Elizabeth Cady Stanton

«La degradación de las mujeres está en la idea del hombre de sus derechos sexuales. Nuestra religión, las leyes, las costumbres… se basan en la creencia de que la mujer fue hecha para el hombre. Venga lo que quiera, toda mi alma se regocija en la verdad que he pronunciado“

Elizabeth Cady Stanton

 

 

Nace Elizabeth Cady en el seno de una familia de la alta burguesía norteamericana, en Johnstown, estado de Nueva York, el doce de noviembre de 1815. Su padre, Daniel Cady, era congresista y juez del Tribunal Supremo,  poseía una amplia biblioteca en su casa. La joven Elizabeth fue educada como todas las mujeres de la época,  únicamente para  ser buenas esposas, madres y amas de casa perfectas que lucieran en la sociedad. En cambio, Elizabeth, influida por los libros a los que tenía acceso, fue despertando a otra forma de vida.

Quizá no fuera el feminismo su primera motivación, porque su lucha inicial fue encaminada  hacia el abolicionismo de la esclavitud, lacra de la sociedad que a ella le resultaba indignante… Durante sus primeros años de vida, estudia los mecanismo de la desigualdad social hasta toparse con la triste realidad de un patriarcado feroz que impedía a las mujeres (negras o blancas, esclavas o libres, ricas o pobres) disponer de sus derechos en equidad con los hombres.

En 1840, Elizabeth contrae matrimonio con el abogado Henry Brewster Stanton, que lejos de reprimir los deseos de estudio y de lucha de su esposa, la anima y le ayuda durante toda su vida, ya que él es un consumado abolicionista. No obstante, Elizabeth,  al casarse impuso que no le  realizaría el voto de obediencia al marido, como era costumbre entonces.

Ha comenzado su andadura dentro del feminismo, sin obviar la lucha contra la esclavitud. Junto a varias compañeras, entre las que se encuentran Lucretia Mott y Carrie Catt, fundan el National Female Antislavery Association. Su activismo se ve mermado durante unos años debido a que se convierte en madre de siete hijos, pero nunca abandona la  lucha ni la implicación política.

Hay un momento en la vida de Elizabeth Cady Stanton, que su ideario se voltea, debido a que miembros de su grupo son invitadas  como delegadas al Congreso Mundial Antiesclavista de Londres. Los convocantes, todos hombres, para no perturbarse por la presencia femenina, colocaron una cortina delante de la delegación  de mujeres, permaneciendo ocultas durante todo el Congreso. Elizabeth, sufrió la humillación de comprobar como los hombres las supeditaban a pesar de estar en la misma lucha. De como los hombres priorizaban los derechos masculinos obviando los de las mujeres, ya que solo abogaban por el voto de la población negra masculina.

Ese hecho le hace replantearse que su lucha debe definirse hacia el combate feminista por encima de todo. En 1848, ella junto a sus compañeras fueron las inspiradoras de una petición en el Congreso  con el fin de aprobar leyes  que reconocieran a la mujer casada el derecho sobre sus propiedades  la libre disposición de las mismas. Hasta que fueron aceptadas estas leyes, una mujer, en el mismo momento de casarse, perdía todo el derecho a la fortuna personal, a todos  sus  bienes, aunque fueran heredados, quedando al albur de la disposición del marido.

A la vez, ella y Lucretia Mott dirigen la primera conferencia nacional del movimiento pro derechos de las mujeres. Es el año 1848, el 19 y 20 de julio se reúnen en Seneca Falls donde Elizabeth Cady Stanton redacta la Declaración de los derechos de la Mujer, a ejemplo de lo realizado años antes con la Declaración de los derechos del Hombre. Quizá fuera ese fuera el momento de la creación del feminismo moderno, y desde entonces se conoce como la Declaración del Seneca Falls.

