Dispersión

Desconocía, como tantas cosas, lo que era la dispersión. O para ser exactos, lo que suponía la “dispersión carcelaria” A raíz de la investigación emprendida con el fin de conocer la historia de mi tío abuelo, Anastasio Cañedo, me topé con la contradicción de que siendo detenido en Santander, posteriormente le trasladan a Santoña y luego a la cárcel de Larrinaga, en Bilbao, periplo que me parecía incomprensible.https://www.lapajareramagazine.com/en-el-amanecer-cortaron-los-suenos Mi querida compañera de batallas de Memoria,  Carolina, buena conocedora del sistema carcelario por su labor profesional me explicó que bien podría ser consecuencia de la “dispersión carcelaria” Ante mi extrañeza, me contó que se trata de una forma sibilina de tortura infringida al detenido. El alejamiento de los suyos. La separación forzosa de quienes pueden visitarlo, ampararlo y darle el apoyo moral tan necesario en lides como las que se enfrenta cualquier preso. Añadan ustedes a eso, la época. En la postguerra el hambre era endémico para la población, cuanto más para los presos. Y si eran condenados por rojos, pueden hacerse idea. La comida, o las resmas de comida, así como el lavado de ropa, productos de higiene y enseres varios, era la propia familia quien se la hacía llegar al preso. Si la distancia imposibilitaba las visitas, se añadía una cruel tortura a la ya vida dura del detenido.

Por tanto, esa podría ser la causa de las dispersiones producidas durante el franquismo. Al momento recordé la lucha de la población vasca por el traslado de prisioneros de ETA a lugares remotos. A mi memoria llegó el recuerdo de las innumerables pintadas en territorio euskaldún presenciadas durante un tiempo sobre El Salto del Negro. En una de mis visitas a amigos de la zona, constaté que se repetía ese nombre. Al preguntar, entre dientes y  con poca voz (no era momento de hacer preguntas curiosas, eran los noventa y en Euskadi las cosas estaban feas) me respondieron con vaguedades. Tuve que buscar -sabe dios con qué medios porque no había Google ni IA– que el Salto del Negro era una dura prisión canaria a donde fueron trasladados los presos de ETA como forma sutil, o no tanto, de castigo añadido a la pena impuesta por los jueces. Castigo que se extendía a la familia imposibilitada para visitar a su hijo, marido, padre, madre,  hermano, novia…debido a la distancia.

¿Me pregunté si eso era lícito? si en un país democrático que, supuestamente suscribe los postulados en derechos humanos prescritos por nuestra orgullosa cultura occidental, eso era racional. ¿No habíamos quedado que la tortura estaba fuera de nuestro sistema? ¿No habíamos admitido como válidas las prescripciones de Concepción Arenal y del resto de penalistas democráticos y humanistas que en el mundo han sido? Se ve que no, me respondí.

Años después comprendí que eso que yo creía como asumido por mi país era tan falaz como tantas cosas que se vivieron en la “modélica Transición”. Modélica, por los eggs (dicho en inglés queda más fino, ustedes perdonen).  Fui enterándome de  las torturas sistemáticas producidas en las cárceles vascas (y no vascas)  donde Intxaurrondo se hizo desgraciadamente conocido. Me enteré de una guerra sucia y estúpida donde los actos de terrorismo parecían diseñados por Pepe Gotera y Otilio, con víctimas inocentes en algunos casos. Pero eso es otra historia.

http://revistafiatlux.com/el-dia-que-conoci-a-galindo-en-intxaurrondo/

Aquí, como en tantos otros casos, tengo que anteponer la mojiganga de: no es que yo defienda a ETA que nunca jamás y para nada, lo cual debería estar implícito porque una lleva en la brega demasiado tiempo y creo que soy bien entendida. Por si acaso, llega alguien poco original y me lo escupe, queda dicho. Considero a ETA un horror que viví de cerca, por vecindad, por espacio y tiempo de estudios. Lloré in situ atentados terribles, cercanos, y sobre todo entendí la lamentable división de la sociedad vasca a la que el veneno terrorista convirtió en cómplices de un silencio cobarde y criminal. No a ETA, por tanto…pero cuando un terrorista está preso, es un detenido que protege el Estado, le castiga por sus actos delictivos pero solo y únicamente por ellos, con la pena que  impone un juez. Punto pelota. Añadirle la distancia es torturarle a él y a su familia. Y que se sepa, el terrorismo no es extensivo a la familia.

