Dorothea Tanning

Nace esta mujer en  Galesburg, Illinois, el veinticinco de agosto de 1910, en una familia culta y amante del arte. En la biblioteca descubre a una pronta edad el libro Alicia en el país de las Maravillas, que la fascina y la sumerge en el onirismo que años más tarde la conducirá al surrealismo para convertirse en una de las más importantes exponentes de esa nueva forma de ver el arte.

Se traslada con su familia a Nueva York trabajando como diseñadora de publicidad en un primer momento. En 1936 es incluida en una exposición surrealista que realiza el MOMA de Nueva York.  Poco después, marcha a París, como tantas personas estadounidenses en busca de la bohemia y la vida artística que el país de nacimiento no tenía. En su etapa parisina toma contacto con el grupo de surrealistas franceses e intenta hacerse un hueco entre ellos. Tanning, concibe el arte sin limites para lo que el surrealismo la permite pintar rompiendo los enlaces y fronteras de la realidad

Un viejo conocido, citado anteriormente en la biografía de Leonora Carrington,  https://www.lapajareramagazine.com/leonora-karringtonse cruza en su vida. Se trata de  Marx Ernst, casado en ese momento con Peggy Guggeheim, la poderosa mecenas de arte que alimenta con su dinero al grupo artístico que rodea al pintor alemán. Max anda buscando talentos artísticos femeninos para una exposición y es un “ojeador” de mujeres jóvenes, sintiéndose atraído sobre todo si además de jóvenes, hermosas, son pintoras. Julian Levy les presenta en una fiesta y él visita su taller para ver la obra de joven y bella Dorothea. Escoge la obra Brirthay, para ser exhibida en la exposición que está organizando Peggy Guggenheim, que en principio iba a llamarse Woman30, para convertirse, con la nueva adquisición, en Woman31,  tal como luego expresaría con amargura y cierto resentimiento la Guggenheim: “Se hicieron muy amigos y pronto se volvieron más que amigos, ahí me di cuenta de que tenía que haber tenido sólo 30  mujeres en la exposición”

 

En dos semanas, el rijoso Ernst, deja a Peggy, su mujer y se empareja con Dorotea, casándose años más tarde, en 1946,  en un boda doble, Max con Dorothea junto a Man Ray con Juliette Browner. Fue la mujer definitiva de su vida, que se sepa, al menos no la dejó como a las anteriores, claro que imaginamos que la edad de Max Ernst tendría algo que ver. Era diecinueve años mayor que Dorothea.

 

 

Rencorosa, Peggy Guggenheim, jamás olvidó la afrenta de perder a su marido por la joven pintora, en las memorias que escribió muchos años después, le dedica Tanning estas palabras:“Max siempre estaba interesado en las mujeres, mucho más cuando una mujer pintaba. Había una chica llamada Dorothea Tanning que le atraía, una chica guapa de Middle WestEra pretenciosa, aburrida, estúpida, vulgar y vestía con el peor gusto posible, pero halagaba mucho a Max y eso a él le gustaba”.

 

La producción surrealista de esta pintora, da paso a un dadaísmo y más tarde a un impresionismo. En los años setenta da comienzo a la realización de esculturas blandas, hechas con tellas que confecciona con máquina de coser. Con varias de estas esculturas decora las instalaciones del Hotel du Pavot, Chambre 202.

En 1986, publica la primera parte de su autobiografía y en 2001 la segunda. Con noventa y cuatro años, publica un poemario hermoso.

Se mantuvo activa, pintando, escribiendo y concediendo entrevistas hasta la edad de 101 años en los que un treinta y uno de enero de 2012, muere plácidamente en su piso de Nueva York. Marx Ernst había muerto en 1976, ella no volvió a casarse jamás.

El tres de octubre del 2018, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, inauguró una exposición de Dorothea Tanning con el nombre de “ Detrás de la puerta invisible”

Su arte fue múltiple y de una gran calidad ya que tocó la literatura, la escultura y la pintura con una enorme maestría.

María Toca Cañedo©

 

 

Sobre Maria Toca 1520 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

2 comentarios

Deja un comentario