Poco después se rompe la unidad del feminismo (repito siempre que si hay un movimiento complejo y rupturista es el feminismo, siempre estamos rompiéndonos  y luchando con divergencias…) La confluencia entre Lucretia Mott y Elizabeth Cady, se distancia debido a que Mott practica un feminismo más moderado, que no pide el voto femenino, decisivo para cualquier otro derecho, tal como indica Cady Stanton.

A esta ruptura, siguen 25 años de lucha intensa donde Elizabeth Cady, forma un tándem glorioso con Susan B. Anthony, compañera que tiene un ideario similar, soltera por decisión política y entregada a la lucha por los derechos de la mujer en cuerpo y alma. Ambas forman un equipo perfecto, una se ocupa de la parte externa, conferencias, creación de grupos, proselitismo por la causa, la otra hace una labor interna legal, conformando un entramado viable para el éxito de su lucha. Viajan por todo el continente americano y saltan a Europa donde contactan con grupos afines en Inglaterra y Francia. Las dos mujeres  se complementan perfectamente apoyándose emocionalmente en el duro camino emprendido.

Para ese tiempo Cady Stanton, se ha distanciado del movimiento abolicionista, o al revés, son los integrantes del movimiento para eliminar la esclavitud el que marca diferencias con ellas debido al temor que les produce su radicalismo…Confirmando, con ello, como se utiliza la fuerza femenina tan solo si no se cuestionan los valores patriarcales. Somos útiles en las luchas comunes pero quieren que olvidemos nuestros propios derechos. Se repite la historia de forma circular…

Poco después, se concede el voto a los hombres de color, pero no a las mujeres negras…lo que le hace interpelar al dirigente abolicionista Wendell Philips con estas palabras: «¿Cree usted que la raza africana está compuesta exclusivamente por hombres?». 

Incluso mostró su negativa a apoyar la catorceava y la quinceava enmienda de la Constitución americana hasta que las mujeres no fueran reconocidas con derecho al voto.

En 1869, Cady Stanton y  Anthony, fundan  el National Women Sufrage Movement, mientras en el estado de Wyoming, se concede el voto a las mujeres, convirtiéndose en el primer estado de la unión en hacerlo. Durante los años que siguen a esta fecha, Elizabeth sacia su deseo de realizar periodismo fundando junto a Susan B. Anthony el periódico feminista The Revolution y junto a otras mujeres integrantes del movimiento publican Historia del Sufragio Femenino.

Cady Stanton, es cristiana y durante tiempo intentó aunar su fe con el feminismo dedicándose a estudiar la biblia, incluso llegó a publicar una Biblia de las mujeres.  En 1888, cuando se cumplen los cuarenta años del Seneca Falls, se crea la Conferencia Internacional de Washington para impulsar de nuevo el proyecto feminista que solo cinco años después se internacionalizó debido a las visitas por diversos puntos de Europa y a los contactos mantenidos por el feminismo norteamericano con las pioneras europeas. A partir de entonces solo hubo una patria y una lucha, la internacionalización del feminismo mundial.

En 1898, ya con muchos años publica una deliciosa autobiografía cuyo título es: Ochenta años y más, donde nos cuenta su vida de lucha, idealismo y proyectos.

 

La obra inmensa realizada por Elizabeth Cady Stanton y sus compañeras, fue titánica  abriéndonos las puertas de la igualdad de derechos. Murió el 26 de octubre de 1902  en Nueva York,  no pudiendo  ver el triunfo de su ideario puesto que hasta 1920, no se produce el triunfo del sufragismo  con la concesión del voto a las mujeres que a partir de entonces pueden votar en EEUU impulsando leyes en otros países bajo su ejemplo.

No podemos olvidar la historia ni los nombres de estas mujeres que lucharon por la libertad y los derechos de las generaciones siguientes.

María Toca Cañedo©

Sobre Maria Toca 1546 artículos
Escritora. Diplomada en Nutrición Humana por la Universidad de Cádiz. Diplomada en Medicina Tradicional China por el Real Centro Universitario María Cristina. Coordinadora de #LaPajarera. Articulista. Poeta

Sé el primero en comentar

Deja un comentario