Durante muchos años

Durante muchos años.

Durante muchos años una se niega, cual niña caprichosa, a reconocer lo azaroso de la vida y se enfurruña y ofusca cuando lo que ésta trae no son experiencias o vivencias placenteras.

Esa una es capaz incluso de batallar duramente contra el concepto de lo inevitable, de lo que escapa al propio control como la enfermedad o la desparición dolorosa de quien quieres.

Durante años una se enfada con los demás, porque no son como quisiéramos ni hacen lo que deseamos, ni se comportan a juego con nuestras fantasías o directrices sobre su supuesto bienestar.

Durante años el discurso de esa una tiene que ver, y con razones de peso, con la realidad social jodida e injusta, el mundo laboral ingrato, precario o inexistente.
El hecho de existir es caro; pagar facturas por y para vivir supone cargar con un pedrusco a la espalda sorteando vallas o a veces teniendo que saltarlas sin fuerzas que acompañen.

Derepente esa mujer deja de comportarse de manera quejosa e ingenua, pegando patadas a diestro y siniestro sin dirección y se abre desde dentro a lo que hay, a lo que sucede, a esto que está pasando sea desfavorable o grato, sea para reír y disfrutar o no y se dice para sus adentros:

– Has dejado de pelearte en vano. Ya no pierdes la energía en la queja estéril y paralizante. Ahora luchas cuidando tus energías que no son infinitas.
Ahora no te obcecas y puedes distinguir con cierta claridad en dónde poner de lo tuyo y en dónde no.

Ahora no te embroncas inútilmente contigo y con el mundo y te pones manos a la obra.

Te haces mayor, lo sabes.

María Sabroso

Sobre María Sabroso 28 Artículos
Sexologa, psicoterapeuta Terapeuta en Esapacio Karezza. Escritora

Sé el primero en comentar

Deja un comentario