Cumpleaños

El dieciséis de diciembre de 2016 salimos a la calle digital para entrar en sus rincones con la esperanza de encontrar amigos/as y hacernos un huequecillo donde poderles contar las cosas que se nos ocurrían. Las pretensiones eran escasas, las ilusiones y los nervios, muchos. Siete años cumplimos hoy y les aseguro que mirando hacia atrás se pasaron volando.

Había varias ideas iniciales. A saber. Memoria, feminismo, literatura, diversidad, derechos. Creo honestamente que se está caminando por la senda prevista, no sé si la correcta pero sí se dan pasos hacia los puntos iniciales con la honestidad y la ilusión intocada. En Memoria hemos realizado bastante , casi les diría que una labor hercúlea y mi espalda, además de las dioptrías de mis ojos, me lo gritan. Hemos investigado, sacado a la luz   historias perdidas u olvidadas y las que nos quedan porque si algo tenemos en nuestro país es la capacidad de obviar la historia. Aparcarla y sonsacar solo lo que nos interesa. Y no es el camino seguido por este magazine. Queremos contar la historia como fue, divulgar la Memoria y los hechos históricos con toda honestidad y verdad sin titubeos. Porque entendemos que solo se aprende sacando conclusiones de la verdad.

Al feminismo, le dedicamos tiempo y empeño con las biografías de casi cuatrocientas mujeres que llevamos inventariadas contándoles a ustedes lo principal de las vidas, olvidadas, ocultadas, ninguneadas de seres humanos gloriosos. A veces, cuando una se agota y quiere abandonar, no tenemos más que asomarnos a esas biografías para preguntarnos si ellas pudieron ¿cómo vamos a soltar el empeño nosotras? Y seguimos. Para mi tengo que las buenas mujeronas nos empujan y acompañan a ratos.

De literatura vamos bien porque hay tanto talento que no se corona con la gracia del boato, de los premios de chichinabo, que con amable generosidad nos ceden sus relatos, que una piensa ¿cómo es posible un país tan desastrado con tanto talento suelto? Cada poco nos sorprende algún/a maestra con un poema o relato, con un mini cuento y nos abre el alma de puro placer.

Intentamos apoyar, decir y escuchar la verdad (no absoluta, porque eso es falaz) y contarles a ustedes las mil y una injusticias y faltas de coherencias que se van produciendo en el mundo. Y en nuestro país, que son a veces apabullantes. Intentamos dar voz a quien anda subsumido por poderes que ocultan los derechos humanos. Intentamos andar en pareja con los débiles, con las derrotadas porque  tenemos claro cuál es nuestro sitio y porque sabemos que el orgullo de clase nos hace solidarias y ayuda a construir un mundo mejor.

Miren, de más joven quería arreglar el mundo. Marchar a las selvas profundas, hacerme luchadora por la libertad de los pueblos, redimir a las gentes…Todo eso y más se le ocurría a una joven plena de soberbia e imbecilidad. Los años me han enseñado que marchamos del mundo sabiendo tres o cuatro cosas esenciales y que no somos más que minúsculas gotas en un océano frío o templado, depende de la era que toque. La minúscula gota que se une al resto de gotas. O el ladrillito que cercena el silencio de otras vidas y construye paraísos; que de nosotras solo depende una exigua labor en el común total de un mundo muy amplio. Se trata solo de estar a la altura. Se trata solo de no joder a nadie e intentar ayudar lo que se pueda. Se trata de aportar nuestra gotita o nuestro ladrillo para seguir construyendo. Ya sé que nadie puede salvar el mundo, he aprendido que  de quien se cree esa falacia  hay que huir despavorida porque no hay nada más peligroso que un salvador o una salvadora. Que la voz es de todas y solo escuchando podemos aprender a vivir. Que existen ideas malvadas contra las que hay que luchar pero la mayoría pueden aportar mundos al nuestro.

Y sobre todo he ido aprendiendo, en dónde tengo un sitio y quién quiero a mi vera. Les aseguro a ustedes que las/os lectoras de este magazine me han dado tanto y me siento tan agradecida que no puedo menos que prometerles que seguiremos hasta el fin. O hasta que se nos ocurra algo mejor.

Me resta agradecer a todas/os los/as colaboradoras del magazine porque solo gracias a su generosidad (aquí no cobra nadie…y la financiación sale del mismo bolsillo de quien esto firma, ni publicidad, ni cristo que lo fundó) podemos salir y seguir. Gracias por tanto, compañeros/compañeras.

Y que la cultura, la conversación, la lectura y la comprensión son armas letales contra el fanatismo, el odio y la sinrazón.

Miren, perdemos batallas. Muchas, cada día varias, pero les aseguro que hay derrotas que valen más que mil victorias.

Y eso es lo que hacemos, correr de derrota en derrota hasta la victoria final.

Se les quiere. Difundan nuestro magazine. Compartan con amigos/as, familia, cuenten que existimos y con eso ya tenemos bastante.

A por el octavo año de La Pajarera Magazine.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1519 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 comentarios

  1. Felicidades por muchos más, yo se lo envío a mis amigos y amigas más concienciadas, de los otros paso. Y son artículos para reflexionar y ser más capaces de articular este mundo tan líquido que nos toca vivir, y me gusta lo que escribes sin pretensiones pero con razones. Así que un vez más buenos días 😘

Deja un comentario