Desnuda

Me desnudo de abrazos y caricias

que dejan la simiente de rescoldos

de pasadas venturas, que se fueron

con el viento, rugiendo, a otra parte.

Me desdigo de palabras que asombraron

a oyentes, mientras, dejaron  poso

de otros besos, en labios  indolentes.

Me ciego la mirada con ceniza

para no ver cómo nacen los luceros

y se encrespan las olas cuando viene

una galerna de rayos en declive.

Desnuda, al socaire de vientos y mareas

dejaré mi cuerpo, pendiente de la tarde;

esperando a que tú quieras cubrirme

con el manto de tus besos, mi herrumbre.

 Confiaré, con paciencia en el momento

en que tu mano se alargue y me acaricie,

mientras tanto, arreciarán las tempestades

y la paciencia vencerá la ruda tarde.

Cuando pueda vestirme con tus brazos

y tu boca decore mi memoria,

entonces, solo entonces, hará sombra

el recuerdo de tu amor, y tu esencia

se abrirá paso por el tiempo y el recuerdo.

Cabalgaré con brioso corcel, envuelta

de salinas esperanzas, siempre quieta,

movida por la tempestad y mi camino

se hará a base de batirme con el viento.

#MariaToca

Para V. A. D

Sobre Maria Toca 1551 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario