Desnudarse

Se desnudaron de nieva las montañas,

con mano lenta desvistieron sus ropajes

y quedaron, luengas, desvestidas

mostrando la roca desnuda a la solana.

Con paso lento, el sol fundió bien la cellisca

arrojándola , líquida, hasta perderse

en ese mar que pasta y difunde

la vida por los rincones de esta tierra,

que a fuer de patria,  solo es tímida barriada.

A pocos días lucía blanca, nívea,

espumosa, la nieve, en las alturas…

hoy, descarnaste la blancura

y muestras la montaña bien desnuda.

Sol que nos mece y acaricia,

malecón de frutas prohibidas

que luces a ratos, y a escondidas

muestras tu tibia cabeza a mis costumbres.

A veces mis ojos se enternecen

con la vista perdida en las alturas,

algunas blancas, otras  con grisuras,

que permutan belleza con las nubes

de ese cielo encebollado de celaje.

María Toca Cañedo©

Santander- 31-01-2021. 17,45

Desde mi feliz ventana. La Leva. Santander.

Sobre Maria Toca 1551 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario