. Su padre Frank y Sallie, la madre, se han formado en las universidades segregadas americanas donde la educación recibida era de peor calidad que las blancas. Sallie es profesora de instituto  Frank también da clases de historia, pero decide adquirir y gestionar una gasolinera con el fin de procurar un mejor sustento a la familia.

Nos situamos en una época terrible para la población afroamericana de EEUU. Eran años de total segregación en la zona donde Angela  reside en sus primeros años es llamada  Colina Dinamita porque de vez en cuando los chicos del Ku Klux Klan, lanzan dinamita sobre las casas del barrio habitado por afroamericanos. Los primeros estudios de Angela también son realizados en un instituto segregado pero pronto su talento y curiosidad destacan consiguiendo una beca para estudiar en Nueva York. La joven Angela, contaba solo catorce años cuando llega a la Gran Manzana.

Papá y mamá Davis son miembros del National Association for the Advancement of Coloread People y luchan contra la segregación; de ellos recibe la primera dosis de rebeldía esta mujer que luego llegará a desarrollar una vida de lucha enconada contra el sistema.

Nueva York amplia su mente juvenil. Primero de matrícula en Pedagogía Progresista en Greenwich Village y lentamente va tomando conciencia política. Se hospeda en casa del reverendo Willian Howard Melish, pastor episcopal de Brooklyn,  opositor al macartismo que campaba  con fuerza  en USA. También es miembro de una asociación de amistad soviética-americana lo que por supuesto, le supone integrar la lista negra de Mac Carthy. Para entonces, Angela Davis ha leído el Manifiesto Comunista y a Robert Owen, que le amplían  su mirada  sobre el problema racial. Angela comprende que el “problema del pueblo negro está dentro de un contexto más amplio, está dentro del movimiento obrero” según propias palabras. Comienza su militancia marxista al entender que la sociedad se parte por la clase social, además de por la racial o el género.

Se relaciona con diversas compañeras marxistas  dando comienzo su participación en las luchas pro derechos civiles que  están  estructurándose con fuerza.  Estudia francés consiguiendo una beca para ampliar el conocimiento del idioma y la cultura francesa en la Universidad  Braideis en Massachusetts. El  aprendizaje del idioma galo la permite conocer a los existencialistas como Jean Paul Sartre y Camus. Conoce a Marcuse que se convierte en su profesor y mentor, cuyo pensamiento la influye en su vida de forma definitiva.

Otra beca le proporciona la oportunidad de viajar por Europa. Visita Londres, París  y Helsinki donde participa en el Festival  Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Asiste a conferencias de Adorno, sin perder el contacto con Marcuse, además estudia en profundidad la Revolución francesa  matriculándose en Filosofía en la Universidad G.W Goethe de Franfort, en Alemania Federal, desde donde pasa a Berlín Este en diversas ocasiones. Para entonces ha decidido militar en el Partido Comunista.

Durante ese tiempo la sociedad afroamericana ha despertado con fuerza y en EEUU surgen movimientos de protesta y de lucha que Angela no quiere perderse. Regresa para integrarse en las luchas raciales uniéndose en 1967 al Comité No Violento Estudiantil, cercano a las Blakc Panters. Consigue la catedra de Filosofía en la Universidad de California pero el FBI, conoce su militancia comunista y es despedida perdiendo la catedra al año  siguiente.

Se implica en la lucha emprendida en favor de los presos George Jackson y W.L. Nolan, afroamericanos. Es acusada de introducir armas en la cárcel donde están los retenidos huyendo y poco después siendo  detenida en un motel y  encarcelada por ello. Su alta y espigada figura, coronada por el pelo característico comienza a convertirse en icono de lucha . Con la detención y encarcelamiento la sociedad se moviliza a su favor, haciendo campañas por su absolución. Es juzgada y absuelta de todos los delitos de la acusación. El entonces gobernador de California, Ronald Reagan, da orden de que no se permita dar clase en ninguna Universidad estatal del país. Angela Davis se convierte en icono de lucha mundial, impartiendo conferencias y participando activamente de cualquier  movimiento social, no solo racial, sino feminista y de clase.

Su feminismo, al igual que el antirracismo, parte de la premisa de clase. La opresión llega desde diversos puntos, pero todos convergen en el común denominador de pertenencia a la clase oprimida. Ella es negra, mujer…y en 1997 declara en una entrevista ser lesbiana. Además de comunista…Angela Davis, trasforma todos los clichés de marginación en mecanismo de lucha y acción popular.

A la vez se solidariza y apoya activamente  los movimientos de liberación, como el sandinista de Nicaragua, o la mapuche, años después, de Guatemala. Visita y se relaciona con Allende durante los pocos años de la esperanza que supuso el gobierno de Unidad Popular a la vez que denuncia con fiereza la colaboración de su país y de la CIA en el derrocamiento del presidente chileno así como de la represión efectuada después.

En 1977 visita la URSS donde recibe el Premio Lenin de la Paz y le hacen profesora de la Universidad Estatal de Moscú, a la vez que, llegados a 1990, se le permite dictar cursos en el  campus de Santa Cruz  de la Universidad de California.

Se presentó, incluso, a unas elecciones presidenciales, como vicepresidenta del candidato Gus Hill, comunista como ella, sin ninguna esperanza de ser elegidos porque ser comunista en EEUU sigue estando demonizado hasta extremos hilarantes.

Ha recibido homenajes de los más variopintos colores, como las canciones que le  dedicaron, tanto los Rolling Stones, John Lennon y Yoko Ono, Jannikc Noah…y los Chicos del Maíz hace poco en nuestro país. En Santiago de Chile hay una población que lleva su nombre debido a que envió fondos para electrificar y llevar el agua que realizó durante el mandato de Allende.

En 2006 recibió el premio Thomas Merton por su lucha en pro de la justicia en EEUU,  siendo investida en 2014 doctora honoris causa en la Universidad de Nanterre en Francia y en la catalana Pompeu Fabra, en 2021.

Hoy, a punto de cumplir ochenta años, sigue siendo un símbolo de lucha y  tenacidad política además de viajar por todo el mundo impartiendo conferencias e impulsando la lucha por la justicia total desde sus posiciones radicalmente a favor de la defensan ante  cualquier tipo de opresión.

María Toca Cañedo©

 

 

 

 

Publicaciones destacadas de Angela Davis

Mujeres, raza y classe (Akal, 2006), Democracia de la abolición: prisiones, racismo y violencia (Trotta, 2016), su Autobiografía (Capitán Swing, 2016), Freedom Is A Constant Struggle: Ferguson, Palestine, and the Foundations of a Movement (Kindle, 2016; traducida al castellano por Capitán Swing) y Podem abolir les presons? (Tigre de Paper, 2020)

Sobre Maria Toca 1584 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 comentarios

Deja un comentario