Viene esta larga (tediosa, es posible que también) exposición a la cancelación y represalias que se han producido en la persona de la actriz Itziar Ituño, por haber encabezado una manifestación, no a favor de ETA (tendenciosos titulares de prensa que me producen arcadas) sino en contra de la dispersión de presos que llevan años en la cárcel por delitos que cometieron en una banda disuelta hace doce años. Ituño se manifiesta en contra de la dispersión y por eso le cancelan trabajos, la insultan lo más grande en redes y la prensa de cloaca se ensaña con ella. Pero luego, oigan, quienes reprimimos la ley de prensa somos los zurditos que criticamos a Pablo Motos, por casposo y machirulo o a Rafa Nadal por apadrinar a la dictadura más sangrienta y medieval del mundo.

Porque Nadal, héroe nacional donde los haya, tiene derecho a decir que los saudíes son lo más en avances sociales y que hay seguridad y progreso, mientras aparta cabezas cortadas de disidentes o soslaya latigazos a mujeres y se pavonea en hoteles donde no hay mujeres y si hay alguna va como una cucaracha tapada y de negro absoluto. Nadal, por dinero, sí es libre de apoyar un estado terrorista. Itziar Ituño, no puede manifestarse en contra de la dispersión de presos vascos. No, ni na porque la cancela BMW y se queda sin curro o se tiene que buscar la vida como se la ha buscado Guillermo Toledo por sus luchas varias que le han apartado del establishment oficial.

Claro que podemos no estar de acuerdo ni con Itziar, ni con Willy…ni con Nadal. Y hasta criticarlos mucho. Solo faltaría, pero ¿cancelarlos? ¿insultarlos y amenazarlos? Ustedes y yo podemos pensar quien tiene razón en sus defensas y a quien tiraríamos de las orejas pero ellos/as hacen de su capa un sayo y defienden su ideología, o como en el caso de Nadal, su bolsa.

Porque podemos estar o no de acuerdo,  lo que no podemos es arrebatarles el derecho de hacer lo que quieran a menos que nos erijamos en poseedoras de la verdad absoluta, pero para eso ya están los gallitos de PPVOX.

Y como esta es mi casa, mi columna de opinión, no me privaré -ni les privaré a ustedes- de decirles mi pensamiento. Que lo de Itziar me parece perfecto, lo de Willy casi siempre también (menos cuando se pone gruñón e intransigente) y lo de Nadal

Lo de Nadal, me parece coherente con todo lo que ha sido el grandísimo deportista, que también es. Nunca me ha gustado su perfección de perfecto yerno. Huyo de las  caritas buenas y perfectos ademanes, no puedo evitarlo, me producen desazón. Y el tipo, que creo está totalmente teledirigido por ese tío coach del ultraliberalismo exacerbado y canterano de un PP en horas bajas, porque el muchacho pienso que  su único y excelente talento es el tenis. Del resto, anda escaso, la verdad. Ignoro qué cuantía de millones le han puesto encima de la mesa para comprar su voluntad de chico impoluto, buen patriota menos en lo de pagar impuestos, imagino que los ceros me marearían, pero así como entiendo que un pobre se deje comprar…que lo haga un rico, un inmensamente rico, me parece bochornoso.

Esa es mi opinión. ¿Cancelaría a Nadal de tener poder de hacerlo? Jamás.

Hagan lo mismo con quien no les guste, por favor, salvo que sean ustedes votantes de PPVOX que dudo mucho que leyeran la Pajarera  de serlo, a menos que les divierta y les motive el insulto a su coordinadora.

Que difícil le resulta a la derecha española interiorizar los parámetros democráticos. Las sencillas  normas democráticas que nos impelen a respetar al adversario. No a quererle, no a maldecirle por lo bajinis. Solo a no perder las formas en público. Y háganse el favor y no seas ustedes como Ayuso, que es muy feo. Vótenla, si quieren,  pero no la imiten, por favorcito.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1519 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 comentarios

Deja un comentario