Carta a Antonio

Hola Antonio.
Si crees que a los 55 años una chica de 23 puede estar automáticamente interesada en ti y la asaeteas con mensajes que son «bromas», si eres su jefe y en plena batalla diaria con la precariedad te insinúas, propicias situaciones no deseadas, tú que eres el que tiene el poder, la animas a tragarse la idea descoyuntada de que «el amor no tiene edad», la llamas bonita, linda, hablas de su padre (ese que tiene tu edad) como tu suegro y te ríes, la presionas para llevarla en coche al acabar el turno; si tú consideras que de veras ese NO contiene un sí miedoso o pudoroso, si tu ego inflado entiende que entre sus fantasías eróticas más potentes está la de acercarse a alguien como tú,
ENTONCES
entenderás que una señora de 75 años también se enamore de ti, presuponga que tú automáticamente estás interesado en ella, acuda a tu trabajo, te haga regalos o insinuaciones sexuales y te pida que no le cuentes nada a nadie y tal.
Te invite a ir en su coche al acabar el turno y se te acerque rijosa llamándote bombón.
Ah, no.
Que si fuera a la inversa a esa señora la ingresarían por demencia senil.
Bueno, lo tuyo es demencia patriarcal.
Y machismo y abuso de poder.
Y edadismo tan solo desde un vértice.
Y acoso sexual.
Y asco.
El de ellas, Antonio.
A ver si lo entiendes, que los Ristos Mejides sólo se enamoren para abajo no es casualidad.
Qué cosas.
Buen día, otro día.
María Sabroso.
Sobre María Sabroso 101 artículos
Sexologa, psicoterapeuta Terapeuta en Esapacio Karezza. Escritora

1 comentario

Deja un comentario