El primo banquero (o la fusión Bankia/Caixa Bank contada como un cuento)

Voy a contarles una historia:

Resulta que ustedes tienen un primo que dirige una empresa. A su primo de ustedes se le calienta la boca, al calor de la humeante economía del ladrillo se pone loco a hacer inversiones; construcciones innecesarias en la costa mediterránea mayormente. Ladrillo que preveía carrera de lava de fácil y rápida plusvalía. Cierto es que a su primo le avalaban las grandes mentes económicas de España. “La vivienda nunca baja, se vende todo, el crecimiento económico es imparable” son argumentos de peso que usted no se atreve a replicar. Su primo es una estrella refulgente,  aunque a ustedes las aventuras del muchacho les parecen arriesgadas asisten con la boca abierta y cierta sorpresa envidiosa de su esplendor.

Pero…como en la vida no todo es flor, las vacas gordas se acaban, las viviendas que debían venderse no lo hacen, comienzan los impagos, la crisis cimenta el desastre y un día su primo hace crack y se hunde en los abismos siderales. Ustedes que no tienen aprecio a su primo, le dicen “ya te lo avisé, querido, penca con ello” Pero el padre de su primo y su padre son hermanos…y a ustedes les obligan a ayudar al primo. Ustedes, sin comerlo ni beberlo, le dan mucho…pero mucho dinero para que ese primo intempestivo salve los muebles y esperan que algún día cuando sanee las cuentas lo devuelva. Le dan tanto que la economía doméstica se queda en chasis, y ustedes se tienen que entrampar durante decenios por haber socorrido al primo.

El primo sanea. Claro que sanea porque con dinero regalado reflota una empresa hasta un monger, y una vez levantada, ese primo tan listo, se fusiona con otra empresa. Las acciones suben un 32,88% de la empresa antes ruinosa, ahora fértil (recuerden, gracias a su dinero)  se reparten dividendos entre accionistas, se entrega la empresa del primo al socio capitalista y a ustedes les dicen que “adiós muy buenas” porque ni las gracias les dan los buenos capitalistas cabezas pensantes  de las teorías liberales.

¿A qué jode? ¿A que les sube la adrenalina hasta límites intolerables cuando ven al primo pavoneándose de sus éxitos sin devolver el préstamo?

Queridas/os lectoras, ese personaje mosqueado son ustedes y yo. El primo ¡ay! el primo es Bankia al que le prestamos  -las españolas/es de a pie, todas, incluidas los desahuciados por Bankia, los que perdieron el trabajo, la salud y hasta la vida, en la crisis. TODAS–  24.000 millones de euros en 2012 y a día de hoy han devuelto alrededor de 3.800 millones. Los 21.200 que restan –recuerden, millones de euros– se han quedado en la vil nebulosa que envuelve a este capitalismo tan liberal que reparte beneficios en manos privadas y perdidas entre el pueblo llano. Como hay que hacer. Liberal pero socialíceme las perdidas, querido que podemos ser ricos pero no tontos.

Total que Bankia queda absorbida por Caixa Bank, porque hablemos con propiedad, sin circunloquios, es una absorción en toda regla no como se dice utilizando ese metalenguaje: una fusión. Absorbe un banco fuerte a uno débil -el del primo-  La nueva entidad resultante pasa a ser el primer banco español por volumen de activos, las acciones han subido como la espuma, como subirán las comisiones de los clientes, como se irán a la calle bastante más personal que lo que piensan y el accionista feliz cual perdiz porque todo son ganancias.

Entre tanto, Morgan Stanley por Caixa Bank y Roschild por Bankia ultiman los flecos del negocio, de redactar bien la “fusión” se encargan los abogados de Uría Menendez por Caixa y el despacho de Garrigues por Bankia. Gente de paz, gente de bien que ultiman la legalidad del proceso.

Usted y yo nos quedamos con un palmo de narices, arruinadas por haber prestado al primo listo nuestro dinero y mirando a las estrellas. Y no es que nadie robara, no es que hubiera un drama terrible que hiciera flaquear a la empresa (Bankia) no. Lo que hubo fueron malas inversiones de obras que siguen durmiendo a medio hacer y decorando con su penuria las costas españolas, mientras el  primo y sus socios brindan con Moet Chandom.

Podemos considerarnos, la ciudadanía española, dueña de Bankia, al menos en un 61,81% porque la pagamos. Rescatamos a los clientes y al accionariado de Bankia con nuestra precariedad y nuestro dinero. Hoy, que son rentables –como dije arriba, con dinero regalado cualquiera hace empresa- parten y reparten entre ellos.

Y todo esto en un gobierno donde hay ministros de Unidas Podemos que se enteran por la prensa del negocio. Y todo esto en un gobierno donde hay ministros cuyo programa reclamaba utilizar la banca saneada por los españoles como  banca pública.

La jugada es maestra, queridas mías. Un triunfo de doña Nadia Calviño mirando con el ojo guiñado a Europa. Han desactivado una oposición vertebrada por la lucha del 15M que se nutrió del dolor de la crisis provocada por esos bancos a los que hubo que socorrer. No la han desactivado con votos, o mangoneando , no, al contrario. La han mandado al mismísimo carajo dándoles cargos ministeriales de adorno. Me pregunto ¿qué siente un vicepresidente y el resto de los ministros de UP, cuando  reciben la noticia del robo enterándose mientras toman la tostada del desayuno?

Esto, queridas mías no es que sea para dimitir de un gobierno fantoche, es para tomar un bidón de gasolina y pegar fuego algún ministerio.

Pero el primo está feliz y se siente un triunfador.

Ahora que lo pienso, los primos/as somos nosotras/os, queridos españolitos. Y muy primas.

De los/as ministras/os de UP no opino. No sería publicable.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 903 Artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

4 Comentarios

  1. Solo falta un detalle.
    A los que hubo que salvar con nuestro dinero fueron a las cajas de ahorro.
    Los culpables de su ruina están principalmente en el PP y el PSOE y ahora son los que hacen este cambalache.
    El miserable de Rajoy, que se vanagloria de salvarnos de la crisis zapateril no tenía que haber aceptado el dinero de la Merkel pues solo sirvió para salvar a las cajas españoles y así pudieran devolver los préstamos que habían recibido de las cajas alemanas. Suspensión de pagos con sus correspondientes quitas y a la cárcel todos los ladrones del PP y PSOE.

  2. Impotencia, indignación, tristeza …ver que en esta España actual no tenemos ningún representante con vocación social, solo les preocupan el poder y el dinero. Los ciudadanos tenemos que arreglarnos como mejor sepamos o podamos …

Deja un comentario